Mientras crecía me enseñaron que no hay tal cosa como una pregunta estúpida. Así que en honor de mi aprendizaje me gustaría proponer que aunque una pregunta puede no ser estúpida, puede ser insensible. Como un adulto soltero rodeado de muchas personas bien intencionadas, las preguntas suelen surgir. Estas preguntas suenan algo como: “De todos modos, ¿qué está mal contigo?” “¿Todavía estás tratando de casarte?” “¿Te quieres casar?” “¿Te gustan los chicos (chicas), no?” Me gustaría referirme a estas preguntas hoy con una respuesta de amor, pero firme. A medida que aprendemos en la Biblia, “evita las cuestiones necias, y las genealogías, y las contenciones y los debates acerca de la ley, porque son sin provecho y vanos”. (Tito 3:09)

1.      ¿Qué está mal contigo?

Evitar-preguntas-tontas

 

En primer lugar, “de todos modos, ¿qué está mal contigo?” Bueno, sinceramente, al igual que la persona que hace esta pregunta, y todos los demás, yo soy imperfecta. Claro que tengo cosas que están mal conmigo, pero esa pregunta no está relacionada con mi estado civil. Usted verá, muchos de mis amigos casados siguen todavía luchando con imperfecciones. Usted no sólo se casa y llega a ser perfecto durante la noche. Preguntar qué es lo que nos pasa es como preguntar por qué Dios se equivocó en sus creaciones. ¡El estado civil no cambia su valor! El presidente Lee dijo en lo que respecta a los solteros, “en sus filas están algunos de los miembros más nobles de la Iglesia, fieles, valientes, luchando por vivir los mandamientos del Señor, para ayudar a construir el reino en la tierra, y para servir a sus semejantes ((Harold B. Lee, Fortaleciendo el hogar, folleto, 1973, p. 8).  Si somos nobles, fieles y valientes, tal vez no hay nada fundamentalmente malo en nosotros.

Sin embargo, si estoy entendiendo correctamente, la pregunta verdadera de la gente bien intencionada sería “¿por qué alguien no se casa contigo?” Creo que nadie se casará conmigo todavía, porque no es el momento adecuado, o no he encontrado una persona adecuada, no porque esté defectuosa o sea incasable. (¡Sí, inventé esa palabra!) Como ejemplos de los que no se casaron tan jóvenes en la vida, a mi juicio nombro a Sheri Dew y Kristen Oaks. Sheri Dew es una de las personas más increíbles que conozco. Ella tiene éxito y ha logrado muchas cosas en su carrera, y en su fe. Ella hace mucho bien dondequiera que vaya, pero todavía no ha recibido el don del matrimonio. Kristen Oaks estaba soltera hasta que tuvo unos cincuenta años. ¿Qué hay de malo con alguien que se casó con un apóstol? ¿Por qué no iba alguien casarse con ella? Mis pensamientos sobre este asunto me vuelven a la oportunidad y la voluntad del Señor. El Señor estaba guardando para Kristen Oaks un lugar especial en Su plan, y todavía lo está haciendo con Sheri Dew. Puesto que Dios me ama tanto como ellos, me gusta pensar que Él me está guardando un lugar y un momento especial en Su plan para mí también.

2. ¿Estás intentando casarte?

 

En segundo lugar, “¿no estás tratando de casarte?” Para ser honesta, no siempre. Hay momentos en que toda la situación es frustrante y retrocedo de intentar tener una cita. Algunas veces puede ser una situación como una olla a presión. ¡Sin embargo, la mayoría de las veces, yo misma y muchos de los otros adultos solteros con quienes estoy asociada están realmente intentando! La mayoría de los jóvenes tienen citas con muchas señoritas, las señoritas se están exponiendo, teniendo gestos de coquetería sana, haciendo tiempo disponible, etc. Sin embargo, para muchos de ellos todavía no han tenido ese flechazo. Al igual que en cualquier esfuerzo de la vida, la práctica hace al maestro. Usted puede estar intentado convertirse en un atleta olímpico, trabaja duro, entrena, y aun así no forma el equipo. Eso no quiere decir que no lo intentó.

3. Te gustan los chicos, ¿no?

“Te gustan los chicos ¿no?” Mi respuesta ¡Obvio! ¡Sólo porque a usted le gusta el baloncesto, no significa que pueda encestar! Muchos de mis amigos luchan con la atracción hacia personas del mismo sexo. Esa es una prueba seria y me siento profundamente mal por ellos. Sin embargo, la mayoría de nosotros se siente atraída por personas del sexo opuesto. ¡La atracción sola no es suficiente! Estamos en una búsqueda para encontrar a nuestros mejores amigos, y nuestras parejas. Encontrar un compañero de matrimonio necesita tiempo y mucho cuidado porque es una decisión que no afecta sólo su vida, sino la vida de su familia, y de sus futuros hijos.

4. ¿Quieres casarte alguna vez?

James E. Faust resume este tema muy bien cuando comparte el siguiente consejo e historia:

“Con demasiada frecuencia somos desconsiderados e insensibles con los sentimientos de estos espíritus selectos que hay entre nosotros. Un líder del sacerdocio bien intencionado, preocupado por una de estas selectas mujeres solteras cuyo corazón añoraba una vida más plena y menos solitaria, preguntó: “¿Por qué no se casa?”. A lo que la hermana respondió con buen humor: “Me encantaría, hermano, pero los esposos no crecen en los árboles” ” (Presidente James E. Faust, Sean todos bienvenidos, Liahona, agosto de 2007).

En nombre de todas las personas solteras por ahí, le agradecemos su preocupación, pero ahora que tienen las respuestas a estas preguntas, por favor eviten hacerlas en el futuro. Sabemos que tienen buenas intenciones, pero a veces, encontramos muy diferente sus preguntas de lo que ustedes querían decir. Por favor, no se ofendan por mi respuesta directa, así como yo y otros hemos optado por no sentirnos ofendidos por sus preguntas. Sabemos que lo único que desea es lo mejor para nosotros. Nosotros también queremos eso para nosotros, pero por favor recuerde que la mayoría de nosotros estamos viviendo una vida feliz y productiva, independientemente de nuestro estado civil. No hay nada malo en nosotros, somos valiosos, podemos casarnos y esperar el tiempo del Señor.

Ashley Dewey