Era la mañana del reciente 14 de mayo en el templo de Brisbane, Australia cuando Stacey Vaoga y Junior Fiu se casaron por este tiempo y por la eternidad. Como lo es ahora, las parejas acostumbran a efectuar la respectiva sesión de fotos nupciales con la familia y los amigos, pero lo que no esperaron Stacey y Junior fue incluir en esas fotos nada más y nada menos que a un apóstol, élder Andersen.

Estos esposos no esperaban tener una sesión de fotos tan especial como la de esa tarde. Fotografía de cuenta en facebook de élder Andersen.

Estos esposos no esperaban tener una sesión de fotos tan especial como la de esa tarde. Fotografía de cuenta en facebook de élder Andersen.

Esta situación no es muy usual, pero sucedió mientras élder Neil L. Andersen del Cuórum de los Doce Apóstoles, acompañado de los élderes Lynn G. Robbins, de la Presidencia de los Setenta, Kevin W. Pearson, presidente del Área Pacífico, y Keith P. Walker, de los Setenta y el presidente Robert M. Cowan, presentaban los terrenos del templo al Arzobispo Mark Coleridge de la Arquidiócesis de Brisbane, Australia.

Autoridades generales de la Iglesia junto al arzobispo Arzobispo Mark Coleridge de la Arquidiócesis de Brisbane, Australia.

Autoridades generales de la Iglesia junto al arzobispo Arzobispo Mark Coleridge de la Arquidiócesis de Brisbane, Australia.

El encuentro con la flamante pareja de casados  fue inesperado pero muy conmovedor para las autoridades generales y su invitado especial. Así lo describió el mismo élder Andersen en su página de Facebook que el arzobispo se sitió conmovido por los recién casados y “pronunció una amable y genuina bendición a la hermana Fiu”. La hermana Fiu “debe ser la primera novia en recibir un hermosa bendición de parte de un arzobispo católico a pasos del santo templo del Señor”.

“Por su puesto”, confirmó  élder Andersen, “las mayores bendiciones para los esposos Fiu fueron pronunciadas por un siervo de Dios cuando se arrodillaron ese día más temprano en un altar del templo. Al permanecer fieles, estas son las bendiciones que irán con ellos a través del  velo”.

 

Fuente: Sala de Prensa Mormona