“El pastor Logan me contó sobre los esfuerzos que él y otras personas hicieron para forjar relaciones de amistad a pesar de las diferentes creencias. Uno puede imaginar cómo ha sido su experiencia.”

Quiero tener más amigos no miembros. Pero me pone nervioso el poder ofenderlos cuando los invito a leer El Libro de Mormón o a que se bauticen. Así es, dije “cuándo”. No puedo imaginar que no invite a alguien que me importa a que reciba lo que creo que es la mayor fuente de alegría posible. 

Eso me lleva a esta pregunta, ¿qué pasa si me hago amigo de alguien que nunca se convertirá?

Para explorar esta situación, busqué a alguien que sabía tenía creencias diferentes a las mías y que era muy poco probable que aceptara mi invitación para ser bautizado.

Un pastor.

También te puede interesar: Cuando los desafíos parecen venir en los peores momentos de nuestra vida

El Pastor Logan

hombre

Permíteme comenzar diciendo que creo que el pastor Logan es un buen hombre. Vive detrás de las líneas enemigas, dirigiendo varias congregaciones en todo el estado de Utah. 

Cuando se le preguntó sobre la naturaleza de las relaciones de amistad, se apresuró a señalar el fundamento bíblico del compañerismo y la camaradería. 

“El Salvador dijo que lo siguieran, y cuando las personas lo siguen, forman parte de una congregación de personas que siguen sus pasos.”

El pastor Logan continuó explicando cómo se organizaban las congregaciones de su iglesia con miras a una buena comunión y amistad cristiana. Las congregaciones son intencionalmente pequeñas, no más de veinte personas. El tamaño relativamente bajo obliga a que todos puedan contribuir, afirmó el pastor Logan. 

El pastor Logan también dejó en claro que ser un espectador no es suficiente en lo que respecta a la adoración. Debe haber interacción entre los individuos para poder seguir el mandamiento de amar a todas las personas.

Esto se parece mucho al pensamiento del Elder Maxwell, que un grupo de personas congregadas proporciona el material necesario para poner nuestra fe en práctica. Lo que el pastor Logan dijo de la amistad generalmente requiere que los principios cristianos no sólo sean mutuamente sostenidos, sino que también sean practicados activamente por todas las partes congregadas.

El pastor Logan también me contó sobre los esfuerzos que él y otras personas hicieron para forjar amistades a pesar de las diferentes creencias. Uno puede imaginar cómo ha sido su experiencia.

amistad

Él ha conocido miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días que trataron de bautizarlo (y aunque no lo mencionó, él ha bautizado a personas que fueron miembros de La Iglesia) y explicó lo incómodo que le hicieron sentir esas experiencias.

Esto es exactamente lo que me preguntaba antes de conocer al pastor Logan. ¿Puedo ser amigo de alguien cuando sé que me invitará a cambiar drásticamente mi visión del mundo como es común en una conversión de religión?

Después de mi conversación con el pastor Logan, me pareció que la conclusión a la que llegamos fue que una amistad entre personas que tienen creencias diferentes nunca será tan fuerte como una amistad entre personas que tienen creencias similares. No imposible, pero probablemente no será lo mismo.

Un esfuerzo doctrinal

compartir el evangelio

En nuestra entrevista, el pastor Logan y yo hablamos extensamente sobre la idea de que uno no puede segmentar su propia vida para la comodidad de los demás. 

Es decir, no puede dejar tus creencias sobre el Salvador en la puerta antes de entrar a la casa de un amigo. No puedes pretender creer sólo en las doctrinas más amigables en momentos en que los que tus creencias pueden resultar ofensivas. 

Esto es algo que ambos concordamos. Sentí que la palabra cortesía sería por siempre la palabra clave entre las relaciones que involucran una división teológica. Robert Millet ha hablado extensamente sobre este tema. Él relata una carta escrita a él: 

importancía de la religión

“He vivido en Utah durante muchos años y tengo muchos amigos SUD. Nos llevamos bien, no peleamos ni discutimos por asuntos religiosos. Pero en realidad no hablamos entre nosotros sobre las cosas que más nos importan, es decir, nuestra fe.

No planeo convertirme en un Santo de los Últimos Días, y estoy seguro de que mis amigos mormones no planean convertirse en Evangélicos, pero me gustaría encontrar formas más efectivas de tener conversaciones sinceras. ¿Podrías… darme algunas sugerencias sobre cómo podemos profundizar y mejorar nuestras relaciones con nuestros hermanos SUD?”

El hermano Millet respondió a la carta diciendo: 

“Richard Mouw, uno de mis amigos evangélicos, ha sugerido la necesidad de tener un ‘civismo inamovible’, el desafío de ser leales a nuestra propia fe y no comprometer una pizca de nuestra doctrina y estilo de vida y, al mismo tiempo, esforzarse por comprender y respetar mejor a los hermanos que tienen otra creencia religiosa.”

El Hermano Millet continuó sugiriendo que si fortalecemos nuestro conocimiento de las doctrinas del Evangelio según lo revelado por el Espíritu, estaremos en una mejor posición para ser honestos y genuinos con nuestros amigos que practican su fe de manera diferente a nosotros o no profesan una fe en absoluto.

El hermano de jared

decisiones

Recientemente he estado leyendo el Libro de Éter. Mientras revisaba los contenidos del primer capítulo noté algo; Jared y su hermano son el modelo de los buenos amigos.

“Entonces Jared dijo a su hermano: Suplica de nuevo al Señor, pues tal vez aparte su ira de aquellos que son nuestros amigos, para que no confunda su lenguaje.

Y ocurrió que el hermano de Jared suplicó al Señor, y el Señor tuvo compasión de sus amigos y de las familias de ellos también, y no fueron confundidos.”

La preocupación que tenían por sus amigos hizo que oraran para el beneficio de todos los involucrados. Es como si él hubiera orado diciendo: “Quisiera poder hablar con mis amigos, Padre Celestial, ¿podrías bendecirlos para ese fin?”

oración

Este patrón de amistad se extiende a lo largo de los primeros capítulos de la nación jaredita. Si bien a menudo (y con razón) nos centramos en la unidad familiar en términos de bendiciones del Evangelio, este acontecimiento parece indicar que la amistad exige un cierto nivel de deber y responsabilidad que es más comúnmente reservado para nuestros familiares.

Creo que esta es la base para una verdadera amistad. Aquellos por quienes estamos dispuestos a orar son probablemente nuestros verdaderos amigos. Aquellos por quienes pedimos a nuestro Dios por bendiciones están conectados a nosotros de la manera más real posible.

¿De quién puedo ser amigo o amiga? De la persona por la que esté dispuesto a orar.

Este artículo fue escrito originalmente por Tanner Willis y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “I Asked a Pastor If He And I Could Ever Be Friends. Here’s What He Said