Con un enfoque renovado en la observancia del día de reposo, muchos barrios y ramas ( como se estila denominar a las congregaciones mormonas) han instituido formas de mejorar sus servicios religiosos dominicales. Desde devocionales hasta discursos especiales de los obispos en los boletines de los barrio, la Iglesia en todo el mundo pone un fuerte énfasis en guardar el día de reposo.

Para la mayoría de los miembros el asistir a la iglesia tiene una alta prioridad en su lista de cosas que hacer los días domingos.

Sin embargo, ese no es el caso de una rama en Alaska. Un estado donde el clima se pone malo y los caminos se vuelven impredecibles, los miembros de la rama de Anchorage en Alaska Bush se reúnen por teléfono.

De acuerdo con Alaska Despatch News, el hermano Chip Sharpe, Santo de los Últimos Días de de toda la vida, compartió cómo él y su familia pasan su poco común día de reposo.

“Asistir a los servicios a través del teléfono es bastante único”, dijo Sharpe. “Mi esposa y yo nos vestimos con ropa de domingo y tenemos una imagen de Cristo en la habitación en la que hacemos la llamada. Tratamos de que sea algo más que nuestra casa. Se trata de sentir el Espíritu y sentirnos bien. Cantamos canciones e himnos “.

Compuesta de aproximadamente 200 miembros en 36 familias, La pequeña congregación de Anchorage Bush llama desde el centro de estaca en Anchorage hasta regiones remotas al oeste de Alaska. Mientras que las comunidades más grandes como Bethel, Nome y Kotzebue tienen centros de reuniones SUD, exisiten áreas en Alaska que pueden ser aisladas, lo que hace difícil que los miembros se congregen semanalmente.

“Nuestra rama Bush mantiene una pequeña sala de adoradores por telefono, en el edificio más grande de la Iglesia en Anchorage, declaro ” Katrina Campbell, al Anchorage Dispatch News.”

“En la otra parte de la iglesia, se lleva a cabo el servicio regular. Lo que oímos cuando llamamos es un discurso separado de lo que los asistentes en Anchorage oyen. Normalmente nos relacionamos con el presidente Andersen, su esposa y una pareja de misioneros o cualquier persona que esté visitando.”

Campbell, que se convirtió a la Iglesia después de que un matrimonio misionero compartiera el Evangelio con ella en Togiak, Alaska, asistió a la iglesia a través del teléfono durante dos años antes de asistir a un centro de reuniones. Sin embargo, eso no impidió su observancia del día de reposo.

“Oramos y tomamos la Santa Cena, el pan y el agua”, dice Campbell. “Oramos, cantamos y escuchamos a los oradores. Los oradores son miembros de la congregación a quienes se les ha pedido que preparen un mensaje sobre un tema determinado. Los discursos son generalmente de tres a cinco minutos y abarcan desde el diezmo (o) el poder de la oración o la obra misional “.

Para recrear un servicio de adoración más interactivo, Campbell también describe cómo participan en las clases de la escuela dominical.

“Los miembros de la Rama Bush activan y desactivan el sonido de sus dispositivos para leer pasajes de la Biblia”, dice Campbell.

Aunque la rama Anchorage Bush se reúne de manera inusual, guardan el día de reposo independientemente de los desafíos. Se niegan a poner excusas, los miembros en regiones remotas del oeste de Alaska tratan de sacar el máximo provecho del día de reposo.

Puede leer más sobre la rama Anchorage Bush y sus miembros en Alaska despatch News