Santo de los Últimos Días, Jacob Evans, comparte su testimonio y cómo sobrellevó sus pruebas y desafíos, y las bendiciones que recibió del Padre.

También te puede interesar: ¿Por qué debemos cuidar nuestros cuerpos ahora si serán perfeccionados en la resurrección?

Jacob Evans estaba perdido. Durante meses estuvo tratando de equilibrar las responsabilidades de ser padre y madre, quien proveía y cuidaba de sus 6 hijos, en medio de todos los desafíos que enfrentaba su familia.

En lo que describió como su “hora más oscura”, en un noche de febrero, hizo lo único que sabía. Se arrodilló en el suelo y oró a su Padre Celestial.

“No me quedaba más energía, estaba tan cansado y no veía cómo seguir adelante”, dijo Jacob. “No veía cómo podríamos sobrevivir a esa tragedia.”

Jacob Evans

Jacob y su familia en el funeral de su esposa

Jacob Evans perdió a su esposa, Katie Evans, en un accidente automovilístico causado por un joven conductor en estado de ebriedad. La colisión ocurrió a menos de un kilómetro de la casa de los Evans a altas horas de la noche del 6 de octubre de 2017, cuando Katie regresaba a casa después de visitar a sus hijas gemelas que aún estaban en el hospital luego de nacer 12 semanas antes.

Al describir esa noche de febrero de 2018, cuatro meses después del accidente, Jacob dijo que nunca se había sentido más solo.

“Lo interesante es que, mirando hacia atrás, estoy seguro de que no estaba solo”, dijo Jacob, con una voz llena de sentimiento.

Para Jacob, no hay duda de que el Salvador ha estado con él en cada paso del camino impredecible y rocoso que le fue comenzar una nueva vida luego de la pérdida de su amada Katie.

“Nunca vaciló en su fe”, dijo el obispo Drew Adams, obispo del Barrio Saugus, Estaca Santa Clarita, California, donde vive Jacob. “Puede que haya cuestionado cuántas pruebas más tendría que pasar, pero nunca cuestionó si el Padre Celestial estaba cuidando de él o no… Nunca dudó de la veracidad del Evangelio.”

Pero no es sólo Jacob quien ha demostrado gran fortaleza y fe. A pesar de las numerosas pruebas que la familia Evans ha enfrentado, la fe y una comprensión segura del amor de Dios por todos Sus hijos han sido sus características definitorias en las pruebas que han tenido en sus vidas.

Las familias pueden ser eternas

Jacob Evans

Jacob Evans y sus hijos

La mañana siguiente a la muerte de Katie, a Jacob le preocupaba cómo le contaría a sus hijos las noticias de su madre. Después de recibir una bendición de su obispo y presidente de estaca a primeras horas de la mañana, Jacob esperó a que sus cuatro hijos se despertaran.

Jacob se sentó con sus tres hijos mayores, Spencer, Travis y Nathaniel, para explicarles lo que había sucedido.

Comenzaron cantando “Las familias pueden ser eternas”, uno de los himnos favoritos de su familia.

Después de cantar, Jacob les recordó el Plan de Salvación, lo que les habían enseñado en casa y en la Iglesia.

“Les dije que nuestro Padre Celestial nos ha pedido que tengamos fe en Su plan y que su madre no iba a volver a casa y que había fallecido en un accidente automovilístico, pero que la veríamos de nuevo algún día.”

Una vez que el significado de sus palabras fueron captados, los niños quedaron devastados, dijo Jacob. Fue una mañana de lágrimas y abrazos por todos lados, compartió, notando lo agradecido que estaba por tener amigos cercanos y familiares allí para ayudarle a consolar a los niños.

Expresiones de amor

Christina Hodson, sobrina de Jacob Evans, y las gemelas Sarah y Hannah

En las semanas y meses posteriores a la muerte de Katie, la familia Evans pudo sentir el amor de su Padre Celestial a través de las muchas manos que contribuyeron con su familia, amigos y vecinos.

Con las gemelas, Sarah y Hannah, todavía en el hospital de UCLA, que se encontraba a poco más de una hora de viaje en auto, se organizaron en turnos para visitar y sostener a las bebés que estaban en unidad de cuidados intensivos, ya que Jacob no podía estar ahí tanto como sea necesario

Muchos miembros del barrio de Jacob ayudaron con víveres, comidas preparadas, ropa. Otros miembros ayudaron a llevando los niños a la escuela, comprando artículos necesarios para las para las pequeñas gemelas.

Una de las mayores bendiciones para la familia fueron las contribuciones de la sobrina de Jacob, Christina Hodson.

Christina, quien acaba de comenzar la escuela en BYU, se ofreció a tomarse un par de semestres fuera de la universidad para mudarse a California para ayudar a su tío y primos. Jacob compartió que no sabría qué hubiera hecho sin ella durante los primeros meses después del accidente. Ella fue una verdadera bendición en un momento de necesidad, dijo.

Un milagro inesperado

Jacob Evans

Jacob y Marin Evans

Entre los milagros que han llegado para Jacob y su familia, que incluyen claras impresiones y guía del Señor e incluso la oportunidad de conocer al Elder Gifford Nielsen y al Elder Neil L. Andersen y recibir una bendición del sacerdocio, lo que, según Jacob, se ha convertido en una segunda bendición patriarcal; quizás la bendición más grande para la familia fue la menos esperada.

A cuatro meses después de la muerte de su esposa, Jacob le suplicó al Señor que lo ayudara en su hora más oscura. Él se encontró con el perfil de una mujer llamada Marin Arnell en internet.

Después de hablar con el padre de Katie, Ken Snyder, acerca de la realidad de su necesidad de volver a casarse, y después de buscar el consejo de la tía de Katie que había elegido volver a casarse después de perder a su primer esposo, Jacob tomó la decisión de comenzar a salir en citas tan pronto como se sintió emocionalmente listo.

Antes de ver el perfil de Marín, Jacob había tenido algunas citas sin tener mucho éxito y se había sentido un poco desanimado, pero había algo diferente en Marín que llamó su atención.

Fue a fines de febrero que comenzaron a enviarse mensajes, y de inmediato se pusieron en contacto. Después de algunos viajes desde Carolina del Norte a California para conocer a Jacob y su familia, Marin dijo que las cosas realmente comenzaron a hacer clic para ellos.

Apenas unos meses después, en mayo, cuando los Evans y los Snyder se reunieron para recibir las bendiciones de las niñas gemelas, que estaban en casa después del hospital y estaban mucho mejor, Marin finalmente tuvo la oportunidad de conocer a los padres de Katie.

Era algo que quería hacer antes de que dieran el siguiente paso, dijo Jacob. Ese mismo fin de semana, Marin y Jacob se comprometieron.

Jacob Evans

Jacob y Marin después de comprometerse

“Todos se emocionaron cuando conoció a Marin. Fue realmente un milagro. Marin es un regalo para esa familia”, dijo Ellie Williams, una amiga de la familia.

Para los niños, algunos de los cuales habían expresado su preocupación por la idea de que su padre se volviera a casar, Cindy Moffitt dijo que Marin entró en sus vidas de una manera que levantó la carga. “Querían a su madre de vuelta, pero cuando Marin llegó, ella llenó ese vació sin quitar la memoria de Katie.”

Desde el principio, Marin ha expresado un profundo respeto y amor por Katie y ha alentado a todos los niños a hablar sobre ella y mantener vivos los recuerdos de su madre, explicaron Cindy y su esposo Mike Moffitt.

Una de las cosas que Jacob dijo que más apreciaba sobre Marin es que ella ha trabajado arduamente para que Katie sea parte de sus vidas.

“Ella es realmente especial porque ama a estos niños como si hubieran nacido de ella. Son sus hijos en todos los sentidos, pero siguen siendo los hijos de Katie también. Su corazón es lo suficientemente grande como para poder amarlos y aún tener espacio para Katie, y para mí ese es quizás el mejor ejemplo de amor cristiano que jamás haya visto.”

Jacob Evans

Jacob y Marin Evans en el día de su boda

Antes de casarse, Jacob compartió con Marin las preguntas de la entrevista que sus hijos habían creado para preguntarle a cualquier futura madrastra. Entre las preguntas estaban: “¿Te gusta dar abrazos?” Y “¿Estás dispuesta a seguir los mandamientos de Dios?”

Marín pasó todas las preguntas con gran éxito, dijo Jacob.

La pareja se casó el 14 de julio de 2018, en el Templo de Los Ángeles, California. Desde ese momento, han estado trabajando como una familia para seguir adelante en su nueva vida aferrándose también a los importantes recuerdos de su vida pasada.

“Nos aferramos a los buenos recuerdos del pasado, pero también vamos a crear nuevos recuerdos. Queremos crear recuerdos como familia y eso ayuda a unirnos como familia”, dijo Jacob, señalando que ya han instituido cenas familiares regulares, noches de hogar semanales como familia e incluso algunas vacaciones familiares.

Fuente: News Room