Llovió y llovió horas y días antes de que el Élder Neil L. Andersen y su esposa, la hermana Kathy Andersen, llegaran a participar en reuniones misionales y una conferencia de estaca en Resistencia, Argentina.

Élder Andersen

El agua inundó las calles y corrió por las aceras. Los Santos de los Últimos Días no habían visto este tipo de inundación en 34 años. Pero, esto no les impidió asistir a las reuniones.

Élder Andersen

Inundación en las calles de Resistencia, Argentina.

También te puede interesar: Todos los misioneros retornados serán admitidos automáticamente a PathwayConnect

“Se doblaron los pantalones y las faldas, y llegaron”, dijo el Élder Andersen, del Quórum de los Doce Apóstoles.

Las reuniones – “un reflejo muy visual de la fidelidad de los Santos”, algunos viajaron muchas horas “en condiciones muy difíciles” – formaron parte de un viaje que se realizó del 18 al 29 de abril al Área Sudamérica de la Iglesia.

“Dondequiera que iban los Andersen, saludaban a los miembros de una manera muy amorosa y personal. Estuve con ellos en Resistencia durante una tormenta e inundaciones torrenciales. Fue asombroso ver a las personas atravesar el agua para llegar a la capilla y escuchar al Élder y la hermana Andersen”, dijo el Élder Mark A. Bragg, Setenta Autoridad General.

Élder Andersen

Los misioneros de la Misión Resistencia, Argentina, doblaron sus pantalones para atravesar las calles inundadas de Resistencia con el objetivo de asistir a las reuniones misionales con el Élder Andersen y su esposa.

Ubicada en el norte de Argentina, en la frontera de Paraguay, Resistencia alberga a Santos de los Últimos Días fieles, humildes y trabajadores, que resultaron muy afectados por los tiempos económicos difíciles de su país.

“Vinieron a escuchar las palabras de un profeta, vidente y revelador para brindarles consuelo, esperanza y guía. Vinieron a pesar de las circunstancias difíciles de viaje y se fueron después de haber recibido la experiencia espiritual que esperaban tener. Fue asombroso ver a los Santos espiritualmente llenos después de las reuniones, mientras se dirigían de nuevo al mal tiempo”, dijo el Élder Bragg.

Los Andersen viajaron con el Élder José A. Teixeira de la Presidencia de los Setenta y su esposa, la hermana María Teixeira, a fin de realizar las siguientes actividades: Reunirse con líderes gubernamentales y religiosos; realizar una revisión del Área Sur de América del Sur; llevar a cabo una sesión de capacitación de líderes de la misión; y, dirigirse a los miembros y misioneros en Argentina y Chile.

La Presidencia del Área Sur de Sudamérica: El Élder Benjamín De Hoyos, el Élder Bragg y el Élder Juan Pablo Villar, acompañaron a los Andersen y los Teixeira.

“La Iglesia en el Área Sur de Sudamérica es vibrante. Está creciendo. Tenemos una cantidad en ascenso de personas que asisten a la reunión sacramental y una cantidad creciente de bautismos de conversos”, dijo el Élder Teixeira.

La visita tuvo lugar apenas unos meses después de la dedicación del Templo de Concepción, Chile, el 28 de octubre de 2018. “El área está experimentando un increíble momento de crecimiento”, dijo el Élder Teixeira.

Élder Andersen

A la izquierda, la presidencia del Área Sudamérica y sus esposas y, a la derecha, el Élder Andersen con la hermana Kathy Andersen y el Élder Teixeira y su esposa María Teixeira.

Surgieron temas desde el consejo del Élder y la hermana Anderson a los miembros, incluidos: la autosuficiencia, la importancia de la educación y ayudar a los jóvenes a progresar en el camino del convenio.

“En sus enseñanzas en toda el área, el Élder Andersen enfatizó las enseñanzas del Presidente Nelson y cómo entramos, y permanecemos en el camino del convenio. Se dirigió a los miembros en español, lo que les permitió sentir que les estaba hablando directamente y se ganó el cariño de las congregaciones. Abordó temas como la revelación personal, el fortalecimiento de los matrimonios y las familias, y cómo podemos ‘hacer las cosas mejor y ser mejores’”, dijo el Élder Villar.

Lo más resaltante de la visita fue una reunión con Alfredo Moreno, el ministro de desarrollo social y familiar de Chile.

El Élder De Hoyos dijo que los líderes conversaron con el ministro sobre “La Familia: Una Proclamación para el Mundo” y los esfuerzos humanitarios de la Iglesia en Chile. “Fue muy amable al elogiar a la Iglesia y agradeció haber tenido la oportunidad de haberse reunido personalmente con el Élder Andersen. Hicieron una conexión inmediata”.

El Élder Bragg consideró positiva la reunión con el gobierno y dijo que el Ministro Moreno preguntó qué hacía la Iglesia para apoyar a la familia y los necesitados en la sociedad. “Una reunión que debía durar de 20 a 30 minutos duró una hora y media. Hubo una gran discusión e intercambio de ideas”, dijo.

“Lo que me sorprendió fue lo interesado que estaba el Ministro Moreno en el llamado de un apóstol. Preguntó algunas veces qué era un apóstol y cuáles eran sus funciones. Fue genial ver que todo se lo explicó un apóstol del Señor”, dijo el Élder Villar.

Élder Andersen

El Élder Andersen en una reunión con los misioneros de Argentina.

El Élder Andersen y el Élder Teixeira también participaron en una reunión interreligiosa en Chile.

“Con todas las diferencias que tenemos, todos creemos en Dios, un Ser Superior”, dijo el Élder Andersen.

El Élder Andersen dijo en muchos países, cada vez más personas no sienten que deban rendirle cuentas a Dios. “Las decisiones en la vida no se encuentran entre la riqueza y la pobreza, la fama y la oscuridad. Las decisiones en la vida se encuentran entre el bien y el mal”.

Asimismo, durante el viaje, el Élder Andersen y el Élder Teixeira celebraron una sesión de capacitación de líderes de la misión con los presidentes de misión y sus esposas en Santiago y Viña del Mar, Chile, que se grabó y compartió con todas las parejas de líderes de misión en el área.

Élder Andersen

El Élder Andersen y su esposa posando con los misioneros de la Misión Resistencia, Argentina.

Enseñaron sobre la importancia de trabajar con los miembros e invitar a los amigos a “Vengan y vean”, “Vengan y ayuden” y “Vengan y quédense”. Dieron instrucciones sobre cómo invitar a más personas a las reuniones de la Iglesia, establecer metas misionales y trabajar mejor con los líderes locales para acelerar la obra misional.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Sarah Jane Weaver y fue publicado en thechurchnews.com con el título “Elder Andersen witnesses great faith of members as massive floods hit Argentina”.