Los discursos de los devocionales en el sitio web de los discursos de la BYU suelen recibir un promedio de 1.000 a 2.000 visitas en las primeras dos semanas después del discurso, pero un devocional BYU, dado hace dos semanas por Eva Witesman, catedrática asociada de la BYU Marriott School of Business, ha sido vista casi 14.500 veces, según el departamento de discursos de la universidad. Sus visitas hacen del discurso de Witesman, “Women and Education: ‘A Future Only God Could See For You, el devocional más visto en el sitio web de discursos de la BYU en el último mes. Witesman no es un nombre familiar, así que ¿qué es lo que dijo que ha atraído tanta atención?

Witesman abrió su discurso compartiendo una profecía dada en el libro de Joel: ” …derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas;… y vuestros jóvenes verán visiones”.

mujeres diseñadas para recibir revelación directa

“¡Tus hijas profetizarán!” Dijo Witesman. “En estos últimos días hemos sido diseñados para buscar y recibir la revelación espiritual por el poder del Espíritu Santo. Como Rebeca, Ana, Isabel y María, las mujeres están diseñadas para recibir la revelación espiritual directa a través de los dones del Espíritu. Al igual que Miriam, Débora, Hulda, Ana, podemos desarrollar el don espiritual de profecía y refinar nuestra capacidad de comunicarnos con nuestro Padre Celestial en formas que afectan nuestro propio desarrollo espiritual y tienen un impacto positivo en el mundo que nos rodea “.

Al señalar que la educación es un mandamiento, Witesman señaló que mientras que “el consejo profético a las mujeres ha repetido los beneficios de la educación en caso de que seamos llamadas a ser el sostén de la familia en nuestros hogares”, hay “una verdad más profunda acerca de la educación de las mujeres”.

“Nuestra búsqueda del conocimiento tiene su propio valor espiritual, independientemente de si alguna vez entramos a la fuerza de laboral remunerada”, dijo Witesman antes de apoyar esta creencia con una cita del presidente Russell M. Nelson y añadió: “Nuestro aprendizaje es valioso no solo si nos convertimos en madres o trabajadoras, líderes eclesiásticos o activistas comunitarios. Somos de valor debido a nuestra herencia divina y por lo que un día será nuestra herencia divina. Nuestro valor no es meramente instrumental. Es intrínseco. Y nuestro aprendizaje no es meramente instrumental. Es esencial”.

Witesman compartió su experiencia personal acompañada por la historia de la hija del abogado paquistaní Ziauddin Yousafzai, Malala; así como citas de los líderes SUD sobre la importancia de la preparación educativa de las mujeres.

En conclusión, Witesman dijo: “Las mujeres de los Santos de los Últimos Días son valientes, sobre todo cuando se han sentido alentadas por el conocimiento de que nuestro Padre Celestial tiene un plan para cada uno de nosotros y que nos capacitará para hacer el trabajo que tenemos ante nosotros. Una vez que sepamos lo que Dios quiere que hagamos, somos plenamente capaces de seguir el consejo del Presidente Hinckley de “sacrifiquen todo lo que se necesario sacrificar para … entrenar [nuestras] mentes y manos para llegar a ser una influencia para bien mientras [nosotros] seguimos adelante con nuestras vidas”. Buscaremos todo buen don en el servicio a nuestro Dios. Todo lo que pedimos es que otros no se interpongan en nuestro camino mientras seguimos el camino del Señor”.

 

 

Este artículo fue escrito originalmente por Morgan Jones  y fue publicado en Deseret News, con el título BYU professor: ‘Women are meant to receive direct spiritual revelation’ Español © 2017