“Y será un testimonio al Padre de que siempre os acordáis de mí” (3 Nefi 18:7)

Es un verdadero desafío recordar a Cristo tanto como a Él le gustaría. Sin embargo, existe un evento en el que nuestro único objetivo es pensar en Cristo y el sacrificio que hizo por nosotros: la reunión sacramental.

Sabes que se supone que debes pensar en Jesucristo y la Expiación durante la Santa Cena, pero te distraes. Eso nos ha sucedido a todos en algún momento.

El libro “Sacramental Reflections: Feasting at the Lord’s Table” de Truman G. Madsen recopila algunos conceptos en los que puedes reflexionar mientras escuchas las oraciones sacramentales y renuevas tus convenios este domingo. Esta vez, mencionaremos 4 de ellos:

1. “Introspección inspirada”

felicidad temporal

También te puede interesarLa sorprendente y significativa historia detrás de la “Santa Cena”

Es una bendición saber que “el conocimiento del Salvador y el autoconocimiento fluyen juntos” durante la Santa Cena.

Toma esos minutos de reflexión y permite que tu mente piense en la semana que tuviste. ¿Qué hiciste a la manera de Cristo? ¿Qué hiciste que no fue a la manera de Cristo? ¿Cómo puedes evitar esas cosas la próxima semana? George Q. Cannon dijo una vez:

“Somos personas humildes, que a veces pensamos que somos tan inútiles, tan buenos para nada; sin embargo, no somos tan inútiles como pensamos… Podemos ser insignificantes y despreciables ante nuestros propios ojos y ante los ojos de los demás, pero la verdad es que Somos hijos de Dios”. (35)

2. “Imaginación”

bondad

La Expiación fue un evento traumático a nivel físico y aunque no es necesario que te esfuerces por traer esas imágenes a tu mente, imagina la atmósfera de esa noche en la que Jesús estuvo solo en el Getsemaní. Cada autor de los 4 Evangelios escribió la historia de la Expiación de manera vívida y diferente.

“Sus imágenes están empapadas de sentimiento, como si [Cristo] suplicara: ‘¿Puedes imaginar eso? ¿Puedes sentir eso? ¿Puedes responder a eso?’”

Madsen señala que “la imaginación incluye toda la gama de la conciencia humana, incluidos los tonos de sentimiento” y que las ideas analíticas son “frías e indolentes”.

3. “Arrepentimiento y olvido”

expiación

A veces, el tema del arrepentimiento se pasa por alto debido a su naturaleza personal. Sin embargo, si te tomas un tiempo durante la Santa Cena para recordar que la definición de arrepentimiento no es simplemente “olvidar”, podrás encontrar nuevas ideas.

El Élder Madsen nos recuerda que el arrepentimiento tiene un significado más profundo que solo perdonar u olvidar:

“Requiere un antídoto”.

El simple hecho de olvidar un pecado del pasado nunca hará que desaparezca. De hecho, Madsen cree que “recordar con paz, con gratitud, [y] con alegría” será de gran ayuda en el proceso de arrepentimiento.

Durante la Santa Cena, reflexiona sobre las veces en las que te has arrepentido, o piensa en algo de lo que todavía no te hayas arrepentido realmente y haz un plan para comenzar.

4. “He aquí, yo hago nuevas todas las cosas”

santa cena

Dios hace todas las cosas nuevas. ¡Gracias por eso, Padre Celestial! ¿Imaginas un mundo en el que estés atrapado en el ayer sin la esperanza de progresar hacia el futuro? Incluso si partes de tu pasado estuvieron llenas de felicidad, permanecer ahí frustraría el propósito de nuestro progreso terrenal.

Afortunadamente, Dios tiene muchas cosas nuevas para que descubras y heredes. Madsen señala:

“Los elementos vitales de la observancia de la Santa Cena, y las ordenanzas superiores del templo, se comprenden en una palabra: nuevo”.

La Santa Cena te permite comenzar de nuevo, deshacerte de toda la suciedad de la semana anterior y comenzar de nuevo. Es como recargar tus baterías internas para combatir la tentación y dejar que “las cosas viejas… pasen [para que] todas las cosas [puedan] volverse nuevas”.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito  y publicado originalmente por ldsliving.com con el título “4 Tips to Help You Focus During the Sacrament”.