Antes de que fuera a mi misión en Francia, leí el Libro de Mormón, ayuné por un día y oré para que Dios me revelara si era verdadero o no. Nada sucedió.

Leí en el libro de Moroni que recibiría una respuesta y supuse que sería clara, convincente y, probablemente, algo física. Olvidé los pasajes anteriores del Libro de Mormón que indicaban que su veracidad podía surgir a través de un proceso más largo y empírico (véase Alma 32).

No recibí la respuesta que esperaba. Sin embargo, me embarqué en mi misión, me apoyé en la fe de mis padres, la tradición de mi familia, el peso de los sacrificios de mis antepasados por la Iglesia y los ánimos de mi novia, Ann.

El primer año de mi misión fue muy difícil. Sin embargo, estudié mucho y llegué a entender mejor la doctrina. Mis experiencias espirituales debían seguir.

También te puede interesar: 8 Santos de los Últimos Días que se presentaron como candidatos a la presidencia8 Santos de los Últimos Días que se presentaron como candidatos a la presidencia

Una nube negra

 

Una noche, mientras servía  en el distrito de París, vivía en 126 Rue du Château, estaba listo para retirarme cuando me abrumaron sentimientos de desesperación y desolación, casi como si una nube negra me hubiera envuelto. Nunca antes me había sucedido algo así. En cierto punto, incluso pensé que debía lanzarme desde la ventada de nuestro departamento, que se ubicaba en un quinto piso.

Mitt Romney

Al reconocer que estos pensamientos no eran completamente míos, recordé el relato de la Primera Visión de José Smith, en el que dijo que experimentó una desolación similar. Entonces, al pensar en su ejemplo, me arrodillé y oré para liberarme.

Al ponerme de pie, me llené de una sensación extraordinaria de energía y claridad de pensamiento. Le dije a mi compañero las palabras que vinieron a mi mente, incluidas las experiencias específicas que sentí que ocurrirían durante mi misión, la declaración de que me casaría con Ann y tendría muchos hijos, y una descripción de los eventos y los logros que podía ver que sucederían durante mi carrera.

Por supuesto, todo esto puede parecerle a alguien que no lo ha experimentado como una simple mecanización de la mente. No obstante, mis palabras no pueden capturar la realidad de lo que experimenté esa noche. Nada remotamente parecido me ha vuelto a suceder. Estoy seguro de que esta fue la influencia del Espíritu Santo.

Un don espiritual

Mitt Romney

Después de varios meses, mientras servía en Versalles, recibí lo que podría llamarse un don espiritual. Un sacerdote católico, Père Chery, anunció que se celebraría una conferencia en el teatro local sobre “el mormonismo”.

El salón estaba lleno. El sacerdote ensayó bien sus ataques. La familia Berthelin, a quien le enseñábamos, estaba presente. El Sr. Berthelin se oponía a la Iglesia y discutía mis enseñanzas. Era un ingeniero de cierto éxito y era dueño de una amplia residencia familiar en Versalles.

Como nuevo líder de distrito, sentí que debía hacer o decir algo sobre la presentación crítica del sacerdote. Me puse de pie a un lado del salón y comencé a refutar cada uno de sus argumentos. Después, mis compañeros me dijeron que mi francés había sido impecable y mi presentación, excelente.

Mitt Romney

Ninguna de esas cosas era algo habitual, te lo aseguro. El sacerdote intentó interrumpirme, pero la audiencia lo abucheó y gritó que yo continuara, y así lo hice. Luego, el Sr. Berthelin se acercó a mí y me preguntó qué tan pronto podía bautizarse. Más adelante, sirvió en la presidencia de distrito.

A medida que avanzaba mi misión, hubo otras ocasiones en las que detecté la presencia del Espíritu Santo y pude prever el comportamiento de las personas o tomar medidas efectivas. Sin embargo, este sentido no estaba siempre presente. Gran parte de mi misión fue pesada con destellos de claridad y alegría.

Mitt Romney

Este artículo es un extracto del libro “Simple Truths for an Abundant Life from One Generation to Another” de Mitt y Ann Romney, que fue publicado en ldsliving.com con el título “Mitt Romney as a Young Missionary: How He Overcame Despair and Refuted Attacks from a Catholic Priest”.