En un momento lleno de horror, precipitado por el mal, el Elder Dres Empey, ensangrentado y aturdido, presenció, en sus palabras, el “amor puro”.

La bomba de un terrorista había estallado en el área de check-in del aeropuerto de Bruselas segundos antes, matando a más de una docena de personas e hiriendo a muchas más, incluido el Elder Empey y otros tres misioneros.

También te puede interesar: Mujeres Jóvenes donan su cabello para pacientes con cáncer en Ecuador

“Cuando salí por primera vez de las puertas del aeropuerto, una señora musulmana estaba ayudando a mi compañero, el Elder (Mason) Wells”, compartió. “Mientras todos los demás huían, ella decidió quedarse y ayudar a la gente.”

Dres Empey

El Elder Empey y su compañero el Elder Wells

Las siguientes semanas crearon casi un sinfín de recuerdos para el joven de Santa Clara, Utah. Algunos fueron trágicos y oscuros. Otros, brillantes y edificantes. Pero de todos sus recuerdos relacionados con la bomba, Dres Empey elige primero recordar a la desconocida musulmana que acudió en ayuda de su compañero y amigo.

“La verdad es que me gustaría pensar con más frecuencia en el día de la explosión”, expresó. “Cada vez que pienso en eso, me hace querer ser más como la señora que ayudó a los demás.”

Han pasado casi tres años desde el atentado suicida en el aeropuerto de Bruselas del 22 de marzo de 2016. El Elder Empey, el Elder Wells y el misionero mayor, el Elder Richard Norby estaban dejando a la hermana Fanny Clain, quien viajaba al CCM de Provo. Ellos estarían contados entre los cientos de víctimas en una serie de ataques terroristas en todo el país.

Dres Empey

El Elder Empey y su compañero el Elder Wells

Los Santos de los Últimos Días y muchos otros pronto hicieron oraciones y publicaron buenos deseos en las redes sociales para los cuatro misioneros heridos, que estaban siendo atendidos en hospitales belgas.

“Fui muy bendecido porque había personas en todo el mundo orando por nosotros, personas de todas las creencias y orígenes religiosos”, dijo.

Ese amor y apoyo unificados fueron clave “para convertir todo esto en una experiencia extremadamente positiva”, agregó él. Dos semanas después, Dres Empey regresó a su hogar en Utah.

Su recuperación de quemaduras y lesiones de metralla es casi completa.

Dres Empey

Dres Empey

“Me siento muy bien físicamente, mentalmente y emocionalmente”, le compartió a Church News. “Todavía tengo cicatrices, y todavía tengo un pedazo de metralla bajo mi piel. Puedo empujar y sentir el metal.”

Tiene un poco de adormecimiento en un pie. “Pero no es doloroso, sólo molesto a veces.”

Dres Empey sabe que siempre será recordado por el atentado de Bruselas. Y eso está bien. Está agradecido con sus seres queridos y con las personas que no conocía que lo ayudaron a él y a su familia durante el momento de crisis.

Dres Empey

El Elder Empey y su compañero el Elder Wells

El pasado octubre, pasó unos minutos con Richard Norby en una reunión de la misión. Él deseó poder hablar con los otros misioneros que fueron heridos en el aeropuerto con mayor frecuencia.

Están todos ocupados. Mason Wells es un Guardia Marina en la Academia Naval de los Estados Unidos. Fanny Clain completó su misión en Ohio, regresó a Francia y ahora está casada.

“Pero siempre tendremos una conexión”, expresó.

Como parte de su proceso de recuperación, Dres Empey comenzó a escalar y a disfrutar de escalar las rocas del cañón cerca de su casa al sur de Utah.

El año pasado comenzó a trabajar para una compañía de administración de hoteles que lo lleva a lugares vacacionales en todo el estado. También es un hombre casado, gracias a que un familiar los presentó.

Dres Empey

Dres Empey y su esposa Ellie Roberts

“Mi primo estaba trabajando en una peluquería y me sacó una cita a ciegas con una compañera de trabajo”. Admitió, riendo, porque siempre estará en deuda con su primo.

Él y esa única cita a ciegas, Elle Roberts, se casaron en noviembre de 2017.

Para Dres Empey, el dolor multifacético del bombardeo terrorista de Bruselas 2016 se ha desvanecido en gran medida. Pero como las cicatrices y la metralla, sus lecciones permanecen.

“Necesitamos recordar siempre que las personas están pasando por cosas que son mucho más difíciles de lo que yo experimenté”, dijo. “Necesitamos extenderles nuestro amor y apoyo de la manera en que podamos.”

Este artículo fue escrito originalmente por Jason Swensen y fue publicado originalmente por thechurchnews.com bajo el título “‘Pure love’: What a Muslim woman taught Latter-day Saint Dres Empey during the 2016 Brussels terrorist bombing