ADVERTENCIA: este artículo contiene descripciones gráficas de desafortunadas escenas en el baño que algunos pueden considerar inapropiadas. Si desapruebas el humor de baño, deja de leer ahora. Si eliges continuar, espero que encuentres algún valor en esta horrible experiencia misional.

También te puede interesar:9 cosas que solo entenderán los misioneros mormones

Al igual que las múltiples descripciones de la Primera Visión de José Smith, también he luchado por encontrar las palabras adecuadas para describir lo que estás a punto de leer. Me refiero a esto como el punto más bajo de mi servicio misional, pero siento cierto deber, como alguien que ha “estado allí y regresado” por el que debo contarles mi experiencia misional.

Prefacio, o debería decir… Presagio

desierto

El área de México donde serví. Foto vía Google Earth.

Viaja conmigo de regreso en el tiempo al 20 de abril de 2011. Me encontré en el desierto cálido y estéril del norte de México. Estuve allí más o menos durante cinco meses . Nuestra área de servicio era enorme, era tan vasto que uno de los límites de nuestra área era una cadena montañosa.

A lo largo del límite, la civilización misma parecía haber abandonado la tierra. Hacia ese extremo viajamos para la cita del almuerzo del día. Dos viajes en autobús después enfrentamos la primera prueba del día. El hogar que estábamos buscando fue difícil de hallar. Viajamos a través de una comunidad a medio construir, post-apocalíptica bajo el sol abrasador en nuestra búsqueda de aquel hogar, que encontramos aproximadamente una hora más tarde de lo que había sido nuestra cita.

La pareja de ancianos con la que comimos había esperado pacientemente a que llegáramos, ellos también permitieron que la comida esperara pacientemente en el mostrador, lo que realmente nunca se debe hacer con la carne, como más tarde supimos. Era pollo a la cacerola y un plato de potaje (guiso de lentejas) que me costó mucho más que mi primogenitura (Te estoy mirando a ti, Esaú).

La comida pasó sin incidentes. Compartimos un mensaje del Evangelio con ellos y nos despedimos. De regreso al desierto hacia la parada de autobús más cercana, en el sol de verano que se volvió aún más penoso una vez que partes de mi cuerpo comenzaron a irritarse considerablemente. Cada paso fue una prueba de fe.

Esta es una historia sobre lo que sucedió después.

Lo que pasó después

Fortalecidos por nuestro llamamiento de difundir las buenas nuevas, trabajamos diligentemente durante el resto del día. Poco después llegó el momento de regresar al lugar donde dormimos, me refiero al lugar de esta manera porque estaba lejos de ser un hogar. Apenas era una casa, era una caja de cemento donde el sol reposaba sobre él todo el día, lo que hacía que volver cada noche fuera incómodo. Cuando llegué comencé a experimentar algo diferente esta vez: Náusea.

Hice algunas investigaciones, y creo que esta podría ser el lugar exacto en la que viví. Foto vía Google Earth.

Obedientemente hicimos nuestra planificación, y luego caí dormido. Nuestra pequeña habitación tenía dos colchones que adornaban el piso de concreto gris, lo que en México invitaba a que las cucarachas tuvieran la oportunidad de posarse en mi cara, algo que aprendí a la mala.

De pronto sentí que Kylo Ren estaba haciendo una rabieta en la boca del estómago. Esperaba que pasara al despertar. No funcionó. Me desperté alrededor de la medianoche, sabiendo instintivamente que lo que había comido en el almuerzo estaba a punto de hacer una aparición en una forma fantástica. Yo era una bomba de tiempo.

Me arrastré fuera de la cama en la oscuridad hacia el baño.

Las tuberías del baño estaban instaladas de tal manera que cuando tirabas el inodoro, el olor salía del desagüe de la ducha adyacente. Del mismo modo, cuando te duchabas, el mismo olor impío salía de la taza del inodoro. Esto esencialmente hacía que toda la habitación se convirtiera en una burbuja asquerosa las 24 horas del día. Tu mera presencia dentro de este baño en un buen día era suficiente para hacerte vomitar. Pero ese no era un buen día.

Me aferré a la taza del inodoro como un niño perdido. Me puse de rodillas y me apoyé contra el asiento del inodoro por temor a ser arrojado violentamente contra la pared del fondo por la fuerza del ácido que estaba a punto de ser liberado.

Y luego vino. Cada músculo de mi cuerpo se bloqueó cuando mi estómago comenzó una evacuación a gran escala. Ultron había llegado y Sokovia estaba en problemas.

En esta, mi hora más desesperada, contemplé mi difícil situación. Un joven que luchaba por hablar el idioma nativo, viviendo en una caja de hormigón, a cientos de kilómetros de su hogar, con 19 meses más de servicio misionero delante de él, haciendo un gran sacrificio al dios de la porcelana en el medio de la noche.

Y luego las cosas fueron de mal en peor.

En el fondo de mi mente, me di cuenta de que algo cálido estaba goteando lentamente por mi pierna.

El tiempo se detuvo.

De ser posible, una lágrima hubiera salido suavemente de mis ojos, y se hubiera dejado caer en el asiento del inodoro de abajo. Pero las lágrimas estaban fuera de discusión, cada onza de energía estaba dedicada a eliminar el contenido de mi estómago, y una vez que uno ha comenzado a vomitar, detenerse a voluntad propia es una imposibilidad. Eso es tan cierto como la Iglesia misma. Entonces, cuando cada músculo se apretó para soportar la evacuación gástrica, un subproducto horrible también fue una evacuación intestinal al mismo tiempo. Poco sabía que lo que había causado la agitación en mi estómago también había licuado el contenido de los 8 metros de intestino dentro de mí.

El giro reciente de los acontecimientos había aumentado mis sentidos. Mi cerebro estaba encendiendo todos los motores mientras consideraba todas las soluciones posibles al problema que había empezado a empapar mis pantalones cortos, pero no había nada que se pudiera hacer. En cámara lenta observé que la progresión inversa de mis comidas me abandonaba la boca, mientras que lo que fuera que había hecho su camino a través del proceso digestivo simultáneamente salía por la puerta trasera. No podía hacer nada más que… dejarlo fluir. Nunca me había sentido más impotente.

Hay varias ideas flotando alrededor del mundo religioso sobre lo que realmente es el Infierno. Para algunos, es un paisaje ardiente con demonios y horcas. Otros piensan que es simplemente un estado de ánimo lleno de culpa. Para mí, es estar arrodillado en un baño mexicano a medianoche, expulsando cosas por ambos extremos de mi cuerpo.

Epilogo

misionero

Finalmente, todo se calmó, la ola de fuego cedió en ambos extremos y mi espíritu volvió a entrar en mi cuerpo. Aturdido, tire del inodoro, me quité mi horrorosa ropa interior y me di una ducha por razones obvias.

Regresé a la cama. Mi compañero permaneció profundamente dormido durante toda la experiencia. Tan traumático como la purga había sido, el amanecer metafórico llegó y lo peor había pasado. Lo peor había pasado, pero aún quedaba mucho camino “malo” por recorrer. Volví a la cama, pero me levanté alrededor de las 3 AM, listo para la segunda ronda.

Si me engañas una vez, la culpa es tuya. Si me engañas dos veces, la culpa es mía. No fui engañado dos veces.

Aprendí de mis errores y me arrepentí de mi falta de previsión. Para la segunda ronda me senté en el inodoro, listo para lo inesperado, y vomité en la ducha. Nuevamente, se produjo el Doble Dragón (fuego desde ambos extremos), sólo podía sobrevivir.

Al día siguiente, me diagnosticaron intoxicación por Salmonella. Uno o dos día después de eso, mi increíble compañero fue transferido, y después de sólo tres semanas juntos, dependía de mí mostrarle el área al nuevo misionero.

Fue un tiempo de prueba, un tiempo de desafíos, un tiempo de autodescubrimiento y no lo cambiaría por nada, incluso esa fatídica medianoche del infierno. Sí, la experiencia fue más que horrible, pero en serio que es una buena historia.

Cada misionero retornado tiene una o dos historia de horror en el baño esperando ser contadas. ¡Comparte los tuyas con nosotros en los comentarios! Te reto.

Este artículo fue escrito originalmente por David Snell y fue publicado por mormonhub.com bajo el título: “A Rather Explicit Recounting of My Worst (And Most Hilarious) Missionary Experience