Recientemente, el Élder Uchtdorf y su familia se reunieron para un evento clásico de los Santos de los Últimos Días, abrir el llamamiento de misión de su nieto.

También puedes leer: Lo que un escritor Católico le preguntará al Papa Francisco sobre la obra misional Mormona

Este momento, que definitivamente es especial para la familia y los amigos del misionero llamado a compartir el evangelio por 18 – 24 meses, puede causar gran reflexión sobre el Evangelio en nuestras propias vidas.

En una reciente publicación en Facebook, el Élder Uchtdorf compartió algunos de sus sentimientos por la obra misional y hacia dónde ésta ha guiado a su familia en el transcurso de las generaciones.

Publicación en Facebook del Élder Uchtdorf

Harriet and I were thrilled to share a special moment with our family recently when our grandson opened his call to…

Posted by Dieter F Uchtdorf on Wednesday, April 18, 2018

Harriet y yo estuvimos emocionados de compartir un momento especial con nuestra familia, recientemente cuando nuestro nieto abrió su llamamiento para servir como misionero de tiempo completo. Este momento provocó que reflexionáramos nuevamente sobre cómo la obra misional ha bendecido nuestra familia.

Quizá, sepan que la familia de Harriet conoció el evangelio de Jesucristo gracias a dos jóvenes misioneros que tocaron la puerta de su familia cuando era una adolescente. Su padre apenas había fallecido seis meses antes. Las buenas nuevas del evangelio y especialmente del Plan de Salvación, brindaron a la familia de Harriet la paz que su corazón anhelaba.

Cuando era un niño, mi familia no conoció el evangelio gracias a misioneros de tiempo completo sino por una amable mujer que no deseaba más que compartir con los demás el gozo eterno que el evangelio le había traído. Compartí la historia de la hermana eterna en una conferencia. Su acto de bondad, aunque pudiera haber sido visto tan pequeño en ese momento, cambió nuestras vidas por completo y para siempre. Después de un tiempo de oscuridad, temor y desastre, la luz volvió a nuestras vidas debido al evangelio.

Cuando pienso en que mi nieto continuará el legado de la obra misional en nuestra familia, mi corazón se llena de gozo y gratitud. Todos tenemos el privilegio de ayudar en el objetivo de Dios de guiar a la humanidad hacia la vida eterna a medida que buscamos oportunidades misionales.

Los animo a invitar amable pero valientemente a aquellos que los rodean a venir a Jesucristo. Miren alrededor; abran sus ojos. Piensen en las necesidades de los demás y oren para saber qué invitación necesitan escuchar. A medida que busquemos la guía de Jesucristo, nuestro Maestro, seremos guiados y bendecidos en nuestros esfuerzos misionales.

Artículo originalmente escrito por y publicado en ldsliving.com con el título “Elder Uchtdorf Shares Photo of Grandson’s Mission Call + a Challenge That Will Bless Our Lives and Others.”