Nota del autor: Las imágenes mostradas en este artículo no tienen la intención de ser irrespetuosas o sacar a la luz  cosas sagradas. Estas fotografías fueron comisionadas por el liderazgo de la Iglesia a principios del siglo XX y son ilustrativas de los cambios físicos que el templo ha experimentado desde ese tiempo.

Dieciocho años después de dedicar el Templo de Salt Lake, James E. Talmage fue encargado de preparar un libro que explicara la importancia y el propósito de los templos mormones, con fotografías del interior del Templo de Salt Lake. La idea de este proyecto único, sin embargo, fue el resultado de una rara situación en la historia de la Iglesia: un chantaje.

En 1911, un ex mormón llamado Gisbert Bossard, con la ayuda de un jardinero que trabajaba en los jardines del templo, entró al Templo de Salt Lake mientras estaba siendo renovado y tomó fotografías del interior. Luego, trabajando con un hombre de negocios turbios, Max Florence, Bossard intentó vender las fotos a la Iglesia por una cantidad exorbitante de dinero. Florencia envió una carta al presidente Joseph F. Smith, incluyendo algunas de las fotos y pidiendo una gran suma de dinero a cambio de mantenerlas fuera del ojo público.

El diario Salt Lake Tribune fue el primero en informar sobre el escándalo, que horrorizó a muchos fieles mormones que, por supuesto, sintieron que su santo templo había sido horriblemente violado.

En respuesta a la solicitud de los chantajistas, sin embargo, el presidente Joseph F. Smith declaró firmemente: “No haré ningún trato con ladrones o traficantes de bienes robados. Prefiero dejar que la ley se ocupe de ellos”.

Poco después, el élder James E. Talmage, entonces presidente en funciones de la Universidad de Utah, escribió una carta a la Primera Presidencia, sugiriendo que la Iglesia prevaleciera a los chantajistas y produjera su propio conjunto de fotos interiores, junto con breves explicaciones generales de Las imágenes y el propósito de los templos de los Santos de los Últimos Días.

La Primera Presidencia estuvo de acuerdo y puso a Talmage a cargo del proyecto. El resultado fue La Casa del Señor.

La impresión original en 1912 ofreció más de 30 fotos en el apéndice de diferentes habitaciones o áreas en el templo con explicaciones de acompañamiento. Los chantajistas, frustrados en cada intento de promover sus propias fotos o ganar la atención del público, finalmente se dieron por vencidos.

La Casa del Señor rápidamente se convirtió en una obra definitiva sobre los templos y un gran recurso para los miembros. Aunque siempre mostramos una gran reverencia por el trabajo realizado en el templo, es interesante ver cómo el diseño del edificio ha cambiado con el tiempo para permitir que el obra del templo avance en una escala mayor. Aquí están algunas de las fotos producidas y publicadas por la iglesia en la impresión original de La casa del señor, tomada por el fotógrafo Ralph Savage.

(Todos los subtítulos de las fotos por C.R. Savage Co. Créditos de las fotos a  Joseph F. Smith, Fiduciario en fideicomiso).

templo mormon

Anexo al Gran Templo

Hoy en día, todavía existe un anexo, pero se ha remodelado y el diseño arquitectónico ha cambiado.

 

templo mormon

Sala de Asambleas en el Anexo del Templo.

 

Hoy en día, todavía hay una sala de reuniones en el nuevo anexo del templo.

templo mormon

Corredor inferior del Templo

Hoy en día, este corredor ha tenido sólo ligeras modificaciones además de la decoración, como la adición de una rampa y un ascensor.

Sala de instrucción inferior

Hoy en día, las paredes de esta sala están cubiertas de hermosos murales, similares a los que se encuentran en otras salas de instrucción en el templo.

 

El corredor superior

Este corredor no ha cambiado mucho. La gran pintura del Cristo Resucitado en las Américas, colgada en la pared de la derecha, todavía cuelga allí hoy.

 

EL Salón terrestre mirando hacia el oeste.

 

Salón terrestre mirando hacia el este.

El cambio más obvio en este cuarto desde la foto de 1912 es la extensión de la cortina para acomodar el gran número de obreros que asisten al Templo de Salt Lake hoy.

 

Cuarto Celestial mirado desde el este.

 

Cuarto Celestial mirado desde el este.

Observese el mobiliario escaso visto en esta foto , que han sido reemplazados por sofás actualizados y mobiliario de hoy. Una vez más, la cortina se ha ampliado para utilizar mejor el espacio para el número de obreros del templo que asisten al templo cada día.

El cuarto del consejo de los Doce.

Cuarto del Consejo de los Doce y La Primera Presidencia.

Sala de asambleas dentro del Templo de Salt Lake city

Hoy en día, esta sala se ve igual y sólo se utiliza ocasionalmente para reuniones especiales, con el permiso de la Primera Presidencia.

 

 

 

 

 

 

 

Este artículo fue escrito originalmente por Jannalee Rosner y publicado en ldsliving.com, con el título The Unexpected Way the Church Responded to a Blackmail Attempt

Español ©2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English ©2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company