Cocinar con alcohol es una práctica que se ha sido utilizada por cientos, tal vez miles de años, sobre todo para mejorar el sabor. Para la mayoría, la adición de un poco de cerveza o vino a un plato no es un problema, pero ¿Qué pasa con los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ? En realidad, probablemente todos hemos tenido un poco de carne, salsas o platos muy elaborados que contenían alcohol y nunca hemos pensado nada al respecto. La mayoría de nosotros hemos creído que estaba bien porque eso es lo que hemos escuchado de muchos “todo el alcohol se evapora al cocinar.” – Incluso por expertos en la cocina.

¿Realmente se evapora el alcohol al cocinar?

Lamentablemente, ese no es el caso. El vino o la cerveza con el que se cocina no se evapora o desaparece, a menos que el plato se haya estado cocinando por lo menos tres horas.

El alcohol restante en su plato puede variar desde 5 por ciento a 85 por ciento. Todo eso depende de la cantidad de alcohol añadido, la cantidad de temperatura cocinada, la cocción y el tiempo de reposo asi como las dimensiones físicas de los utensilios de cocina.

Sin embargo, si deseas reducir la cantidad de alcohol en un plato, el mejor método es a fuego lento o cocer el plato en una sartén amplia y taparla durante un período prolongado de tiempo. Un estudio realizado por el Departamento de Laboratorio de Datos de Nutrientes de Agricultura de Estados Unidos calculó el porcentaje de alcohol restante en un plato a base de diversos métodos de cocción. Los resultados se muestran en la tabla a continuación:

alcohol table.indd

Fuente:USDA Table of Nutrient Retention Factors, Release 6

¿Qué dice la Iglesia?

Si eres de los que no hornean sus comidas por tres horas para eliminar todo el alcohol tu plato estás entonces violando la Palabra de Sabiduría? El presidente David O. McKay una vez tuvo una experiencia con un pastel de ron cuando asistió a una recepción.

En una recepción en la que asistió el Presidente McKay, las anfitrionas sirvieron un pastel de ron. “Todos los invitados dudaron, observando para ver lo que haría el Presidente McKay. Él chasqueó sus labios y empezó a comer. “uno de los invitados dijo,” ‘Pero el presidente McKay, ¿no sabes que ese es un pastel de ron?’  El Presidente de la iglesia sonrió y le recordó a los invitados que la Palabra de Sabiduría prohibe el tomar alcohol, no comerlo “. El punto del Presidente McKay era simple y recordatorio: No te pegues al pie de la letra de la ley hasta el punto en el que exprimes todo el espíritu de la vida.

Por otro lado, en marzo de 1973, Church News escribió: “Muchas recetas requieren el uso de vinos o licores. Incluso si se evapora el alcohol a través del proceso de cocción, el gusto por el alcohol es cultivado por los que aprenden a disfrutar del producto “.

Lo cierto es que no existe una guía específica en el manual Iglesia de si es apropiado el uso de líquidos a base de alcohol en nuestra cocina.

Pero es bueno recordar que nada es insustituible en la vida y menos en las recetas que cocinamos.

¿Cómo has adaptado tus recetas que requieren de alcohol? Hazlo saber en los comentarios más abajo.

 

El artículo fue publicado originalmente en LDS.net y traducido al español por mormonsud.org