“A veces existe un conflicto interno entre los miembros de amar a quienes se han alejado de la Iglesia o de mantenerlos a distancia. Hay algo más que podemos hacer.”

¿Alguna vez le has lanzado una pelota a una mujer embarazada?

Un día al principio de mi matrimonio, mi esposa y yo fuimos a un parque para jugar con un balón de fútbol americano. Ella estaba embarazada de nuestro primer hijo y estaba empezando a notarse. Tomamos nuestras posiciones en el césped, y lancé la pelota en su dirección. 

Con sorpresa, a medida que la pelota se acercaba, su rostro se tornó lleno de un conflicto incontrolable.

Mientras sus ojos rastreaban cuidadosamente el balón de fútbol, ​​sus brazos estaban completamente extendidos con las manos hacia adelante como si quisiera que el balón se detuviera en el aire. 

También te puede interesar: A veces, como a la Catedral de Notre Dame, Dios nos dejará arder. Esta es la razón

Estar embarazada de su primer hijo había inculcado un sentido saludable del síndrome de “mamá oso” y estaba decidida a mantener el balón lo más alejado posible del bebé que crecía en su vientre.

Lo que siguió fue un intento no tan gracioso de atrapar el balón con las yemas de los dedos mientras que movía el resto de su cuerpo lo más lejos posible de dicha pelota. Irónicamente, el balón rebotó en sus manos extendidas y cayó al suelo. Ella no atrapó la pelota.

Esta experiencia para mí es una representación visual del conflicto interno que a menudo veo en los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días que intentan amar y ministrar a aquellos que se han alejado del rebaño. 

Por un lado, la mayoría de los Santos entienden que su deber como discípulos de Cristo es amar a todos, incluso especialmente a aquellos que se han alejado.

Pero, por otro lado, los santos se muestran continuamente cautelosos ante las influencias “anti-mormonas” que pueden destruir su testimonio, y a menudo ven a quienes se han alejado como si tuvieran algún tipo de enfermedad contagiosa. 

Al igual que una mujer embarazada que intenta atrapar un balón de fútbol americano, ​​los santos se encuentran con el conflicto de amar a quienes se han alejado de la Iglesia o mantenerlos a distancia.

La diferencia es, sin embargo, que mientras que el resultado del escenario con la mujer embarazada y la pelota sólo termina en un intento fallido por atraparla, el escenario con los Santos y las personas que se alejaron da como resultado relaciones de amistad deterioradas y sentimientos de animosidad y rechazo.

Veamos de dónde provienen estas prioridades y por qué para muchos santos crean una encrucijada.

Prioridad #1 – Amar a todos

consolar a alguien con desafíos

Jesús enseñó que amar a Dios y amar al prójimo son los mandamientos más importantes para Sus discípulos. Durante todo Su ministerio ejemplificó estos mandamientos. A menudo fue juzgado por “confraternizar” con los pecadores, a lo que respondió (parafraseando) que son los enfermos, no los sanos, los que necesitan un médico.

Cuando era un niño, recuerdo innumerables historias en la revista New Era y en los “Mensajes Mormones” sobre jóvenes valientes que se esforzaron por acercarse a los miembros inactivos y menos activos y trayéndolos nuevamente a la actividad en la Iglesia. 

Estos mensajes a menudo iban acompañados de mensajes muy conocidos de las Escrituras, como el pastor que deja a las 99 ovejas para rescatar a la perdida, o la gran alegría que viene al traer incluso una sola alma a Cristo. Los Santos de los Últimos Días comprenden claramente la prioridad de amar a su prójimo, incluso a aquellos que se han alejado.

Prioridad # 2 – Defendiendo el rebaño

Amon

Una analogía común en la Biblia y el Libro de Mormón es la de proteger al rebaño de ovejas de los lobos voraces, y algunas de estas escrituras agregan lobos disfrazándose de ovejas. Esta analogía puede ser interpretada de muchas maneras.

En una interpretación, el rebaño representa a un barrio, el pastor representa a los líderes de barrio, y los lobos disfrazados representan a miembros descontentos que llevan a otros miembros por el camino contrario y ponen en peligro sus testimonios. 

En otra interpretación, el rebaño podría representar el conjunto de creencias y testimonios de uno, el pastor podría representar al individuo y los lobos podrían representar cualquier amenaza externa al testimonio de la persona.

expiación

Varias otras historias de las Escrituras ilustran la necesidad de que los santos permanezcan alertas ante las amenazas para con sus testimonios. Tanto la “parábola del trigo y la cizaña” como la “parábola del sembrador” enfatizan la realidad de las malezas nocivas entretejidas con el trigo, que amenaza con superarlo.

Las historias del Libro de Mormón sobre Sherem, Nehor y Korihor muestran cómo los maestros talentosos que han dejado el redil pueden engañar a los que no están alertas. De la misma manera, Cristo aconseja en la Biblia tener cuidado con los falsos profetas con el poder de engañar incluso a los más elegidos. 

No es de extrañarse que los santos desconfíen de aquellos que se han alejado del rebaño, temerosos de ser engañados por los lobos figurativos vestidos de ovejas.

¿Qué es más importante?

mujer

Cuando te encuentras con alguien que se ha alejado del rebaño, ¿cómo puedes saber si debes acercarte a las personas con amor o si debes evitarlos para protegerte de un posible engaño?

Volviendo a la historia de la mujer embarazada con el balón de fútbol, ​​me pregunto, ¿el fútbol realmente representa una amenaza para el bebé que está en su vientre? En mi opinión, al menos 99 de cada 100 casos, el atrapar un balón de fútbol no pone en peligro la salud de un feto.

Creo que lo mismo es cierto con respecto a aquellos que, por alguna razón, han dejado de asistir a la Iglesia; no son una amenaza. Al elegir entre amar a los demás o temerles, Cristo claramente enseñó que el mayor mandamiento de todos es amar. Después de todo, “el amor perfecto desecha el temor” (1 Juan 4:18).

Puede haber casos en los que se fueron activamente ahora trabajan para destruir el testimonio de otros. Pero en mi experiencia, estos casos son la excepción a la norma.

Los santos a menudo no se dan cuenta de las posibles consecuencias negativas que surgen al enfatizar lo imperativo de proteger al rebaño cuando hacen una exclusión al no amar a su prójimo.

El efecto secundario más perjudicial de excluir a aquellos que se han alejado como un mecanismo de defensa personal es la ampliación del abismo entre los que están “dentro” y los que están “afuera”.

Las personas que se han alejado a menudo informan que se sienten solos y rechazados por sus amigos y familiares creyentes. Esta reacción refuerza la brecha entre los dos grupos y puede causar rupturas innecesarias y duraderas en las relaciones.

Aquellos que estén preocupados por lo vulnerable de sus testimonios deberían mejor enfocarse en fortalecer dichas vulnerabilidades en lugar de evitar cualquier desafío potencial que los haga caer.

A fines de la década de 1980, la Biosfera 2 se construyó en el Desierto de Arizona en un esfuerzo por investigar y crear las condiciones de vida ideales para las plantas, los animales y los seres humanos.

A pesar de que las condiciones eran aparentemente óptimas, los árboles bajo el domo caían constantemente después de alcanzar una cierta altura. Los científicos olvidaron agregar el elemento natural del viento, sin el cual los árboles no desarrollan la resistencia necesaria ni los sistemas de raíces profundas necesarios para sostener su crecimiento.

De manera similar, aquellos que se enfocan en evitar cualquier desafío potencial a sus creencias, sin darse cuenta, debilitan sus creencias con el tiempo. DyC 38:30 enseña: “…si estáis preparados, no temeréis”.

compartir el evangelio

Mi observación y preocupación es que, como comunidad, los Santos a menudo priorizan la protección de sus propios testimonios (que se manifiestan evitando y excluyendo a los que se han alejado de la Iglesia) sobre el mandamiento de Cristo de amar a nuestros semejantes, incluidos aquellos que eligieron otro camino.

Cuando esto sucede, estamos motivados en gran medida por el miedo, que oscurece nuestra capacidad de amar de verdad. 

Espero que, como comunidad, podamos realinear nuestras prioridades con las de Cristo y extendamos nuestro amor y compasión incondicionales a todas las personas con las que nos encontremos, independientemente de cuán activos estén en la Iglesia.

Creo que esta es la única manera de alcanzar el estado de felicidad descrito por Isaías donde “el lobo [puede] morar con el cordero”, en armonía y amor (Isaías 11: 6).

Este artículo fue escrito originalmente por Jacob Burdis y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “Is It Really So Hard To Love Those Who Leave?