Sahar Qumsiyeh, una mujer Santo de los Últimos Días, comparte su testimonio y las circunstancias que la llevaron a conocer el Evangelio de Jesucristo.

Aunque nació en Jerusalén a una corta distancia de donde el Salvador, ya azotado, herido y torturado, fue ejecutado en una cruz, Sahar Qumsiyeh creció en Belén, la tierra del nacimiento de Jesucristo. Pero las calles bañadas por el sol que Qumsiyeh conocía contenían poca similitud a los cielos bíblicos iluminados por estrellas y coros angelicales.

También te puede interesar:La visita que cambió la vida de un alcohólico rehabilitado Santo de los Últimos Días

En cambio, Qumsiyeh recuerda el eco de las balas, lo incomodo de los gases lacrimógenos y el miedo. En quinto grado, recuerda Qumsiyeh, escuchó el estruendoso sonido de balas de caucho que venía de afuera cuando los soldados abrieron fuego contra los niños que estaban en su escuela. Una bomba de gas lacrimógeno entró en su aula cuando un compañero de clase gritó. 

“Todos queríamos ir a casa y estar en los brazos de nuestras madres, pero eso no estaba permitido, tenían que parar primero los disparos”, escribió Qumsiyeh en su libro, “Paz para una Palestina” (“Peace for a Palestinian”).

Horas después de esa confrontación, Qumsiyeh caminó a su casa petrificada de miedo pasando junto a los mismos soldados que habían disparado a sus compañeros de escuela. No le dispararon.

Pasaron varios años y cuando Qumsiyeh tenía 14 años, recibió su primer disparo por parte de un israelí.

Un cambio

Mientras jugaba con sus primos en la calle, Qumsiyeh vio a un israelí detener su auto antes de abrir fuego. “No sé si alguien tiró una piedra contra su auto o qué, pero ella se sintió amenazada”, dijo Qumsiyeh. “Ella salió de su auto y comenzó a disparar en todas direcciones. Recuerdo que me escondí detrás de una cerca y temblaba porque los disparos eran muy fuertes. Sentí que iban a atravesar la cerca y me matarían.”

La violencia, alimentada por décadas de asesinatos, animosidad e inquietud, alcanzó un nuevo nivel cuando Qumsiyeh se graduó de la escuela secundaria y comenzó a asistir a la Universidad de Belén en 1987. Hombres y niños palestinos bloquearían las calles, prenderían fuego a los neumáticos de los autos y arrojarían piedras a los soldados que se acercaban.

“En ese momento, …no me interesaba la política, así que me mantuve alejada de esas manifestaciones. Sin embargo, lo que ocurrió el 29 de octubre de 1987 cambió todo eso,” escribió Qumsiyeh. 

Más tarde esa mañana, los estudiantes que protestaban se reunieron para una manifestación en el campus. Cuando los soldados israelíes llegaron, algunos de los estudiantes lanzaron piedras sobre el muro de 3 metros de la universidad. Nubes de gas lacrimógeno llenaron el campus, y la pared, que una vez fue un escudo que protegía a los estudiantes de enfrentamientos directos con los guardias, se había convertido en una prisión.

Qumsiyeh, escondida en el edificio de la ciencia, sintió el olor del gas sofocante y observó cómo los estudiantes heridos eran llevados a la pequeña clínica de la universidad. “Al principio, sus lesiones estaban relacionadas con el gas lacrimógeno”, recuerda Qumsiyeh. “Algunos se habían desmayado, y otros estaban muy mareados. Pero luego nos dimos cuenta que los estudiantes con heridas de bala eran admitidos.”

Entre los heridos se encontraba un joven palestino llamado Isaac, cuyo cuerpo inerte fue llevado por cuatro estudiantes, cada uno con una extremidad. La sangre goteaba de una herida de bala en su cabeza. “Isaac había estado en el techo de la cafetería con una bandera palestina cuando un soldado israelí le disparó”, escribió Qumsiyeh. 

“Esperábamos que Isaac fuera llevado a un hospital. Pero …los soldados no le permitieron a él ni a nadie salir del campus. Nos sentamos allí durante dos horas mientras Isaac luchaba por su vida. Todos estaban en silencio. De repente, nada más importaba. Isaac se estaba muriendo lentamente.”

Entonces algo penetró el silencio. “Recuerdo que todos cantaban canciones patrióticas, y eso cambió algo. Cambió algo dentro de mí”, compartió Qumsiyeh. A última hora del día, se permitió que el cuerpo de Isaac fuera trasladado al hospital, donde sus órganos serían usados como trasplantes para los pacientes israelíes.

“A medianoche, los soldados llevaron el cuerpo vacío y sin vida a su casa en el Campo de Refugiados de Aida y permitieron que sólo sus padres acompañaran el transporte del cuerpo a un campo remoto lejos de Belén”, escribe Qumsiyeh. “[Ellos] cavaron un agujero y tiraron el cuerpo de Isaac dentro y luego cubrieron el agujero con piedras y tierra.”

Orar para morir

mundo de los espíritus

Después de la muerte de Isaac, el ejército israelí cerró la Universidad de Belén, pero Qumsiyeh comenzó a asistir a las manifestaciones, se negó a usar la violencia pero también se negó a permitir que otros fueran asesinados.

Qumsiyeh caminó en protesta después de que Anton, otro de sus compañeros de clase, fuera detenido por dos policías fronterizos israelíes que le pusieron un arma automática en la espalda y le dispararon tres veces a quemarropa. Arrastraron por un tramo de escalones de piedra para ocultar su cuerpo mientras se desangraba hasta morir.

“En la ley israelí, básicamente puedes matar a un palestino, puedes poner a un palestino en la cárcel, puedes golpear a un palestino, no hay repercusiones, [no hay castigo]. A nadie le importa realmente”, dijo Qumsiyeh. “Comencé a preguntarme si las vidas de los palestinos eran tan importantes como las vidas de otras personas… Todas las cosas que vi me hicieron odiar a los soldados.”

Con los negocios y las escuelas cerradas debido a los estrictos toques de queda forzados por la fuerza militar, Qumsiyeh tuvo el tiempo suficiente para alimentar su odio, en la desesperanza, la injusticia y la devastación de ver casas demolidas, ver miembros de familias encarcelados sin razón alguna y la bandera de su nación arrancada y quemada.

“Me pregunté por qué Dios me había abandonado a mí ya mi gente”, escribió Qumsiyeh. “Sentía que mi corazón se llenaba con la oscuridad de la ira y el odio. Anhelaba morir. De hecho, durante algunas manifestaciones, mientras todos los demás huían de los soldados israelíes yo permanecía inmóvil… No tenía ninguna esperanza en el futuro.” 

“Comencé a orar al Padre Celestial, pidiéndole que termine mi vida. Un día oré con tanta intensidad y fe que pensé que debía haberme escuchado.” Qumsiyeh llegó al final de ese día con su mente, corazón y dolor más vivos que nunca. “Sabía que había un Dios”, expresó ella, “y sabía que Él estaba escuchando. [Pero] como oraba mucho para que Él pusiera fin a mi vida, y no respondió, [Pensé], ‘Bueno, a Él no le importa’”.

Una chispa de luz

Después de la reapertura de la Universidad de Belén, Qumsiyeh recibió su licenciatura en matemáticas en 1993 y rápidamente determinó que quería una maestría, algo imposible en Palestina en ese tiempo. Después de solicitar becas en los Estados Unidos, Qumsiyeh recibió una beca de ensueño, de 56,000 dólares para la Universidad Americana de Washington, D.C.

Pero luego recibió una llamada de la Universidad Brigham Young, a la que había aplicado sin esperar nada a cambio después de ver un anuncio en un periódico local. Qumsiyeh sabía poco acerca de BYU, excepto que estaba ubicada en un desierto que su familia le dijo que estaba habitada por fanáticos religiosos que no bebían té, café o alcohol.

Prácticamente todo lo que Qumsiyeh leyó o escuchó sobre Utah parecía extraño y poco atractivo, lo que debería haber facilitado el rechazo de la oferta de beca de 10,000 dólares.

Sin embargo, ella no sabía cuál elegir. “Encendí una vela en la Iglesia de la Natividad.. y dije una oración”, compartió Qumsiyeh. Criada como cristiana, Qumsiyeh conocía las oraciones de memoria, pero las únicas veces en que ella había orado con sinceridad, esperando una respuesta fue cuando le rogó a Dios que le quitara la vida. “Sin embargo, después de esa oración en particular, tuve un sentimiento fuerte en mi corazón, un sentimiento que no podía negar, diciéndome que debía ir a BYU”.

Sahar Qumsiyeh

A pesar de esta impresión, ella esperó una voz divina, una gran revelación, o la separación de los cielos, pero Dios no le proporcionó ningún tipo manifestación ni señales celestiales. Al final, Qumsiyeh desafió los deseos de su familia y siguió aquellas impresiones sutiles al asistir a BYU en 1994.

“Por lo poco que sabía sobre los [Santos de los Últimos Días], pensé que sería difícil acostumbrarme a estar cerca de ellos”, recuerda Qumsiyeh. “Lo extraño fue que, desde el momento en que llegué al campus de BYU, me sentí amada y bienvenida… Nunca había visto a personas que me trataran de esa manera y me respetaran como lo hacían en BYU.”

A pesar esta muestra de amor y amabilidad, Qumsiyeh sintió que los sueños y temores parecían extraños o ignorados por quienes la rodeaban. “Pocos de mis nuevos amigos parecían remotamente capaces de comprender lo difícil que era mi vida en Palestina”, escribió.

Qumsiyeh se sentía aun más extraña y fuera de lugar cuando asistía a la capilla con sus amigos Santos de los Últimos Días. Sin embargo la promesa de escuchar a un profeta viviente la animó a escuchar la Conferencia General que se realizaba en ese otoño.

Testimonio de

Sahar Qumsiyeh en su día de bautismo. Ella se bautizó como miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días mientras asistía a BYU.

“Durante la conferencia, cuando mis amigos dijeron que el Profeta iba a hablar, tuve curiosidad”, explicó Qumsiyeh. “Uno de los discursante se refirió a mi tierra como Palestina, y eso significó mucho para mí… Sentí como si alguien reconociera mi identidad y mi herencia.” Qumsiyeh de repente se sintió notada y reconocida, y supo que “una iglesia que no odiaba a los palestinos debe ser una buena iglesia.”

Con su cabeza aún resonando con los mensajes de la Conferencia, Qumsiyeh le preguntó a su amiga Shae sobre la Iglesia. Shae comenzó hablándole de la vida pre terrenal, explicó la creación, nuestra naturaleza y potencial divinos, la expiación de Jesucristo, la mortalidad, el sufrimiento y la vida después de la muerte. 

“Otros en el lugar se opusieron a la forma en que Shae me contaba las cosas porque pensaron que me estaba diciendo demasiado y que me confundiría”, recuerda Qumsiyeh. “Pero para mí fue como si Shae estuviera juntando todas las piezas de un rompecabezas, y por primera vez pude ver la hermosa imagen, una imagen tan clara y coherente”.

Qumsiyeh recibió una copia del Libro de Mormón en árabe y comenzó a disfrutar de las oportunidades en que asistía a la iglesia. Ella escribió: “Aprendí a amar más y más la Iglesia con cada visita. Todo lo que se enseñaba sonaba tan lógico y perfecto para mis oídos y mi corazón.”

Sahar Qumsiyeh el día en que recibió sus investiduras en el Templo de Provo Utah.

Después de que ella terminó de leer el Libro de Mormón en 1995, una paz inquebrantable envolvió a Qumsiyeh. Ella comaprtió: “Sólo recuerdo ese buen sentimiento de paz de que yo [había] encontrado la verdad. Simplemente lo sabía. Terminé de leer el Libro de Mormón, nunca tuve que arrodillarme. Nunca necesité preguntar el porque… Ya sabía la respuesta en lo más profundo de mi corazón y con cada fibra de mi ser.”

Sin embargo, el conocer la verdad y convertirse en miembro de la Iglesia fueron dos cosas diferentes para Qumsiyeh. Al comprometerse con el bautismo, Qumsiyeh se arriesgaba a ser desterrada y perseguida por su gente y el dolor y el antagonismo de su familia. Pero cuando la amiga de Qumsiyeh le preguntó: “Sahar, ¿estás dispuesta a seguir a Cristo y ser bautizada?”, Su respuesta de una sola palabra cambió su vida: “Sí”.

El 4 de febrero de 1996, con 160 amigos reunidos para apoyarla, Sahar Qumsiyeh fue bautizada como miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. 

“Cuando salí del agua, supe que había nacido de nuevo”, escribió Qumsiyeh. En ese momento, comprendió que el Padre Celestial la amaba, la escuchaba y, de hecho, había contestado su oración más desesperada: “El Padre Celestial sí terminó mi vida, Él terminó mi vida de miseria, desesperación y dolor y me dio una nueva vida de luz, paz y felicidad.”

Este artículo fue escrito originalmente por Danielle B. Wagner y fue publicado originalmente por thirdhour.org bajo el título “How a Palestinian Woman Found the Church and Risked Her Life to Live the Gospel