Tengo una ligera obsesión con los crímenes. Ese no es un secreto. De hecho, el primer artículo que escribí aquí fue sobre Ted Bundy. Mientras hacía mi investigación para escribir esa historia, me enteré de algo increíble. ¿Quién fue el policía que puso a Bundy tras las rejas? Fue un miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Espera, ¿qué?

¡Leíste bien! En 1975, el asesino en serie, Ted Bundy, finalmente fue arrestado durante un operativo de tránsito “de rutina” en Salt Lake City, Utah. El oficial responsable dijo que creyó que el Señor lo envió en esa dirección y que el Espíritu Santo lo impulsó a tomar la ruta de esa noche. “Fue el mejor operativo de tránsito que hice en mi carrera de 33 años”, dijo.

Entonces, ¿quién era él?

También te puede interesarEscuchar los susurros del Espíritu: Acércate más a Dios en estos tiempos difíciles

Se llamaba oficial Robert Hayward. Formaba parte de la Policía de Tránsito de Utah y era miembro fiel de la Iglesia. Hayward nació en 1926 y se crió en Salt Lake City. En 1944, sirvió en la Marina. Poco después, se unió a la Policía de Tránsito de Utah.

En 1992, Hayward se selló en el templo de Salt Lake City a su “amor eterno”, Marian. Juntos tuvieron tres hijas, ocho nietos, doce bisnietos y dos tataranietos. Según su obituario, “Su familia era su vida”.

Hayward formó parte de la Policía de Tránsito de Utah durante 33 años. Se retiró como capitán. Vivió una vida asombrosa. En 2017, falleció sin haber olvidado la experiencia de arrestar a Ted Bundy.

La persecución

Eran aproximadamente las 2:45 de la mañana del 16 de agosto de 1975. El turno de Hayward casi había terminado. De repente, otro oficial que se encontraba a unas pocas cuadras de distancia le pidió ayuda por la radio. Hayward estaba emocionado de estar al servicio y pisó el acelerador.

Sin embargo, por alguna razón que Hayward nunca pudo entender, tomó un giro equivocado. En esta ruta accidental había un Volkswagen. El infame Bundy estaba detrás del volante. Las brillantes luces del auto particular de Hayward deben haber asustado al criminal porque Bundy se fue lo más rápido que pudo.

Durante varios minutos, Bundy condujo lo más rápido posible por los vecindarios. El oficial nunca se rindió. Sabía, sin lugar a dudas, que algo andaba mal con este conductor.

El arresto

misioneros secuestrados

Finalmente, Bundy se detuvo en una estación de servicio. Salió de su vehículo y comenzó a caminar hacia Hayward, que acababa de detenerse detrás de él. Después de pedir refuerzos, el oficial le preguntó a Bundy si podía echar un vistazo a su automóvil.

Hayward descubrió esposas, una máscara de esquí y otras “herramientas de robo”. Bundy dijo que eran para sus clases en la facultad de derecho. Sin embargo, Hayward sabía que había algo malo. No podía identificarlo, pero el Espíritu susurraba que no podía liberar a este hombre.

Hayward decidió arrestar a Bundy por evadir a un oficial de policía. Sin embargo, se aseguró de decirles a los otros oficiales en la estación que hicieran una revisión más profunda. Al hacer esto, pudieron relacionarlo con el secuestro de Carol DaRonch. El resto es historia.

El espíritu

impresión del espíritu

Mientras veía a Hayward contar la historia y conducir por los mismos vecindarios de esa noche, una cosa me llamó la atención. Hayward pasó junto a un antiguo edificio de la Iglesia y mencionó cuánto le gustó ayudar a construirla hace muchos años.

Robert Hayward amaba servir a su Padre Celestial. Siempre estaba tratando de hacer lo correcto. Debido a esto, estoy segura de que tuvo el Espíritu con él esa madrugada de agosto.

Convertir una equivocación en un acierto

Hacer ese giro equivocado terminó salvando innumerables vidas. Hayward pudo haber pensado que fue un error al principio, pero estaba exactamente donde necesitaba estar.

Soy una gran creyente de que todo sucede por una razón. El Padre Celestial tiene una manera de convertir las equivocaciones en aciertos.

Nunca se sabe a dónde podría llevarte una impresión. El capitán Robert Hayward me enseñó que deberíamos seguir incluso las impresiones más pequeñas, ya que ellas pueden hacer una mayor diferencia.

¿Qué te pareció la historia? ¡Cuéntanos en la sección de comentarios!

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Brooklyn Gittins y fue publicado en thirdhour.org con el título “The Spirit-Led Mistake That Helped One Member Capture Ted Bundy”.