Con ocho álbumes de estudio ahora en su haber, David Archuleta ha recorrido un largo camino como artista y persona desde sus días en American Idol. Pero, el viaje no siempre ha sido fácil. Una de las cosas más difíciles que el cantante dijo que tuvo que atravesar es ser un Santo de los Últimos Días en una despiadada industria musical.

“Es difícil tener una actitud (centrada en Dios) cuando las personas (dicen), ‘te ves tan bien, eres tan genial, cambiaste mi vida,’” dijo David Archuleta. “(Como artista), siempre intentas sentirte único y destacar… es difícil no convertirte en una persona egoísta con esto (la mentalidad ‘mírame’).”

También te puede interesar: El presidente Nelson explica cómo sobrellevar los desafíos de la vida

David Archuleta

Si bien es gratificante ser admirado, David Archuleta dijo que siempre tiene que volverse a la realidad al recordar por qué escogió esta carrera.

“A medida que los músicos intentan tener éxito, piensan frecuentemente, ‘tengo que sacrificar mis propios valores’, y a veces es difícil, a veces eres tentado a hacerlo,” dijo David Archuleta. “Pero, tienes que dar un paso atrás y decir: ‘Puede que esté encontrando el éxito’, pero al mismo tiempo, tienes que (preguntar), ‘pero, ¿por qué comencé a hacer esto en primer lugar?’ Tengo que recordarme a mí mismo que lo hago por Dios.”

Artículo originalmente escrito por Deseret News y publicado en ldsliving.com con el título “”I Do This for God”: David Archuleta Gets Candid About His Faith, Self-Esteem, and Therapy.”