Netflix no me conoce tan bien como cree que lo hace, pensé volteándole los ojos a la pantalla. Como si necesitara arreglar mis cosas, argumenté en silencio mientras trataba de ver la televisión sobre la pila de ropa que había puesto sobre mi mesa de centro.

Pero luego escuché el tráiler y todas esas horas que pasé viendo HGTV con mi querida madrastra y su amor por el bricolage se apoderaron de mí. Le di reproducir.

También te puede interesar: 7 Consejos de las diseñadoras de Templos para hacer tu hogar aún más hermoso

Y qué sorpresa me di, me absorbió por completo. Un consejo para ustedes: “A Limpiar con Marie Kondo” te va a cambiar la vida… O al menos te dará ganas de ordenar todos los cajones de la cómoda. (Sí lo hice. También estoy orgullosa de informar que el cajón de mi escritorio ya no tiene cupones de hace un año ni una media perdida… No preguntes).

Mientras arreglaba los diversos artículos que había en mi casa, pensando si fue el zapallito italiano de la nevera lo que realmente me estaba brindando alegría en la vida, algo me quedó claro: el consejo de Marie verdaderamente puede aplicarse a la perspectiva del Evangelio. No sólo al tener “una casa de orden” (lo cual es importante), sino también al tratar de hacer que tu vida sea más significativa y centrada en Cristo.

Y todo comienza con el primer paso de Marie.

1. Comprométete a limpiar

santuario de fe

La vida está llena de MUCHAS distracciones… Sólo échale un vistazo a la cantidad de horas que me he pasado jugando con las aplicaciones en mi teléfono y verás exactamente lo que quiero decir.

Estas distracciones pueden ser relajantes y útiles para quitarte el estrés cuando sea necesario, pero también pueden ser un obstáculo al hacer las cosas que realmente necesitamos hacer, hacer cosas que verdaderamente nos benefician y que valen la pena. Sin embargo la mayoría de las veces, las distracciones son divertidas y adictivas y ¡son difíciles de dejar incluso cuando tienes algo más importante que hacer!

Entonces, cuando se trata del primer paso de Marie, pienso que podemos aplicarlo y eliminar las distracciones innecesarias de nuestras vidas. “¿Estoy realmente comprometido a eliminar las distracciones? ¿Despejar mi mente y mi vida de cosas que no me sirven de manera positiva?”

Si es así, procede al paso número 2.

2. Imagina tu estilo de vida ideal

testimonio del evangelio

Sinceramente, creo que este paso es el más importante. Es el que te llevará a través del resto de los pasos porque es esencialmente tu motivación. ¿Qué tipo de persona quieres ser? ¿Quieres que tu vida esté más centrada en el Evangelio? ¿Quieres tener una mejor relación con el Salvador?

¿Cuál es tu yo ideal? Cuando todo este proceso termine, ¿cuán diferente quieres que sea tu vida? ¿cuán diferente quieres ser?

Mantén ese estilo de vida ideal en tu cabeza (o, mejor aún, ¡escríbelo!) a medida que avanzas. Cuando falles o te cueste trabajo, piensa en la persona que quieres ser y quédate con eso. No renuncies a tus deseos eternos o de largo plazo por lo que quieres en el momento.

3. Primero termina el proceso de eliminación 

Este paso se relaciona con el paso número 1, pero hay una diferencia clave: el paso número 1 se trataba de comprometerse a deshacerse de las distracciones, pero este paso requiere que realmente lo hagamos.

¿Cuáles son algunas de las distracciones en tu vida que te impiden vivir el estilo de vida que deseas? Para mí, son cosas triviales como dormir demasiado, jugar demasiados juegos en mi teléfono, etc. Si bien dormir y jugar no son cosas malas, ambas (como todo en la vida) deben ser realizadas con moderación; no deben tomar el lugar de otras cosas importantes.

¡Así que deshazte de las distracciones que te impiden alcanzar tus objetivos! (O, como en el caso de los juegos, descubre una manera saludable de limitar el tiempo que dedicas a estas actividades). Será difícil, pero el resultado (el que obtengas el estilo de vida ideal que deseas) hará que todo valga la pena.

4. Limpia por categorías, no por ubicación

ropa

Mientras veía “A Limpiar”, este paso se convirtió rápidamente en uno de mis pasos favoritos. Cada vez que limpiaba, lo hacía por ambientes, primero mi habitación, luego la cocina y así sucesivamente, pero el método de Marie Kondo es brillante: en lugar de ir de una habitación a otra, empiezas a limpiar por el tipo de cosas.

Por ejemplo, cuando las personas que ella ayudaba tenían que decidir con qué ropa se iban a quedar, tomaban TODA la ropa, independientemente de dónde se encontraban en la casa, y la clasificaban. Este enfoque te permitirá concentrarte en una cosa a la vez en lugar de abordar las mismas cosas una y otra vez a medida que avanzas por cada ambiente de tu casa.

Podemos hacer lo mismo en nuestras vidas. Tratar de cambiar, independientemente de si sea mucho o poco, puede parecer abrumador, especialmente si intentas hacer todo al mismo tiempo. Digamos, por ejemplo, que parte de tu yo ideal es ser alguien que lee sus Escrituras durante treinta minutos al día y hace una oración de rodillas tanto en la mañana como en la noche, pero no tienes la costumbre de hacer ninguna de esas cosas.

En lugar de tratar de hacer ambas cosas a la vez, enfócate en una de ellas, centra tu atención en leer tus Escrituras cada día durante 5 o 10 minutos (¡que sea la cantidad que sientas no te hará renunciar!). Luego, una vez que hayas dominado eso, lee durante 15 minutos, luego 20, luego 30. Una vez que tengas la costumbre de leer 30 minutos al día, puedes continuar con la meta de hacer tus oraciones de rodillas.

Cuando estés intentando realizar cambios positivos en tu vida y desarrollar buenos hábitos, recuerda las sabias palabras del rey Benjamín:

“Y mirad que se hagan todas estas cosas con prudencia y orden; porque no se exige que un hombre corra más aprisa de lo que sus fuerzas le permiten. Y además, conviene que sea diligente, para que así gane el galardón; por tanto, todas las cosas deben hacerse en orden.”

5. Sigue el orden correcto

Este paso va de la mano con el número 4 cuando se limpia por categoría y no por ubicación, debes seguir el orden correcto para arreglar las cosas. El orden de Marie Kondo va de ropa, libros, papeles, artículos misceláneos, luego artículos sentimentales. Nuestro propio orden puede ser diferente de acuerdo con lo que más priorizamos.

Nuestro orden personal será de acuerdo con los pasos que elijas (lo que creas que necesita más trabajo), podrían ser algo como esto: oración, estudio de las Escrituras, “Ven, Sígueme”, Noches de Hogar, etc.

Haz tu mejor esfuerzo por mantener ese orden sin variaciones; enfócate en una cosa a la vez, como se mencionó anteriormente, te ayudará a no sentirte abrumado.

6. Pregúntate, “¿Me traerá alegría?”

perdón

Este paso es bastante obvio, pero es increíblemente importante. Cuando estés organizando tu estilo de vida e estés intentando convertirte en la persona que deseas ser, pregúntate si lo que estás haciendo traerá alegría en tu vida, y si traerá el gozo eterno en el mundo venidero.

Seamos honestos, hacer la Noche de Hogar no siempre nos hacer sentir alegría en la vida. Especialmente cuando tienes un niño pequeño de mal humor, un perro que acaba de usar el baño de la casa y la comida que se quema en la hornilla, ¡la Noche de Hogar puede ser lo último que pasa por tu mente! Tratar de reunir a todos y evitar que se peleen no siempre es la experiencia que produce más alegría… ¿Pero traerá gozo eterno en tu familia? ¿Ayudará a guiarlos hacia donde quieres que estén?

Sí. Una vez más, ¡no renuncies a lo que más deseas por lo que quieres en el momento! Sentir gozo es más que un breve momento, se trata de hacer cosas que te ayuden a convertirte en la persona que quieres ser. Ciertamente, debemos tratar de hacer que las actividades como el estudio de las Escrituras, Noche de Hogar y la oración sean una experiencia agradable (que a menudo se puede lograr con una constante preparación y una oración en tu corazón), debes saber que el gozo de la alegría es una búsqueda eterna.

En “A Limpiar”, cuando las personas seguían los pasos de Marie, pudieron lograr un equilibrio y paz en sus hogares y en sus vidas. De manera similar, a medida que nos esforzamos por aplicar estos pasos en nuestras vidas, podemos desarrollar una relación más cercana con Jesucristo, y podemos convertirnos en las personas que queremos ser.

¿Cuáles son los pasos que utilizas en tu vida? ¡Déjanos tus consejos y sugerencias en los comentarios!

Este artículo fue escrito originalmente por Aamy Keim y fue publicado originalmente por thirdhour.org bajo el título “Marie Kondo and the Gospel