El testimonio e historia de la familia Featherstone, una familia Santo de los Últimos Días, cómo educaron a sus hijos en el Evangelio y las bendiciones que recibieron.

Al principio de su matrimonio, Scott y Lori Featherstone se describieron a sí mismos como “muy pobres”, pasaron años antes de que pudieran amoblar su casa por completo. La razón de esto, explicó Scott Featherstone, fue porque cada centavo lo habían destinado a comprar nuevos audífonos para sus hijos.

Tres de los seis hijos de Featherstone nacieron sordos.

Pero Joseph, Zach y Ben Featherstone quieren dejar las cosas claras, ellos son como todos los demás.

También te puede interesar: El testimonio de un hombre y la búsqueda de Dios y Su Iglesia

familia Featherstone testimonio

“He estado en entornos en donde todos aceptaron mi sordera y no me trataron como una persona sorda, pero sí como una persona normal y es maravillosa”, compartió Zach Featherstone. “Pero cuando estoy en un entorno donde alguien me ve como un ‘sordo’… eso se vuelve difícil para mí porque permiten que mis desafíos externos definan quién soy, cuando preferiría que me juzgaran por quien soy en el interior.”

“No creo que seamos diferentes de otras familias, aparte del hecho de que hablamos en señas”, dijo Joseph Featherstone.

Ben Featherstone agregó: “Si hablan con nosotros como gente normal nosotros también les hablaremos como gente normal.”

La fe y los Featherstone van dela mano

familia Featherstone testimonio

La familia ha tenido muchos altibajos en los 38 años que Scott y Lori Featherstone han estado casados, poco después de que supieran que su segundo hijo, Joseph, era sordo. Durante los primeros meses de su vida, nada parecía fuera de lo común. Pero cuando su hijo tenía 9 meses, Lori sospechaba que algo no estaba bien.

“Se subió a la cuna y no me estaba mirando. Me acerqué a él y le dije: ‘¡Boo!’ Y no reaccionó”, compartió Lori Featherstone. “Así que llamé a Scott al teléfono y le dije: ‘Creo que Joseph no puede escuchar.’”

Cuando Scott Featherstone regresó a casa del trabajo, decidió hacer lo que él denominó “la prueba de ollas y sartenes”.

“Me escondí detrás de él y golpeé las ollas… y él no respondió, fue sólo cuando me puse justo a su lado que pudo sentir el movimiento del aire”, recordó Scott Featherstone.

Después de llevar a Joseph al hospital para una prueba de audición (que consiste en colocar audífonos grandes en los oídos de un niño y reproducir una pista), el médico le dijo a Featherstone que su hijo no estaba respondiendo.

“Fuimos a casa con el corazón roto”, dijo Lori Featherstone.

“Nos abrazamos y lloramos”, recordó Scott Featherstone. “Fue un día difícil.”

A partir de ese momento, los siguientes cuatro hijos que tuvieron pasaron una prueba de audición después de su nacimiento. Su tercer hijo Zach tuvo el mismo resultado que su hermano mayor: sordo. Los siguientes dos hijos, Sam y Nate, poseían su capacidad auditiva, pero su hijo menor, Ben no.

Tenían seis hijos menores de 10 años: tres hijos que podían oír, tres hijos que no.

Encontrando consuelo en las escrituras

familia Featherstone testimonio

Con seis hijos, a quienes sus padres llamaban cariñosamente los “seis mosqueteros”, los Featherstone sabían que la fe debía ser la base de su familia.

“Va a sonar un poco loco”, dijo Scott. “Pero literalmente nos sumergimos y leímos todas las bendiciones que los profetas habían prometido con respecto a la oración, el estudio de las Escrituras, la noche de hogar, y dijimos: ‘Necesitamos estas bendiciones… vamos a buscar todas las bendiciones de la obediencia.’”

El estudio fiel de las Escrituras fue una de las muchas cosas que los Featherstone priorizaron. Para tener un estudio familiar de las Escrituras, se aseguraron de que todos sus hijos, especialmente sus hijos sordos, se convirtieran en lectores voraces para que pudieran desarrollar un amor por las Escrituras.

La lectura se convirtió en una especie de refugio para los niños. Debido a que a veces la sordera puede ser algo solitaria, Lori recordó que su hijo menor, Ben, pasaba muchos de sus primeros años encerrado en su baño durante horas leyendo el Libro de Mormón.

“Mis padres me enseñaron a leer el Libro de Mormón a una edad muy temprana y me mostraron a través del ejemplo cómo es una familia centrada en el Evangelio”, expresó Ben Featherstone.

“Una de las cosas que sé que les brindó un gran consuelo… fueron las Escrituras”, dijo Lori Featherstone.

Los Featherstone también contrataron a un terapeuta del habla que pasó cientos de horas de terapia del habla con los niños, además de enseñarles el lenguaje de señas y usar intérpretes en la escuela.

A pesar de estos recursos, algunos maestros todavía subestimaron las habilidades de los hermanos Featherstone. Zach Featherstone recordó cómo un profesor pensó que no era competente debido a su pronunciación. Fue enviado a una clase de educación especial para leer, a pesar de que tenía las habilidades necesarias.

El hermano mayor de Featherstone, Jake, quien puede escuchar, notó que definitivamente había momentos en que los niños eran malos con sus hermanos.

“La mayoría de los chicos son geniales… pero de vez en cuando nos encontramos con algunos que no lo son” dijo. “Hay muchas cosas que puedo tolerar, pero los chicos que se burlan de mis hermanos no es una de ellas.”

familia Featherstone testimonio

Lori Featherstone reconoció que el no poder escuchar podría estar aislando a sus hijos, pero una de las frases más repetidas que decían constantemente en su casa era “los hermanos antes que los demás” ayudó a que los niños a permanecieran unidos. Así mismo, fueron rápidos en encontrar humor en ciertas situaciones.

En una ocasión, Zach Featherstone llegó a casa de la escuela y les dijo a sus padres que él era el único de sus amigos que no tenía novia.

“No tengo novia, ¿crees que es porque soy sordo, pelirrojo y con lentes?” recordaron Lori y Scott Featherstone.

Scott Featherstone fue rápido en responder.

“Hay algunas cosas que podrías hacer que te ayudarán, así que hablemos sobre tus zapatos verdes, tus pantalones naranjas y tu ropa [de segunda mano] y veamos qué podemos hacer”, dijo.

Ángeles alrededor

Lori Featherstone recuerda que en un momento dado, no había suficientes horas en el día para ayudar a todos sus hijos con su tarea. Ella dijo que a menudo se arrodillaba y hablaba con su Padre Celestial, diciéndole lo abrumada que se sentía y cuánto lo necesitaba.

Un día, alguien llamó a la puerta. Una mujer en su vecindario se ofreció a dar clases particulares y leer con sus hijos todos los días después de la escuela, lo que ella hizo durante dos años. Lori Featherstone la llamó un “ángel literal”.

familia Featherstone testimonio

Pero ella no fue el único ángel que ayudó a los Featherstone en el camino.

Los maestros de primaria de su barrio aprendieron el lenguaje de señas, que provocó un efecto dominó y pronto otros líderes de la Iglesia, miembros de la familia y amigos mostraron interés en aprender el lenguaje. 

A menudo, Lori Featherstone hacía el programa de la primaria con señas, otro miembro del barrio hacía la reunión sacramental y otro miembro lo seguiría en el sacerdocio.

“Les debemos [a los miembros del barrio] nuestras vidas. Ellos se dedicaron por completo a nuestros hijos”, dijo Featherstone.

Los Featherstone incluso ofrecieron clases de lenguaje de señas en el verano para que todos los amigos de sus hijos pudieran aprender a hacer señas, algunos de los cuales eventualmente sirvieron en misiones de lenguaje de señas en Estados Unidos.

familia Featherstone testimonio

Los Featherstone les dieron a sus hijos una variedad de experiencias, desde esquiar hasta acampar y hacer rafting en el río, lo que les dio a sus hijos un sentido de pertenencia.

“En todo el tiempo que criamos a [nuestros] seis hijos, no creo que haya un día en que el Evangelio no haya sido una parte esencial en nuestras vidas”, dijo. “Veíamos la mano del Señor en sus vidas varias veces al día.”

“No mordemos. Sólo ven y habla con nosotros.”

Joseph, Zach y Ben Featherstone son sordos, pero no se consideran a sí mismos como modelos de ‘inspiración’.

Zach Featherstone está casado con hijos y es un recién graduado de la escuela de medicina.

“No es difícil ser sordo, pero es difícil cuando otros lo hacen difícil”, expresó. “Detesto que la gente me mire como alguien inspiracional sólo porque soy sordo, y eso sucede a menudo.”

familia Featherstone testimonio

“Me encantaría escuchar la majestuosa música del Mesías de Handel. Me encantaría escuchar a mis hijos reír… Pero no me importa ser sordo porque es con lo que crecí.”

Su hermano mayor, Joseph Featherstone, es director de ventas y está casado y tiene hijos. Él hizo eco de las palabras de su hermano: “[Y], por favor, no digan: ‘Oh, ¿eres sordo? Lo siento’. Solo di, ‘¡Eso es increíble!’”

El Featherstone más joven, Ben, se casó recientemente y es un estudiante de maestría en psicología.

“Realmente aprecio a las personas que tratan de asegurarse de si soy feliz, pero a veces es realmente difícil saber si soy realmente competente en algo cuando todos me elogian en lugar de proporcionar comentarios constructivos.”

Si bien que cada uno tiene un implante coclear, Ben dice que “no es nada en comparación” con la capacidad auditiva de las personas. Su comunicación principal se produce a través de hablar y lenguaje de señas con sus familias, algo que proporciona ventajas que la mayoría de las personas no espera.

“Ser sordo me hizo estar… más en sintonía con el lenguaje corporal de las personas y sus modales porque nosotros no dependemos de la voz o su tono, sólo observamos y escuchamos”, dijo Joseph Featherstone.

“Puedo sostener a un bebé que llora toda la noche y no me molesta”, bromeó Zach Featherstone.

“Puedo tener experiencias espirituales en la Iglesia porque no hay distracciones en absoluto”, dijo Ben Featherstone.

familia Featherstone testimonio

Aunque sus seis hijos sirvieron fielmente en sus misiones y son miembros de la Iglesia, Scott y Lori Featherstone explicaron que hubo momentos en que sus hijos sordos lucharon por aceptar completamente quiénes eran y cómo se sentía Dios acerca de ellos.

A pesar de estos momentos, toda la familia Featherstone se siente increíblemente agradecida por todas las experiencias que han compartido juntos.

Jake, quien puede oír, dijo que no cambiaría la experiencia de su familia.

“Si no hubieran sido sordos… pienso en todas las experiencias increíbles que tuvimos, lo que aprendimos que nos hubiéramos perdido al crecer”, compartió. “Estoy agradecido por mis hermanos, tal como son.”

Joseph Featherstone declaró que ser sordo ha definido su perspectiva, en esta vida y en la siguiente.

“Sé que volveré a oír después de que muera, pero eso no me quitará lo que viví, mi identidad, mi educación y la forma en que veo el mundo desde mis ojos”, expresó.

Mientras los Featherstone se preparan para su próxima aventura como Presidente y compañera de misión en la misión Washington Vancouver en julio, Lori Featherstone dijo que anticipa que, al igual que criar a sus seis hijos, la misión será “mucho trabajo duro y mucho tiempo en nuestras rodillas, [pero] que valen la pena.”

Ben Featherstone agregó que ser sordo es todo para él.

“Me encanta ser sordo. Es mi forma de expresarme. Es mi cultura. Es mi forma de vida. Es mi alegría.”

Fuente: thechurchnews.com