Cuando el Presidente Russell M. Nelson invitó a leer el Libro de Mormón para fines de 2018, pensé en el desafío del Presidente Gordon B. Hinckley de leer el Libro de Mormón para fines de 2005 y en mi experiencia al aceptar ese desafío.

Hace trece años, leí el libro en casa, durante la hora del almuerzo en el trabajo y mientras viajaba. Recuerdo la experiencia única de estar en Hawái un domingo por la tarde y desear aprovechar el entorno tropical, ir a un parque con vista al océano y sentarme a leer. Conocí a una familia Santo de los Últimos Días que también estaba leyendo el Libro de Mormón. Vi a las personas en los vuelos de Honolulu a Los Ángeles, y de Los Ángeles a Salt Lake City leyendo el Libro de Mormón.

Terminé mi lectura del Libro de Mormón en el aniversario 200 del nacimiento de José Smith, que nació en Sharon, Vermont, el 23 de diciembre de 1805. El Presidente Gordon B. Hinckley y el Élder M. Russell Ballard, actualmente el Presidente en funciones del Quórum de los Doce Apóstoles, fueron al Centro de Visitantes del Lugar Conmemorativo del Nacimiento de José Smith para compartir mensajes vía satelital.

Estuve ahí. El 22 de diciembre de 2005, el Presidente Hinckley y el Élder Ballard recorrieron el gigantesco obelisco de granito erigido en 1905 para conmemorar el centenario del nacimiento de José Smith.

También te puede interesar: Lo que C.S. Lewis puede ayudarnos a entender acerca de Jesucristo y José Smith

libro de mormón

El Presidente Gordon B. Hinckley y el Élder M. Russell Ballard en el obelisco erigido para honrar el lugar de nacimiento de José Smith, cerca de Sharon, Vermont, el jueves 22 de diciembre de 2005.

Al día siguiente, exactamente en el aniversario 200, el Élder Ballard y yo regresamos al monumento. Nadie más estuvo afuera durante los pocos minutos que el Élder Ballard y yo caminamos, y habló sobre el significado de esa fecha y sobre su tío bisabuelo José Smith y su tatarabuelo Hyrum Smith.

Le pregunté al Élder Ballard acerca de estos pensamientos de estar en el lugar en el que el Profeta José Smith nació hace 200 años. “No te das cuenta del impacto de la vida de José Smith hasta que vienes aquí y ves esta zona casi desolada donde su padre y su madre intentaron ganarse la vida a duras penas. Ya tenían cuatro hijos. Su pequeña hija murió poco después de nacer así que estaban Alvin, Hyrum y Sophronia y, luego, llegó, a este entorno, José”, dijo.

“Estoy seguro de que no se dieron cuenta de quien había llegado a su hogar hace 200 años. Pero, el Señor, en Su gran plan, tuvo a la familia Smith y a la familia Mack en mente desde la fundación del mundo, hasta el día de hoy, donde José pudo nacer.”

libro de mormón

El Élder Ballard repasó conmigo las dificultades y las pruebas que José Smith y su esposa, Lucy Mack Smith, tuvieron con la granja y el fracaso y “el Señor los hizo pasar por algunas pruebas, traumas y dificultades, manteniendo a esa familia profundamente humilde. Llegaron a Palmyra, Nueva York, cuando José, que nació ahí, tenía 14 años.”

Agregó, “Debes ser reverente cuando te encuentres cerca de donde nació José. Él fue un instrumento en las manos del Señor. La obra de José ha impactado a más de 12 millones de personas en el mundo de hoy (a partir de 2005).”

En la actualidad, hay más de 16 millones de miembros de la Iglesia en todo el mundo.

“No lo adoramos, pero lo honramos como el Profeta de esta dispensación de la plenitud de los tiempos. Como Brigham Young dijo, José estuvo preparado desde la fundación del mundo para liderar esta dispensación. Es abrumador ver todo el panorama.”

El Élder Ballard se dirigió a los miembros que estaban leyendo el Libro de Mormón durante los últimos meses de 2005. “Solo piensen, se han impreso 130 millones de copias del Libro del Mormón. El Libro de Mormón se ha traducido en más de 77 idiomas dispersos en todos los rincones del mundo, desde este humilde comienzo aquí en Sharon, Vermont.”

Leí todo el Libro de Mormón ese año, a excepción de los últimos 10 versículos. Los guardé para leerlos en el Lugar Conmemorativo del Nacimiento de José Smith. Unos minutos después de que el Élder Ballard entrara al centro de visitantes, me senté cerca del monumento y leí esos versículos y escribí una nota en el libro indicando cuando y donde terminé de leerlo. Más tarde, el Élder Ballard firmó su nombre debajo de mi nota.

Artículo originalmente escrito por Gerry Avant y publicado en thechurchnews.com con el título “What it was like finishing President Hinckley’s Book of Mormon challenge at Joseph Smith’s birthplace.”