Después de estar casada por ocho años y luego divorciarme, decidí que estaba lista para salir nuevamente en citas, sólo que sabía que necesitaba algo de práctica. Al darme cuenta de esto, le compartí a mis mejores amigas que tenía una resolución inusual de Año Nuevo: saldría en 50 primeras citas en el 2019.

Esta idea se me ocurrió por la película, “50 Primeras Citas” protagonizada por Drew Barrymore y Adam Sandler. El personaje de Drew Barrymore, Lucy, tiene amnesia anterógrada debido a un accidente automovilístico, lo que le impide recordar nuevos sucesos. Ella se despierta todas las mañanas pensando que es el día de su accidente.

El personaje de Adam Sandler, Henry, se enamora de Lucy y la lleva en 50 primeras citas, intentando hacer que ella se enamore de él todos los días ya que ella no recuerda sus citas anteriores.

citas

También te puede interesar: Psicólogo Santo de los Últimos Días: La ecuación que convierte la tribulación en amor

Pensé que no sería una locura, ya que sería aproximadamente una cita a la semana debido a que hay 52 semanas en el año. Después de todo, mi objetivo me pareció que era menos loco que el de Adam Sandler. Empecé una hoja en Excel para hacer un seguimiento de todo.

Sí, mis amigas se burlaron de mí diciendo: “¡Eres tan rara!”. Me reí y respondí: “¿De qué otra manera se supone que deba hacer un seguimiento de todo?” y luego entré a la aplicación de citas, Mutual, una aplicación de citas para miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Soy una chica feliz y segura, pero me sentí un poco intimidada al comenzar a salir en citas nuevamente. Me preguntaba: “¿Qué chico querría salir con una chica divorciada?” Mis amigas me alentaban: “¡¿Qué chico NO querría salir contigo?!”

He tenido familiares y amigos que se han vuelto a casar después de un divorcio y sabía sí que era posible… pero fue algo con lo que tuve problemas al principio.

citas

Al usar Mutual, tuve la oportunidad de conocer a una amplia variedad de personas que de otro modo no hubiera podido conocer. ¡Pude salir en una cita con alguien de Brasil! Pude salir con chicos conversos, de ascendencia pionera, inactivos, solteros ​​y divorciados. Conocí nepaleses, afroamericanos, japoneses, coreanos, brasileños y hawaianos.

De las 50 citas, 40 de ellas fueron porque los conocí en Mutual. Tengo 29 años y el chico más  joven con el que salí tenía 24 y el de más edad tenía 37. Incluso con las diferencias, todas las citas fueron las mismas de cierta manera: llegamos a conocernos.

Entonces, ¿qué es lo que aprendí después de salir en 50 primeras citas?

1. Las cosas sencillas

citas

“Por medio de cosas pequeñas y sencillas se realizan grandes cosas.” -Alma 37: 6

Después de decirles a mis amigas cuál era mi plan, ellas me dijeron: “¡Sólo estás haciendo esto por la comida gratis!” Yo respondía con la frase: “Eso no es cierto. ¡Quiero conocer a alguien!” De hecho, rechazaba muchas invitaciones a cenar y les sugería amablemente que podíamos ir por un postre o un chocolate caliente en vez de eso. Es más barato y más rápido.

Una de mis citas favoritas fue muy sencilla. Fue en un día domingo debido a que tuve un horario ajustado ese fin de semana. Originalmente me había invitado a comer un postre el día anterior, pero le dije que no porque estaba ocupada, así que le pregunté: “¿Sería extraño que nos encontráramos en un parque?” Nos encontramos y todo lo que hicimos fue dar un paseo. 

No pienso que las primeras citas deban ser largas o muy caras. Se basa más en la conexión que tiene una pareja, si una pareja tiene química la cita será especial sin importar lo que estén haciendo.

2. Tener una actitud positiva y buen un sentido del humor

cónyuge

“Encuentra la felicidad en cosas ordinarias y mantén tu sentido del humor.” -Boyd K. Packer

Pude aprender a pasar un momento divertido en mis citas sin importar el tipo de chico con el que salía. ¡Pude disfrutar de mis citas por lo que eran con una actitud positiva!

Nuestras citas requerían que ellos tomaran un tiempo de su agenda para reunirse conmigo, así que hice lo mejor que pude para ser amable, feliz y mostrarme como soy. A veces, necesitaba tener un buen sentido del humor cuando me preguntaban: “¿Por qué te divorciaste?” En mi mente pensaba que no era algo de lo que debía hablarse en una primera cita.

Sabía que esa pregunta surgiría en algún momento, así que pensé en una respuesta sencilla que podría decirle a cualquiera, incluidos mis amigos, personas de mi barrio y mi familia, sin dar a conocer todos los detalles. Yo sonreía y respondía: “¡Oh! ¡Es que a él no le gustaba el queso!”

Algunos chicos me miraban como si estuviera loca y pensando que estaba diciendo era verdad, mientras que otros se reirían por el comentario. El primer chico que se rió con esa broma fue alguien con el que me llevé muy bien. ¡Ese chico y yo terminamos saliendo en siete citas! Nuestras personalidades eran muy similares, pero a medida que nos conocimos mejor me di cuenta de que seríamos mejores amigos y nada más. ¡Lo siento chicas! Actualmente no está soltero.

3. Ser amable

control de la natalidad

“Se nos da la oportunidad de mostrar amor y bondad a quienes nos rodean.” -Thomas S. Monson

Desde el principio, tuve la idea de no lastimar a nadie. Me dije a mí misma que no tendría que desaparecer de la vida de un chico sin razón alguna y he mantenido esa promesa. Sabía que era algo común que sucedía al salir en citas, pero no me había dado cuenta de lo común que era. Después de salir en las 50 primeras citas, pude ver por qué mucha gente hace eso.

Tuve algunas experiencias donde la persona simplemente no podía dejar ir el asunto. Me preguntaban: “¿Por qué?” Y les decía que no sentía que había química entre nosotros, que sólo tenía sentimientos platónicos hacia él, o por el motivo que fuese. 

Un chico, en particular, fue muy autoritario. Habíamos salido dos veces antes y quería invitarme a una tercera cita. Estaba planeando decir “Sí” , pero luego me invitó a salir en siete ocasiones en cuatro días diferentes a pesar de que claramente le había dicho que no iba a estar libre al comienzo de la semana. Entonces le dije que ya no estaba interesada.

matrimonio

Aún cuando sabía claramente que no estaba interesada en ellos después de haberlos conocido en los primeros minutos, me decía a mí misma que terminaría la cita y que disfrutaría la oportunidad de conocer a una nueva persona. Pensaba que aún podía llegar a conocerlos aunque no estaba interesaba en algo más. Trataba de tener esta actitud:

“Mi cita es un Hijo de Dios y el Padre Celestial lo ama. El Padre Celestial se preocupa por la vida de esta persona y yo también lo haré.”

A pesar de que nunca me alejé o desaparecí de la vida de una persona sin decirle nada, a mí sí me hicieron eso y eso está bien. No tenía muchas expectativas sobre cómo me tratarían, sólo sobre cómo los trataría. No fue mi experiencia favorita, pero estoy agradecida porque ahora puedo sentir empatía por los demás porque sé cómo se siente.

4. Ser vulnerable y honesta

matrimonio

“La honestidad es la brújula moral que guía nuestras vidas.” -James E. Faust

Cuando me tracé este objetivo, supe que necesitaría ser vulnerable. Tenía el potencial de ser herida. También me di la opción de que si conocía a alguien y quería salir con él y tener algo más, estaría bien si no terminaba mi objetivo. 

Para ser sincera, mis sentimientos fueron heridos. Por ejemplo, cuando alguien me dejaba de hablar de la nada o cuando me sentía frustrada conmigo misma porque conocía a un gran chico por el que sólo sentía más que amistad. No sólo decidí que sería honesta con ellos, sino que tenía que ser honesta conmigo misma.

Estuve en muchas situaciones en las que me permití ser vulnerable porque quería aprender más de la persona con quién salía. Aún cuando un chico no estaba interesado, si mostraba sinceridad y una comunicación sana, mostraba madurez. Trataba de hacer lo mismo respetando sus sentimientos y espacio.

5. Disfrutar de tu soltería

estar soltero

“Busca lo bueno en ti mismo.” – Jeffrey R. Holland

Después de esta experiencia, todavía estoy soltera. Pero… ¡amo mi vida!

Pude aprender a disfrutar el estar soltera y pude hacer muchas cosas divertidas como hacer viajes con mis amigas a St. George y Park City, pasar tiempo con mis amigos, familiares, viajar, practicar mis talentos y aprender nuevos pasatiempos. 

Pude aprender más de mí. Eso me ayudó a vivir mi vida en el presente, disfrutar de las citas, de mi vida, hacer crecer mi negocio y entregar mi vida al Padre Celestial.

Aprendí que cuando llegue el momento adecuado y conozca a alguien, será con alguien que tenga una actitud positiva y que no tenga miedo de ser vulnerable. Si eso es lo que quiero, tiene sentido que espere lo mismo de mí. 

estar soltero, salir en citas

Pude conocer a muchos chicos geniales; algunos eran únicos y otros extremadamente increíbles. Estoy agradecida de haber podido conocer a cada uno de estos jóvenes porque pude aprender de mí misma, mi vida y pude escuchar sus historias.

Esta fue una experiencia que nunca olvidaré; especialmente porque me llevó la mitad del tiempo que tenía planeado; pero es algo que no volveré a hacer de nuevo. Ahora mi plan es seguir disfrutando de mi vida de soltera y tener fe en que conocer a la persona adecuada sucederá en el momento adecuado. Tenemos que tener fe en el tiempo del Padre Celestial, ¿verdad?

Este artículo fue escrito originalmente por Heather Burton y fue publicado originalmente por ldsdaily.com bajo el título “Dating After Divorce: What I Learned Going On 50 First Dates in 6 Months