Una encuesta informal de uno de los historiadores de la Iglesia reveló que casi nadie pudo nombrar a cinco mujeres de la historia de la Iglesia.

Cuando una amiga y yo quisimos hacer un libro sobre mujeres de la historia de la Iglesia, tuvimos que investigar mucho. Estamos muy agradecidas por los eruditos e historiadores de la iglesia que fueron una buena fuente de conocimiento.

Lo emocionante para mí no fue solo aprender sus nombres, sino aprender todas las cosas asombrosas que estas mujeres lograron.

También te puede interesar: Mujeres de la Restauración: Eliza R. Snow

1. Emmeline Wells

Emmeline Wells

Cuando ella era la Presidenta General de la Sociedad de Socorro, Emmeline Wells recibió la visita del Presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson, en su casa en Salt Lake.

Ella había trabajado con los santos para almacenar grano. Las 200,000 fanegas compradas fueron un gran activo durante la Primera Guerra Mundial para ayudar al país a mantener su estabilidad alimentaria.

¡Y eso no es todo! A los 22 años, habiendo enviudado dos veces, le propuso matrimonio a su tercer esposo.

Se mantuvo y a sus cinco hijas económicamente durante la mayor parte de su vida. Editó el boletín Women’s Exponent durante 40 años. Y, en una bendición, le dijeron: “Vivirás para hacer una obra que no ha sido hecha por ninguna mujer desde la Creación.”

2. Eliza R. Snow

Eliza R. Snow

Las “reuniones de indignación” se llevaban a cabo en todo Utah, la primera se realizó en el Tabernáculo en la Manzana del Templo. A ningún hombre se le permitió ingresar a estas reuniones (excepto a los periodistas). Las mujeres planificaban que los eventos llamaran la atención del público para crear conciencia sobre sus preocupaciones.

Los efusivos discursos incentivaban a las mujeres a poner en practica su religión de acuerdo con los dictados de su propia conciencia y exigir el derecho a sufragar.

Eliza R. Snow, Presidenta General de la Sociedad de Socorro, fue una de las mujeres que discursó en estas reuniones. Sus discursos ingeniosos y articulados llegaron a la primera plana del New York Times.

3. Lucy Mack Smith

Lucy Mack Smith

Lucy Mack Smith fue elegida para ser la líder de un grupo de santos que se mudaron de Fayette, Nueva York, para reunirse con los santos en Kirtland, Ohio. Su grupo quedó varado cuando el lago se congeló y ningún bote podía moverse.

Otro grupo de santos que viajaban les dijo que no dijeran ser Santos de los Últimos Días o no podrían comprar suministros. Su propia gente se quejaba cuando de pronto Lucy se puso de pie y les dio a todos la charla de sus vidas.

“¿Dónde está su fe?” preguntó ella con severidad. Ella predicó a su grupo y a cualquier transeúnte que se acercaba a ver de qué se trataba tanto alboroto.

Lucy le dijo a su grupo que si creían, el hielo se rompería, ¡y así fue! Fue el único bote que pudo atravesar el hielo y continuar su viaje.

4. Inez Knight y Jennie Brimhall

misioneras

Jean Clara Holbrook e Inez Knight

Inez Knight y Jennie Brimhall fueron las primeras misioneras solteras de la Iglesia de Jesucristo.

Ellas planearon ir a Europa para visitar al hermano de Inez, quien también resultó ser el prometido de Jennie (¡claramente las reglas de la misión han cambiado mucho!) cuando su obispo les preguntó si les gustaría asumir un desafío mayor.

En 1898, fueron apartadas como hermanas misioneras y se dirigieron a Europa. En un mes, visitaron las principales ciudades de Francia, Suiza, Alemania, Bélgica y Holanda.

Discursaban en las reuniones y en la calle, cantaban canciones y servían. Inez Knight dijo que uno de sus propósitos principales era disipar la imagen de “mujeres oprimidas” que la gente tenía sobre las mujeres Santos de los Últimos Días.

5. Ellis Shipp

Ellis Shipp junto con jóvenes enfermeras

¿Sabías que Ellis Shipp fue respaldada por Brigham Young para recibir capacitación médica para convertirse en doctora?

Tuvo 10 niños, pero sólo 6 sobrevivieron la infancia. Ella entendía personalmente la necesidad de mejores instalaciones y habilidades médicas. Ellis Shipp dejó a sus hijos para dirigirse primero a Filadelfia, luego a la Universidad de Michigan.

En el transcurso de su carrera profesional, capacitó a más de 600 parteras y trajo al mundo a más de 5,000 bebés. Una vez, ¡tomó su último examen a solo unos días antes de dar a luz!

¿Alguno de estos datos interesante te llamó la atención? Comparte con nosotros tu opinión en los comentarios.

Este artículo fue escrito originalmente por McArthur Krishna y Bethany Spaldingy, y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “5 Things You (Maybe) Didn’t Know about Women in Church History