¡Es invierno otra vez y eso significa que hay nieve! Con quien quiera que se hable, encontraremos una variedad de emociones asociadas con la nieve. Cuando se anunciaba que una gran tormenta se nos venía encima, solía decir a mi clase de violín de quinto grado que tocaran “Jingle Bells” diez veces seguidas cuando llegaran a casa para asegurarnos de que tengamos un día de nieve al día siguiente. Mientras tanto, los padres se quejaban por el desorden, las peligrosas condiciones de manejo y el horrible viaje que tendrían que soportar si cayera nieve. Nunca sabré si les quitaban los instrumentos a sus niños después de la tercera o cuarta interpretación durante esas largas noches. Pero una cosa era segura, vería nieve por todos lados.

Una de mis populares favoritas de todos los tiempos es “Both Sides Now” (Ahora de ambos lados) escrita por Joni Mitchell y cantada por Judy Collins. En la canción, ella canta sobre el contraste entre su ingenuo optimismo y el pesimismo endurecido al observar diversos aspectos de su vida, llámense nubes, el amor y la vida misma. Las letras tienen una forma mágica de transmitir su fantasía por un lado, lo que me hace reír de mis propias fantasías de la infancia. Luego, cuando ella canta sobre el otro lado, mi corazón sufre por ella, porque yo también he sentido el dolor más profundo en la vida, ya sea a través de la pérdida, la traición, las malas decisiones, y así sucesivamente. ¿Puede usted realmente ver siquiera la ingenuidad de la vida nuevamente, después de haber vivido experiencias dolorosas? ¿Puede alguna vez siquiera orar por un día de nieve después de ser un adulto que tiene que vivir a través de tiempos peligrosos? Judy Collins vio ambos lados. Me gustaría introducir aún otro lado más, lo que nuestro Padre Celestial ve.

El invierno es pálido. No tiene las flores nacientes de la primavera. No tiene el pleno esplendor verde de verano. No tiene los brillantes colores de otoño. El invierno es blanco. Y con esa blancura viene el restableciendo, el nuevo enfoque, la restauración y el renacimiento. Imagínese un jardín lleno de arces, cerezos silvestres, álamos y cerezos. Cada árbol tiene una forma y un tamaño únicos, una forma singular de expresar su verdadera naturaleza. En primavera sus yemas florecientes son de una variedad de rosas, rojos, y nuevos tonos verdes. En verano las hojas son de diferentes formas y profundidades de color verde. Y en otoño, un pintor les alimenta con la riqueza de los rojos y amarillos anaranjados. Pero en invierno están descubiertos, cada uno de ellos. Cuando los árboles están descubiertos son capaces de mantener la fuerte nevada encaramada en sus extremidades, haciéndolas blancas a todas. Incluso los abetos que conservan sus espinas de color verde tienen una capa de nieve blanca sobre sus ramas. De repente, todos los árboles se restablecen en blanco, como un borrón y cuenta nueva. La temperatura baja para ralentizarlos y hacerlos descansar y restaurar su ciclo de vida para comenzar de nuevo.

La nieve recién caída en el suelo es como un manto de pureza. Oculta los terrones, la hierba manchada, hasta las ramas caídas que quedaron del esfuerzo de limpieza olvidado del año pasado. Esto también representa una renovación, donde por doquier que se vea se observa una lámina blanca. Y la vegetación por debajo, bulbos primaverales, la hierba dormida, las plantas perennes en el jardín, reciben su descanso necesario en el frío con una manta de nieve para mantenerlos húmedos y vivos, mientras esperan para volver a nacer.renovaciones-regalos-Jesucristo-lt-01

Mi favorito es el azafrán de nieve. Se duerme bajo la tierra durante todo el invierno, y luego a la primera señal del comienzo de la primavera, florece con púrpuras y naranjas vivos. Y si la nieve viene de nuevo, no importa. Su vigorosa naturaleza resiste la nieve recién caída. El azafrán de nieve permanece como un símbolo de la renovación en una alfombra de virtud enviada desde arriba.

Hay un espíritu majestuoso que viene con cada nevada.  Nos habla en el lenguaje de nuestro Padre Celestial. Él está diciendo: “Detente por un momento. Respira en mi pureza. Contempla mi poder purificador. Mira cómo se cubre la tierra, está destinado a cubrirte a ti también. Toma el sol por un momento en mi eterno poder para curar todo y hacer que cada cosa sea limpia otra vez. Puedes empezar de nuevo. Mi Hijo Unigénito te guiará”.

 

Devocional de la Mañana
Para leer más de los devocionales de Nanette, haga clic en la imagen.

“Both Sides Now”, concluye cada verso con una idea abierta final. No importa cómo Judy mire a la vida, ella realmente no sabe nada en absoluto. Es la naturaleza de final abierto que me atrae, y yo me pregunto: “¿Puedo saberlo realmente?”  Si escuchamos el mensaje de nuestro Padre Celestial, podremos saber. Estamos hechos para tomar fuerzas de Su amor puro después de ser envueltos en los brazos de la renovación, la reflexión y el renacimiento espiritual, aprender de ambos lados de la vida, dejar que su mensaje equilibre ambos lados, luego continuar con audacia siendo nosotros mismos, únicos y maravillosos.

Así que antes de retirar la nieve del auto, antes de enviar a sus hijos a hacer ángeles de nieve, antes de dejar que su mente viaje a la oficina sola, escuchen el mensaje que nuestro Padre Celestial les está diciendo con este regalo, la nieve. Incluso por un momento, escuchen. Luego envuélvanse ustedes mismos en el mensaje de renovación. Y renacerán como el audaz y llamativo azafrán de nieve ante el primer signo de la primavera.