El matrimonio tradicional frente y en contra de la iniquidad

Antes y después de la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos de América, el tema del casamiento homosexual ha tomado gran parte de la atención nacional. Al mismo tiempo, la importancia del matrimonio tradicional ha sido devaluada. En realidad, nuestro entendimiento de la institución matrimonial no es tan peligroso como la falta de entusiasmo y compromiso hacia el matrimonio.

La cohabitación es una amenaza al futuro de la nueva generación. En el libro “The Turning” leemos que “el problema de la cohabitación es la falta de estabilidad para los padres, los hijos, la comunidad, y la sociedad.” Muchas veces, las personas justifican la cohabitación diciendo “No comprarías un carro sin manejarlo”. La falta en esta manera de pensar es que el compromiso es la base del matrimonio. Este compromiso trae seguridad para la familia entera.

Hemos tenido desacuerdos sobre el aborto por 50 años, y es muy posible que el tema del matrimonio homosexual sea igual. En vez de atacarnos, deberíamos unirnos en la celebración del compromiso que es el matrimonio.

Nosotros creemos que el matrimonio fue instituido por Dios. Esta unión entre un hombre y una mujer es sagrada y, como Dios, será la misma ayer hoy y para siempre. Fuera de nuestra opinión personal, debemos preguntarnos: ¿Cuál de los dos merece nuestra atención, el comienzo del matrimonio homosexual, o el decaimiento del matrimonio tradicional?

Fuente: Deseret News