La temporada de huracanes de 2018 exigió un alto precio a las legiones de los Santos de los Últimos Días – dañó seriamente cientos de hogares de los miembros y varios centros de reuniones en el sureste de los Estados Unidos.

Ahora, finalmente, tenemos buenas noticias.

A pesar de tocar tierra firme en la costa del Pacífico central de México como una tormenta de categoría 3, el Huracán Willa no perjudicó significativamente a los Santos de los Últimos Días ni a las propiedades de la Iglesia. Ningún Santo de los Últimos Días ni misionero resultó herido. Por otro lado, los daños que sufrieron los hogares de los miembros se limitaron a fugas e inundaciones menores.

“Una capilla se inundó y fue asistida rápidamente,” informó el portavoz de la Iglesia, Daniel Woodruff.

huracán Willa

Una imagen satelital proporcionada por NOAA muestra el huracán Willa en el Pacífico oriental, en camino hacia la costa del Pacífico de México, lunes 22 de octubre de 2018.

También te puede interesar: El Élder Bednar habla en México sobre la importancia de aplicar las enseñanzas del Salvador

El 23 de octubre, el huracán Willa llegó a tierra firme con vientos de 120 mph derribando casas, arrancando techos y cortando la electricidad en más de 100 000 hogares en el estado de Sinaloa, México.

Inicialmente, los trabajadores de emergencia y las tropas federales lucharon para llegar a las ciudades costeras que quedaron incomunicadas. Incluso, mientras la tormenta continuó forzando las evacuaciones por temor a las inundaciones.

Miles de soldados y marineros mexicanos fueron enviados a las comunidades afectadas para ofrecer ayuda.

Artículo originalmente escrito por Jason Swensen y publicado en thechurchnews.com con el título “We finally know what happened to Latter-day Saints in Mexico during Hurricane Willa (and it’s good news).”