Fui criado por padres que estaban muy enamorados… y creo que eso me afectó. Aprendí maravillosas habilidades de relación y observé mucho romance, pero eso es todo: estaba tan enamorado de lo que mis padres tenían que sentía muchas ganas de casarme a una temprana edad.

Tenía todo planeado: Tendríamos citas durante mi etapa escolar, serviría en una misión, ella me esperaría hasta que regresara a casa y ¡listo! Familia instantánea. Esta fantasía combinada con mi inquieta personalidad y frecuente exposición a la doctrina del matrimonio eterno, prácticamente me aseguró que, sin darme cuenta, ahuyentaría a mis posibles cónyuges al esforzarme demasiado.

Me gradué de BYU sin una esposa y créeme no fue por no intentarlo. Un par de años más tarde, estaba terminando la escuela de posgrado en Auburn y había superado la etapa de “amenaza para la sociedad” cuando finalmente conocí a mi novia.

Pasó casi una década desde que el último de mis hermanos se casó. Vi a amigos, familiares y ex novias casarse y formar sus familias. Me alegré por ellos, pero tuve que combatir los sentimientos de celos.

solteros

Experimenté los dolores de la soledad, la autocompasión de tener mi corazón roto y la desesperación de sonar año tras año como un soltero reacio. Además, tuve que soportar las intromisiones bien intencionadas y los interrogatorios de las personas casadas que olvidaron, o nunca supieron en primer lugar, cuán complicada puede ser la escena de citas.

Formo parte de dos familias reconstituidas. Mi madre falleció y mi padre se volvió a casar y mi esposa estaba divorciada y tenía un hijo cuando la conocí. Tuve muchas experiencias pero los siguientes consejos no son solo de mi propia vida.

Lo que compartiré es una combinación de lo que experimenté a lo largo de mi carrera como terapeuta, mis años enseñando en la clase de citas “Cómo evitar enamorarte de un tonto” y los eventos a los que me invitaron para discursar, he interactuado con miles de adultos soleros.  Sus edades variaron entre los 18 y 70 años y sus historias sobre las dificultades de ser solteros en una religión  centrada en la familia han sido reveladoras, por decir lo menos.

Me gustaría compartir algunas lecciones que aprendí en mi práctica, desde seres queridos que se divorciaron o enviudaron, solteros con los que interactúo en las clases y charlas, y mi propia vida. A pesar de que las diferentes personas en diferentes circunstancias requieren diferentes consejos, he encontrado 3 principios clave que, si se aplican, ayudarán a los solteros Santos de los Últimos Días a salir a citas y progresar por sí solos en el ínterin:

1. Construye una vida que valga la pena vivir sin una pareja

solteros

En mis años de soltero, me obsesioné tanto con encontrar a alguien con quien pasar la eternidad que me sentía incompleto sin esa persona. Pensaba que mi vida no podía comenzar hasta que esa persona estuviera en ella. Por supuesto, esta es una interpretación contraproducente de la doctrina “no es bueno que el hombre esté solo” (Génesis 2:18) y “Pero en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón” (1 Corintios 11:11).

Me di cuenta de que no necesitamos desarrollar un complejo si no tenemos a nuestro compañero eterno en este momento. No estoy sugiriendo que nadie deje de intentarlo. Por supuesto, deberíamos salir y prepararnos. De lo contrario, hacer lo que los líderes de la Iglesia han aconsejado. Lo que estoy diciendo es que, si estamos haciendo todo lo que podemos, entonces no hay motivo para avergonzarse de ser soltero, incluso si hemos superado lo que se considera la “edad normal de matrimonio ” en nuestra cultura.

Recuerda el consejo del Élder Neal A. Maxwell: “La cuestión reside en confiar en Dios lo suficiente como para confiar también en Su tiempo. Si realmente pudiéramos creer que el Señor quiere lo mejor para nosotros, ¿acaso no le permitiríamos desplegar Sus planes como Él considerara mejor?” Puedo testificar de la veracidad de esta doctrina. Con el debido respeto que merecen las mujeres maravillosas con las que salí, me siento muy agradecido de que las cosas hayan resultado como lo hicieron. Aunque le pedí al Padre Celestial que permitiera que esas relaciones florecieran más, resulta que soy más feliz con la persona a la que Él me guió años después – y, estoy seguro de que mis ex novias son más felices con sus esposos.

solteros

El Señor no privará a los fieles de oportunidades ni bendiciones. Recuerda que “todas tus pérdidas se te compensarán en la resurrección si continúas siendo fiel” (Enseñanzas de los presidentes de la Iglesia: José Smith, Joseph Fielding Smith).

Por supuesto, posiblemente, esperar que el más allá encuentre un compañero para uno consuele un poco a aquellos que desean estar con alguien para sostener y hacer recuerdos aquí y ahora. Es bueno y natural querer eso. Pero, tan pronto como se convierta en una necesidad, es probable que te lastime. ¿Por qué? Tan pronto como necesites tener a un hombre o una mujer en tu vida en este momento, estás enamorado de la idea de estar enamorado.

Ahí es cuando ahuyentas a las personas por parecer desesperado. Ahí es cuando los personajes sombríos pueden aprovechar tu necesidad para manipularte y usarte. Lo veo de esta manera: si no puedes nadar por ti mismo, si temes ahogarte en la soledad y la desesperación, vas a aferrarte a cualquier pedazo de madera flotante que aparezca para evitar hundirte. La ironía es que, esa madera te hundirá más que antes.

La mejor manera de combatir esto es construir una vida que valga la pena vivir por ti mismo. Incluso si no conoces a tu pareja en la mortalidad, aun puedes amar tu vida llenándola de servicio, desarrollando tus relaciones con tus amigos y familiares,  magnificando  tus talentos, siguiendo metas que valgan la pena. Esto hará que estés menos desesperado y puedas nadar por ti mismo hasta encontrar un buen bote salvavidas o un compañero para nadar.

solteros

La hermana Kristen Oaks, esposa del Élder Dallin H. Oaks, se casó después de los 50 años. Ella habló en una charla fogonera sobre cómo aprovechar al máximo el tiempo como un adulto soltero: “También me gustaría decirles que mantengan el equilibrio. Como mujer soltera, tuve que seguir adelante. Obtuve un doctorado y me involucre tanto en mi profesión que olvidé ser una buena persona.

Les diría a todos en esta habitación, siempre recuerden que su primer llamamiento es ser madre o padre. Desarrollen esos talentos domésticos, talentos de amor y talentos de servicio. Como soltera, tuve que buscar proyectos de servicio… pienso en los tiempos dolorosos de nuestras vidas… les suplicaría que consagren eso al Padre Celestial. En Helamán 3:35 leemos que si entregamos nuestros corazones a Dios, todas nuestras acciones servirán para santificarnos y por lo tanto, cualquier momento se convierte en un tiempo de bendición.”

Ningún hombre ni mujer mortal puede “completarte”. Solo Jesucristo te hace completo. Al guardar Sus mandamientos, deleitarse en sus palabras (2 Nefi 32:3), confiar en Su gracia y desarrollar una mente virtuosa, obtendrás confianza y una paz interior diferente a cualquier otra (DyC 121:45). Esta confianza y paz te guiarán a través de las pruebas de esta vida y te darán la fortaleza para conformarte con nada menos que un matrimonio en el templo con una persona que ame al Salvador, viva el Evangelio y esté 100% comprometido contigo.

2. Se el tipo de persona que quieres atraer

solteros

Una vez tuve un cliente en mi oficina de terapia, comparto esta historia con su permiso, que me dijo que probablemente nunca se casaría porque sus estándares eran demasiado altos. Cuando le pregunté cuáles eran esos estándares, se ofreció a traerme una lista que había preparado, la trajo en la siguiente sesión. La larga lista de las características de su “mujer perfecta” era algo así:

Debe ser una buena cocinera

Debe ser muy buena con los niños

Debe tener estudios de posgrado

Debe tener una carrera exitosa y ser independiente en sus finanzas

Debe tener un cuerpo increíble, comer bien y hacer ejercicios todos los días

Debe ser limpia y ordenada

Debe tener una casa

Debe ser paciente

Debe ser divertida

Debe amar los deportes y los videojuegos

solteros

La lista continuó. Con cada requisito, esta mujer de ensueño sonaba como una combinación de Mary Poppins y la Mujer Maravilla. Tomé la lista de mi cliente, la giré hacia él, la señalé y dije: “Aquí está la cosa. ¿Cómo es la lista de la mujer que describes aquí?” El hombre se quedó como si le hubieran arrojado agua helada en la cara. Se dio cuenta de que no estaba viviendo al nivel de los estándares que había establecido para su pareja. Tenía que ser el tipo de persona que deseaba atraer y si esperaba que ella aceptara y tolerara sus imperfecciones, sería mejor que se preparara para aceptar y tolerar las de ella.

Dios dijo, “la inteligencia se allega a la inteligencia; la sabiduría recibe a la sabiduría; la verdad abraza a la verdad; la virtud ama a la virtud; la luz se allega a la luz; la misericordia tiene compasión de la misericordia” (Doctrina y Convenios 88:40). Una vez, un obispo aplicó esta doctrina a las citas, y su consejo permaneció en mí: Se el tipo de persona que deseas atraer. Si quieres una persona sincera, se una persona sincera. Si quieres una pareja fiel, se fiel. Si quieres una persona trabajadora, se trabajador. Si no quieres que te presionen en una relación, respeta el derecho de los demás de tomar sus propias decisiones.

3. Ábrete a las opciones que todavía no has considerado

solteros

Muchos de nosotros hemos fantaseado por mucho tiempo con cómo quisiéramos que sea nuestro cónyuge. Soñamos que nuestro cónyuge haya cumplido una misión honorable de tiempo completo, que no tenga “un pasado.” El triste efecto secundario de estos deseos justos es que a muchas de estas personas justas no se les da una oportunidad debido a los estigmas que no son doctrinales.

Las personas con “un pasado”, que incluye el abuso de drogas y el quebrantamiento de la ley de castidad, a menudo son ignoradas en la escena de las citas. Lo escuché de esas mismas personas. Sienten que las tratan como si fueran “impuras”, independientemente de su posición actual en la Iglesia y la totalidad de su arrepentimiento. Sin embargo, sostengo que la dedicación y la obediencia actuales al Señor, incluyendo el tiempo que una persona ha estado en la senda angosta y estrecha, es más importante que los errores del pasado. Jesucristo dijo, “quien se ha arrepentido de sus pecados es perdonado; y yo, el Señor, no los recuerdo más” (DyC 58:42).

Si el Señor ha olvidado su pasado, ¿no deberíamos hacer lo mismo? Recuerda lo que Dios le dijo a Pedro: “Lo que Dios ha limpiado, no lo llames tú común” (Hechos 10:15). Ahora, no estoy diciendo que el pasado de una persona no sea algo importante que considerar. Especialmente, porque podría influir en los patrones de conducta actuales y futuros. Lo que estoy diciendo es que nadie debe ser rechazado por sus errores pasados. Recuerda la cita del Élder Uchtdorf: “No me juzgues por pecar de una manera distinta a la tuya.”

solteros

Uno de mis mejores amigos nunca sirvió una misión. Hasta el día de hoy desea haberlo hecho. Sin embargo, durante años, su dedicación al Señor, su rectitud en magnificar el sacerdocio y su dedicación  a su esposa y sus hijos han sido casi incomparables. Por otro lado, sé de muchos hogares que han sido destruidos y muchos matrimonios que han sido arruinados por misioneros retornados que han roto los corazones de sus esposas e hijos.

El servicio misional es importante, serví una misión honorable de dos años, que ha bendecido mi vida cada día. Pero, la misión de por sí no es un indicador suficiente de si alguien será un buen compañero, que sea fiel a los convenios del Evangelio.

Otro estigma con el que algunos luchan es salir con alguien que esté divorciado y/o tenga un hijo. Es posible que te preocupe la idea de que esta persona ya tuvo intimidad con alguien más, que no eres el padre biológico de su hijo o que la formación de una familia reconstituida pueda ser difícil.  El hecho de que una persona esté divorciada no la convierte en, disculpa la expresión, un “bien dañado.” El divorcio de por sí no convierte a nadie en un pecador. Esa persona es tan valiosa y maravillosa para Dios como tú o yo.

No pretendo hablar por todos, pero estoy sellado a una mujer divorciada. Ella tuvo un hijo antes de que la conociera. Afortunadamente, su padre es un buen hombre y un padre amoroso, pero convertirnos en parte de una familia reconstituida no fue necesariamente fácil para ninguno de nosotros.

Sin embargo, puedo decir con sinceridad que amo a ese niño tanto como a mis propios hijos y casarme con su madre fue la mejor decisión que pude tomar. Ella es una fuente de fortaleza espiritual para mí. Ella es mi mejor amiga. Ella es mi mejor bendición.

solteros

Se podría decir mucho más sobre este tema de desarrollarse como un soltero Santo de los Últimos Días. Reconozco que solo estoy rozando la superficie aquí. Dicho esto, testifico que construir una vida que valga la pena vivir por uno mismo, trabajar para convertirse en el tipo de persona que quieres atraer y abrirte a nuevas opciones puede traer paz y estabilidad a las vidas de los solteros Santos de los Últimos Días y permitirles vivir vidas felices.

Te dejo mi testimonio, de mi experiencia personal, de que el Señor está pendiente de cada uno de nosotros, Él desea brindarnos más felicidad de la que jamás hayamos conocido y confiar en Él y en Su tiempo durante nuestra soledad puede traer paz y crecimiento.

Testifico que los adultos solteros son valiosos ante la vista de Dios como cualquier otra persona. Aunque seamos parte de una religión centrada en la familia, no debes sentirte avergonzado de ser un soltero Santo de los Últimos Días. Te encuentras entre las mejores almas del reino.

Este artículo fue escrito originalmente por Jonathan Decker y fue publicado en ldsliving.com con el título “Latter-day Saint Therapist: 3 Ways to Thrive as a Single in a Family-Oriented Church.”