Desde José Smith hasta Mitt Romney, los Santos de los Últimos Días han tenido una larga historia con las elecciones presidenciales. Pero, ¿sabías que hubo 8 Santos de los Últimos Días que intentaron ser líderes de su país? Sigue leyendo para aprender más sobre estos fascinantes miembros de la Iglesia.

También te puede interesar: 8 famosos que defendieron al mormonismo

1. José Smith (1844, Independiente)

santos de los últimos días

En enero de 1844, después de concluir que ninguno de los principales candidatos presidenciales protegería a los Santos o compensaría sus reclamaciones, José Smith tuvo una reunión en Nauvoo con el Quórum de los Doce Apóstoles y otras personas. Los hermanos decidieron por unanimidad que José Smith se presentaría como candidato a la presidencia en una plataforma independiente. Aunque ingresó a las elecciones presidenciales de una manera un poco renuente, escribió:

“No habría dejado que mis amigos usasen mi nombre en modo alguno para ser presidente de los Estados Unidos o candidato a ese cargo si ellos y yo tuviésemos el privilegio de disfrutar de nuestros derechos civiles y religiosos como ciudadanos estadounidenses, incluso aquellos derechos que la Constitución garantiza para todos sus ciudadanos por igual. Sin embargo, se nos ha negado esto como pueblo desde el principio. La persecución ha rodado sobre nuestras cabezas de vez en cuando, desde sectores de los Estados unidos, como truenos, debido a nuestra religión; y ninguna parte del gobierno ha dado un paso al frente para nuestro alivio. Y, considerando estas cosas, es mi derecho y privilegio obtener la influencia y el poder que soy capaz, legalmente, en los Estados Unidos, para la protección de la inocencia herida” (Historia de la Iglesia, 6: 210 – 11).

La campaña del profeta comenzó en Nauvoo, en febrero de 1844, y pronto la noticia de que el profeta Santo de los Últimos se estaba presentando como candidato para la presidencia se difundió a los estados vecinos. En ese tiempo, se estaba desempeñando como alcalde de Nauvoo, una ciudad que era más grande y se estaba desarrollando más rápido que la mayoría de ciudades de los Estados Unidos, incluida la ciudad cercana de Chicago. También se estaba desempeñando como teniente general de la Legión de Nauvoo, que tenía más de 3000 hombres y era la segunda en tamaño después del Ejército de los Estados Unidos.

santos de los últimos días

Su candidatura a la presidencia incluyó un folleto que describía sus puntos de vista sobre el gobierno y la política. Propuso varias ideas progresistas sobre la reforma de la prisión, la anexión de Texas y Oregón, e incluso un plan sobre cómo terminar con la esclavitud para 1850. José Smith declaró en su folleto:

“Siempre siento una doble ansiedad por la felicidad de todos los hombres, tanto en esta vida como por la eternidad, donde la Declaración de la Independencia establece que sostenemos que estas verdades son evidentes, que todos los hombres son iguales, que su Creador les otorga ciertos derechos inalienables. Sin embargo, al mismo tiempo, unos dos o tres millones de miembros de nuestro pueblo son retenidos como esclavos de por vida porque su espíritu está cubierto con una piel más oscura que la nuestra. Los funcionarios del gobierno, que no son nada más ni menos que los servidores del pueblo, deben recibir instrucciones para mejorar la condición de todos, negros o blancos, esclavos o libres; porque ‘Dios de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habitasen sobre toda la faz de la tierra.’”

“’Nosotros, el pueblo de los Estados Unidos, a fin de formar una unión más perfecta, establecer la justicia… y asegurar los beneficios de la libertad para nosotros y para nuestra posterioridad’ significó exactamente lo que dijo sin hacer referencia al color o la condición.  Además, les pido a los legisladores de los buenos habitantes de los estados esclavistas que abolan la esclavitud para el año 1850, o ahora, y salven a los abolicionistas del reproche y la ruina, de la infamia y la vergüenza. Oro para que el Congreso pague a cada hombre un precio razonable por sus esclavos más allá del ingreso excedente proveniente de la venta de tierras públicas y de la deducción del pago de los miembros del Congreso” (Historia de la Iglesia, 6: 189, 197).

La campaña presidencial del profeta fue interrumpida trágicamente el 27 de junio de 1844, cuando José Smith fue asesinado en la Cárcel de Carthage, cuatro meses después de que comenzara su campaña.

2. George W. Romney (1968, Republicano)

santos de los últimos días

George W. Romney, padre de Mitt Romney, fue un empresario exitoso que se desempeñó como presidente de American Motors Corporation desde 1954 hasta 1962. Continuó sirviendo como un gobernador popular y respetado de Michigan desde 1963 hasta 1969. Romney anunció su candidatura a la presidencia en 1967 y durante un tiempo fue el favorito del Partido Republicano, y se esperaba que tomara la candidatura para dicho partido.

Desafortunadamente, la ventaja de Romney cayó en las encuestas debido, en parte, a su postura cambiante en la Guerra de Vietnam. Dos semanas antes de las elecciones primarias del 12 de marzo, una encuesta interna mostró que Romney perdía contra Richard Nixon por un margen de seis a uno en New Hampshire. Al ver que su causa no tenía esperanzas, Romney anunció su retiro como candidato presidencial el 28 de febrero de 1968. Romney le escribió a Mitt, que estaba sirviendo su misión en Francia, “Tu madre y yo no estamos angustiados. De hecho, nos sentimos aliviados… Me esforcé y aunque no lo logré, estoy satisfecho.”

Richard Nixon ganó la candidatura republicana y las elecciones presidenciales. Después de que Nixon asumió su cargo, nombró a Romney como Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano.

3. Morris “Mo” King Udall (1976, Demócrata)

santos de los últimos días

Morris “Mo” Udall provino de una familia pionera que se estableció en Mesa, Arizona. Trabajó para el congreso durante casi 20 años cuando se presentó como candidato para la Casa Blanca con el Partido Demócrata en 1976.

Udall se presentó como una alternativa liberal ante Jimmy Carter, un ex gobernador de Georgia. Udall y Carter se enfrentaron en muchas reuniones electorales y primeras elecciones antes. Pero, finalmente, Carter ganó el impulso que necesitaba para recibir la candidatura presidencial en la Convención Democrática Nacional.

Udall volvió a asumir su función como congresista, trabajó en la Cámara de Representantes de los EE.UU. desde 1961 hasta 1991. En 1996, el Presidente Bill Clinton le otorgó a Udall la Medalla Presidencial de la Libertad, y dijo: “Morris Udall representa todo lo que un  legislador debe ser. Su trabajo es un regalo para todos los estadounidenses.”

Udall sufría de párkinson y murió en 1998. Los fondos federales para la investigación del párkinson ahora se designan a través de la Ley de Investigación de la Enfermedad de Párkinson de Morris K. Udall de 1997.

Dato adicional: Udall medía 1.98 m y jugó básquet profesional para los Denver Nuggets de 1948 a 1949.

4. Orrin Hatch (2000, Republicano)

Hatch ha sido senador de los Estados Unidos desde 1976. En el 2000, el senador Hatch entró a la carrera para ser el candidato presidencial republicano. Compitió en una plataforma tradicional republicana de recortes de impuestos, militares más fuertes y oposición al aborto.

A pesar de sus décadas de experiencia como senador, Hatch no pudo conseguir apoyo como candidato presidencial. Después de retirarse de las elecciones primarias, apoyó al gobernador de Texas, George W. Bush.

El senador Hatch se convirtió en presidente temporal,  el segundo funcionario de mayor rango del senado de los Estados Unidos, en 2015. Como presidente temporal, el senador Hatch fue tercero en la línea de sucesión a la presidencia, después del vicepresidente y el presidente de la Cámara de Representantes. En 2018, el senador Hatch anunció su retiro y que no buscaría la reelección.

Dato adicional: El senador Hatch toca el piano, el violín y el órgano. Además, ha escrito varias canciones. Por ejemplo, él y Janice Kapp Perry escribieron la canción “Heal Our Land”, que se interpretó en la ceremonia de toma de mando de George W. Bush en enero de 2005.

5. Mitt Romney (2008 y 2012, Republicano)

santos de los últimos días

Willard Mitt Romney, hijo del gobernador de Michigan, George W. Romney, graduado con honores de la Universidad de Brigham Young en 1971. Cuatro años más tarde, se graduó de un programa conjunto JD/MBA de la escuela de derecho y la escuela de negocios de Harvard.

Después de terminar la universidad, Mitt trabajó para el Grupo de Consultoría Boston, donde realizó sus prácticas preprofesionales. De 1978 hasta 1984, trabajó como vicepresidente de Bain & Company, Inc., otra agencia local de consultoría. Finalmente, renunció para fundar Bain Capital, una agencia privada de inversión de patrimonio neto.

En 1998, Romney dejó su lucrativo trabajo cuando le pidieron asumir el liderazgo como presidente y director ejecutivo del problemático Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Salt Lake City de 2002, que estaba plagado de corrupción y se había quedado con $379 millones por debajo de sus puntos de referencia de ingresos. De inmediato, trabajó para recaudar dinero y reducir costos. Durante su liderazgo olímpico, Romney no solo llenó la brecha de $379 millones, sino que generó un superávit de casi $100 millones. Además, contribuyó personalmente $1 millón a los Juegos Olímpicos y donó su salario de $825,000 a la caridad.

Más tarde, en 2002, Romney creó controversia en el estado considerablemente demócrata de Massachusetts cuando fue elegido como el gobernador n°70 del estado. Cumplió un mandato y no buscó la reelección. Para este tiempo, tenía un objetivo más elevado: la Casa Blanca.

santos de los últimos días

Cuando Romney anunció que se presentaría como candidato a la presidencia en 2007, de inmediato fue bombardeado con preguntas sobre la Iglesia y ese se convirtió en uno de los mayores obstáculos en su camino hacia la Casa Blanca.  En respuesta a las incesantes preguntas, Romney finalmente decidió abordar las preocupaciones sobre cómo la Iglesia influiría en su papel como presidente de los Estados Unidos.

En lo que podría describirse como el momento más definitivo de su primera carrera presidencial, Romney pronunció un poderoso discurso el 06 de diciembre de 2007, titulado “La fe en Estados Unidos.” En el discurso, hizo referencia al famoso discurso de John F. Kennedy de 1960, en el que Kennedy abordó las preocupaciones sobre su religión. Además, aunque les aseguró a los estadounidenses que no confundió la religión y la política como gobernador de Massachusetts y no lo haría como presidente, dejó en claro que no se distanciaría de sus creencias religiosas. Dijo, “Creo en mi religión como Santo de los Últimos Días y me esfuerzo por vivir de acuerdo con ella. Mi fe es la fe de mis padres, seré fiel a ellos y a mis creencias. Algunos piensan que tal confesión de mi fe hundirá mi candidatura, si están en lo cierto, que así sea.”

Si bien manifestó su creencia en Jesucristo como el Hijo de Dios y el Salvador del mundo, no dio detalles sobre la doctrina de los Santos de los Últimos Días. Declaró, “Hay algunos que harían que un candidato presidencial describiera y explicara las doctrinas características de su iglesia. Hacerlo habilitaría la prueba religiosa que los fundadores prohibieron en la constitución. Ningún candidato debe convertirse en el portavoz de su religión. Ya que si llega a ser presidente, necesitará las oraciones de las personas de todas las religiones.”

Romney perdió la candidatura republicana contra el senador John McCain de Arizona, que perdería las elecciones presidenciales de 2008 contra Barack Obama.

santos de los últimos días

A ningún otro candidato en la carrera presidencial de 2008 se le pidió defender o aclarar sus creencias religiosas en la misma medida que Romney, y cuando postuló por segunda vez a la presidencia, ganó la candidatura republicana en 2012, continuó defendiendo su declaración de que no se convertiría en el portavoz de la Iglesia.

En junio de 2012, cuando CNN le preguntó “¿Cuál es la posición de los Santos de los Últimos Días con respecto a la homosexualidad como un pecado?” Romney respondió, “No soy un portavoz de mi Iglesia. Y, una cosa que no haré al presentarme como candidato a la presidencia es convertirme en un portavoz de mi iglesia o aplicar una prueba religiosa que simplemente se prohíbe en la constitución.” Continuó, “Si desean saber más sobre mi iglesia, hablen con mi iglesia.”

A pesar de sus mejores esfuerzos, Romney perdió las elecciones presidenciales de 2012 contra el Presidente Barack Obama. Romney recibió 47% de los votos populares y 206 votos electorales contra el 51% de votos populares y 332 votos electorales de Obama.

6. Jon Huntsman Jr. (2012, Republicano)

santos de los últimos días

Jon Meade Huntsman Jr. se ha desempeñado en las administraciones de los últimos 5 presidentes de los Estados Unidos, comenzó como asistente del personal de la Casa Blanca para el Presidente Ronald Reagan.

El Presidente George H.W. Bush nombró a Huntsman como Subsecretario Adjunto de Comercio y, luego, como embajador en Singapur. Además, se ha desempeñado como el director ejecutivo y presidente de las empresas de su familia, Hunstman Corporation, y Huntsman Cancer Foundation.

En marzo de 2003, Hunstman renunció a su cargo como Representante de Comercio de los Estados Unidos en la administración de George W. Bush. Y, en noviembre de 2004, Huntsman fue elegido como gobernador de Utah con el 58% de los votos. En 2008, Hunstman ganó la reelección con casi el 78% de los votos.

El 16 de mayo de 2009, el Presidente Barack Obama propuso a Huntsman para servir como Embajador de los Estados Unidos en China, considerando su experiencia en la región y su dominio del chino mandarín, que aprendió mientras servía una misión en Taiwán. El senado confirmó a Huntsman por unanimidad y renunció formalmente a su puesto como gobernador de Utah en agosto de 2009.

santos de los últimos días

Sin embargo, su periodo como embajador sería corto. En enero de 2011, presentó su renuncia formal a su cargo como embajador de los Estados Unidos en China a partir del 30 de abril de 2011 para presentarse como candidato presidencial republicano en 2012.

Huntsman se presentó formalmente como candidato presidencial republicano el 21 de junio de 2011. A diferencia del Santo de los Últimos Días y candidato presidencial Mitt Romney, que se enfrentó al escrutinio de su fe en su carrera de 2008, Huntsman navegó por nuevas aguas políticas a medida que los medios de comunicación nacionales, y algunos Santos de los Últimos Días, colocaron su fe bajo un microscopio.

“Creo en Dios. Soy un buen cristiano. Me siento muy orgulloso de mi herencia Santo de los Últimos Días. Soy Santo de los Últimos Días”, Huntsman declaró para Good Morning America en 2011. Luego, agregó, “Hoy, existen 13 millones de Santos de los Últimos Días. Es una muestra representativa muy diversa de personas. Van a encontrar actitudes diferentes y muchas opiniones en esos 13 millones.”

Ocho días antes de que Huntsman se presentara en  Good Morning America, la revista Time informó que Huntsman dijo que su membresía en la iglesia era “difícil de definir.”

Después de concentrar su energía y recursos en las elecciones primarias de New Hampshire en las que terminó tercero, Huntsman finalizó su campaña en enero de 2012 y respaldó a Mitt Romney. Romney ganó la candidatura republicana, pero perdió las elecciones contra el Presidente Barack Obama.

7. Yeah Samake (2013, Mali)

santos de los últimos días

Yeah Samake nació y creció en Ouelessebougou, Mali, y es el octavo de 18 hijos. Aunque la sequía y la pobreza devastaron el pequeño país del oeste de África desde su inicio, hace poco más de 50 años, los padres de Samake hicieron todo lo posible para que él y sus hermanos fueran a la escuela. “Mi padre sabía que la única manera de romper el círculo de la pobreza era a través de la educación”, dijo.

Después de obtener una licenciatura en la enseñanza de inglés, Samake descubrió que no había trabajo para él. “Decidí regresar a mi pueblo, donde me ofrecí a enseñar inglés gratis durante tres años. Eso me ayudó a profundizar mis raíces con mi comunidad y pude alcanzar la admiración de mi ciudad”, recuerda.

Samake conoció a un par de familias de Santos de los Últimos Días y después de visitarlas en los Estados Unidos en el año 2000, decidió unirse a la Iglesia. Obtuvo una maestría en políticas públicas de BYU.

Samake dice que siempre supo que quería involucrarse en la política. “Para mí, la política es la manera de resolver los problemas de la comunidad y deseaba estar en una posición de liderazgo para poder resolver problemas.” Al desear mejorar la atención médica, la educación y el empleo, Samake se sintió obligado a presentarse como candidato a la alcaldía de Ouelessebougou en 2009. “El 90% del país es musulmán, así que me aseguré de decirles a las personas que era Santo de los Últimos Días. Pero, cuando lo convertí en un problema, las personas me preguntaron, ‘¿Por qué habla de esto?’ Confiamos en usted.”

santos de los últimos días

Según Samake, los líderes a nivel local eran vistos con desconfianza. “Hubo un total recelo entre el pueblo y la oficina del alcalde, a tal punto que el pueblo no pagaría sus impuestos. La tasa de recaudación de impuestos cayó por debajo del 10% y eso era preocupante. Les dije a los votantes: ‘Juntos, podemos cambial la ciudad. ¿Cómo? Paguen sus impuestos y usaremos todo el dinero de los impuestos de manera eficiente. Les informaré acerca de cuánto dinero se recaudó y cuánto se gastó. Nada de ese dinero irá para mí. Si confían en mí, verán los resultados.’ Nunca antes escucharon algo así”, dijo Samake, que fue elegido como alcalde con el 86% de los votos.

Inspirado por la organización de la Iglesia, Samake creó una especie de “quórum de élderes” para garantizar una total transparencia financiera. A cada uno de los 44 pueblos en Ouelessebougou se le pidió seleccionar dos emisarios de confianza que pudieran reunirse para discutir los problemas en sus pueblos. “Principalmente, comparto con ellos cuánto ha pagado cada pueblo en impuestos y cuánto dinero se gastó. Esto realmente llevó a Ouelessebougou a un nuevo nivel. Los alcaldes de otras ciudades vieron lo que sucedía y me eligieron para ser vicepresidente de la liga de alcaldes, puesto que usualmente se reserva para los alcaldes que sirven su segundo o tercer mandato. Soy el defensor entre los alcaldes y el gobierno central”, explica Samake.

santos de los últimos días

En enero de 2012, cuando el presidente de Mali llegó a Ouelessebougou para la dedicación del campo de energía solar, Samake se dirigió a él con audacia durante un discurso público. “Lo desafié, al explicar lo que los ciudadanos esperaban de sus líderes, lo que era inusual. Algunas personas en la audiencia, incluidos algunos asesores muy cercanos del presidente, se acercaron a mí y me dijeron: ‘Estamos buscando a alguien que pueda inspirar a este país. El presidente no puede postular para la reelección y pesamos que usted debería considerar la candidatura. Lo respaldaremos. Que me presentara como candidato a la presidencia se convirtió en una demanda popular”, recuerda Samake.

Las elecciones presidenciales de Mali se programaron para el 29 de abril de 2012. Sin embargo, las elecciones no se realizaron debido a un golpe de estado que derrocó al gobierno de Mali.  Las elecciones se reprogramaron para el 28 de julio de 2013. En la primera ronda de votaciones, Samake se ubicó en el puesto 16 de 27 candidatos.

Si bien no ganó la presidencia, el nuevo presidente de Mali, Ibrahim Boubacar Keita, nombró a Samake como el embajador del país en la India, en 2015.

8. Evan McMullin (2016, Independiente)

santos de los últimos días

El 08 de agosto de 2016, el miembro de la Iglesia, Evan McMullin, anunció que postularía como candidato a la presidencia, presentándose como una alternativa conservadora de último minuto contra el candidato republicano Donald Trump.

“En un año en el que los estadounidenses han perdido la fe en los candidatos de los dos partidos principales, es el momento de que una generación de nuevos líderes dé un paso adelante. Nunca es demasiado tarde para hacer lo correcto y Estados Unidos merece mucho más de lo que Donald Trump o Hillary Clinton pueden ofrecernos. Me ofrezco humildemente como un líder que puede brindar una mejor opción para presidente a los millones de estadounidenses descontentos”, dijo McMullin.

McMullin, 40 años, se licenció en derecho internacional y diplomacia de la Universidad de Brigham Young. Después de servir una misión en Brasil, trabajó como director voluntario de reasentamiento de voluntarios en Amán, Jordania, para el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Después, comenzó a capacitarse como oficial de antiterrorismo para la CIA.  Todavía estaba capacitándose en la sede de la CIA en Virginia cuando cayeron las torres gemelas el 11 de septiembre de 2001. Una vez que completó su entrenamiento, McMullin se ofreció como voluntario para ir al extranjero y encabezó operaciones en el Medio Oriente, el norte de África y el sur de Asia.

santos de los últimos días

En 2011, McMullin obtuvo una maestría en administración de empresas de la Escuela Wharton de la Universidad de Pennsylvania y comenzó a trabajar en Goldman Sachs en San Francisco.

En 2013, se convirtió en el asesor principal sobre asuntos de seguridad nacional para el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes. Y, en 2015, se convirtió en el Director Principal de Política para los republicanos en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos.

Recientemente, McMullin ha estado trabajando en Washington D.C. como Director Principal de Política para la Conferencia Republicana de la Cámara.

Debido a que McMullin se presentó como candidato a la presidencia muy tarde, luchó para que pusieran su nombre en la boleta electoral de cada estado y, finalmente, perdió las elecciones.

Este artículo fue escrito originalmente por Jamie Armstrong y fue publicado en ldsliving.com con el título “8 Latter-day Saints Who Have Run for President.”