Una madre Santo de los Últimos Días, Jodie Jones, comparte su testimonio sobre cómo superó las pruebas del cáncer gracias al Evangelio y como el Señor es parte de su vida y su trabajo.

En el 2012, Jodie Jones y su esposo viajaron a Malasia para recoger a su hijo Sterling al finalizar su misión para La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Jodie acababa de ser diagnosticada con cáncer de mama en etapa tres, pero no se lo contó a nadie hasta después de que regresaron a casa y Sterling hubo dado su discurso de bienvenida. No quería arruinarle ese momento a su hijo.

Así es como Jodie Jones vive su vida, siempre pensando primero en los demás y siempre enfocándose en lo positivo. Ella quiere que su vida sea una dulce historia y así es como nació Jojo’s Guilt Free Chocolate.

Cuando terminaron las celebraciones del regreso de Sterling a casa, Jodie le contó a su familia sobre su diagnóstico de cáncer y comenzó con los tratamientos contra el cáncer: una mastectomía, quimioterapia, radiación y reconstrucción.

También te puede interesar: Las pruebas que no se van

El comienzo de algo dulce

testimonio

Jodie comió comida casera durante meses porque era lo único que podía mantener en el estómago durante sus tratamientos. Ella dijo que sus hábitos alimenticios eran terribles, pero en medio de esto, escuchó sobre algunos de los beneficios del chocolate negro para la salud.

Aprendió que uno puede agregar proteínas y otros ingredientes al chocolate; poco después comenzó a hacer su propio chocolate. Ella no había sido una persona que le gustara mucho el chocolate negro en el pasado, pero ahora, ella dijo que ni siquiera puede comer chocolate de leche.

La noticia sobre el nuevo chocolate de Jodie comenzó a extenderse. A su familia le encantó y sus amigos iban a su casa después del trabajo y le pedían chocolate. Su objetivo era conseguir que el azúcar en el chocolate fuera lo más bajo posible, manteniendo un buen sabor después de añadirse la proteína.

Ella comenzó a probar con diferentes ingredientes para luego quedarse con pistachos, arándanos y almendras los cuales son parte de su chocolate.

Mientras Jodie estaba en la cocina perfeccionando su chocolate, su hijo recién retornado se enfrentaba a su propia “prueba”, probando con las palabras de Cristo mientras observaba a su madre luchar contra el cáncer.

Una prueba fuera de la cocina

testimonio Jodie Jones

“Fue una prueba que me hizo pensar ‘¿realmente creo todo lo que le enseñé a la gente durante dos años?’”, compartió Sterling.

“Era mi turno de ponerlo a prueba. Enseñé a las personas a confiar en el Señor en momentos difíciles por dos años. Yo le enseñaba a las personas que estaban pasando por cosas difíciles… en esos momentos yo les testificaba que el Señor les ayudaría a travesear ese [momento].”

Pero, como es el caso de muchos jóvenes misioneros, cuando regresó a casa, Sterling se enfrentó a algo que hizo que todo lo que él había enseñado se volviera aún más real para él.

Ya no observaba el Evangelio en acción, lo estaba experimentando. A medida que su familia ayunaba cada domingo por su madre, él encontró la fuerza, el confort y la paz que necesitaba.

Al regresar a su casa en Arizona en junio de 2013, después de un año en BYU, Sterling probó por primera vez el chocolate que su madre había estado haciendo durante varios meses. Dio un bocado y dijo: “Mamá, esto no es sólo saludable, ¡es delicioso! ¡Necesitas venderlo!”

Sterling había tomado una clase de introducción al emprendimiento en BYU, y después de probar el chocolate de Jodie, el bichito emprendedor lo picó.

Creando hábitos nuevos

testimonio Jodie Jones

Jodie siguió cocinando mientras Sterling comenzó a vender el chocolate en las competiciones Crossfit y fuera de clases de yoga. Utilizó la ética de trabajo cultivada en su misión, incluso realizando llamadas de informes con un ex compañero de la misión, que también estaba iniciando su propio negocio, por dos años después de haber regresado a casa.

También estableció metas como lo había hecho en el campo misional, porque como su Presidente de Misión le enseñó: “Hay dos tipos de personas en el mundo, las que establecen metas y las que trabajan para las personas que establecen metas”.

“Cuando establezco metas para Jojo, oro y realmente trato de saber lo que Él quiere que logre con esto, porque espero bendecir la vida de las personas”, compartió Sterling.

El rechazo nunca detuvo a Sterling porque, al igual que cuando era un misionero, creía que lo que estaba haciendo podía beneficiar la vida de las personas.

Jodie compartió que se dio cuenta de que su hijo nunca le hablaba sobre Jojo los domingos. “El día de reposo es el día de reposo”.

Terrence Clark, el ex presidente de la misión de Sterling, dijo que la dedicación de Sterling al Evangelio y la creación de un negocio exitoso no es una sorpresa [para él] porque Sterling “estuvo a la altura de su nombre [como misionero], él era excepcional”.

“Tuvo mucho éxito como misionero y como líder porque realmente aplicaba las doctrinas y los principios del Evangelio a su vida, no sólo en teoría sino también en la realidad”, expresó Terrence  Clark.

“Y una de las cosas que le enseñamos [a nuestros misioneros] fue, y él realmente lo ejemplifica, que todo lo que aprendan en la misión les será útil a lo largo de su vida. Cada hábito que forman, cada actitud que desarrollan, cada patrón de vida, estructura y capacidad para organizare, todo lo que aprendieron en su misión tendrá una aplicación en la vida real.”

El hijo de mamá

testimonio Jodie Jones

Para Sterling, todo lo que enseñó, se le enseñó, y lo que aprendió como misionero parece haberlo comprendido.

“Sólo diré que me he sorprendido al verlo crear y guiar a esta compañía, siempre yendo a su Padre Celestial en busca de orientación”, dijo su madre. “Comenzando reuniones de planificación con oración, ayunando para que ciertas cosas sucedan… Realmente creo que el Padre Celestial es parte de todo en nuestra vida.”

Todo incluye su batalla contra el cáncer.

“Mi oración todos los días fue ayudarme a sobrellevar los tratamientos, ayudarme a no tener efectos secundarios tan terribles”, expresó. “No sé cómo lo atraviesa la gente que no tiene un testimonio de que el Padre Celestial y el Salvador están allí con nosotros como nuestro compañero constante.”

Pero Dios y Jesucristo no han sido los únicos compañeros constantes para Jodie.

Algunos dicen que no deberías hacer negocios con la familia, pero Jodie y Sterling emprendieron este negocio de inmediato y sienten que hacen un gran equipo.

Jodie explicó que el dúo madre e hijo brinda dos tipos diferentes de cerebros, Sterling es creativo y entusiasta, con una mente más lineal y organizada. Para Sterling, la oportunidad de trabajar con su madre es ventajosa por muchas razones.

“He sido un hijo de mami desde siempre, así que trabajar con mi mamá ha sido bastante increíble. No se lo he dicho a nadie, y nadie ha descubierto la razón por la que fundé una compañía con mi madre es para que cuando me casase pudiera llamarla por la noche y tener una excusa”, compartió entre risas, también agregó que le dice a su esposa que “sólo [está] hablando de negocios”.

Es por esta razón que Jodie expresó que su primer consejo para quienes buscan iniciar un negocio es “asegurarse de que se lleven bien con su socio y que confíen en ellos. Asegúrense de que ambos estén abiertos a los comentarios e ideas del otro”.

El consejo de Sterling es un poco diferente: 

“El mundo dirá ‘sigue tus instintos’, lo que para mí es ‘sigue al Espíritu’. Creo que si sienten y creen en algo y los atrae, no es tan riesgoso como la gente piensa que es. Si son juiciosos al respecto, realmente creen en ello y entienden cuánto trabajo les costará, lo conseguirán.”

Dejemos que lo dulce sobrepuje lo amargo

testimonio Jodie Jones

La historia de Jones consiste en tomar algo amargo y transformarlo en algo dulce, explicó Sterling. 

“Mi madre es un ejemplo de optimismo en todo, especialmente en esta última prueba, al enterarse que tiene cáncer.”

Jodie desea que su vida sea una historia dulce. Ella quiere que esta historia sea positiva y alentadora, y esa es la razón por la que, de la misma manera que hizo con su Sterling cuando regresó de su misión en Malasia, trató de mantener el hecho de que fue diagnosticada con cáncer por segunda vez y trató de mantenerlo en secreto cuando fue entrevistada para este artículo.

Se enteraron hace tres meses.

“Desafortunadamente, ha regresado pero estoy luchando”, compartió ella, después de una pregunta que la llevó a revelar su diagnóstico actual. “Lo que ha regresado es el cáncer de mama metastásico, y está en mis huesos”.

“Obviamente, la segunda vez es mucho más aterradora y mucho más difícil”, dijo Sterling. “Sin embargo, en los últimos tres meses hemos visto milagros increíbles. Sabemos que todavía tenemos un largo camino y una larga lucha.”

Esta vez, tienen las oraciones adicionales de los clientes de Jojo. Después de que Sterling envió un correo electrónico especial a su lista de clientes, recibió cientos de respuestas de personas que decían: “Estamos orando por ella”.

“El Señor ha estado involucrado en todo, en todos los aspectos de Jojo, en la vida de mi madre, en todo, y sentimos que Él todavía está con nosotros. Hemos visto milagros y sentimos que ella va a vencerlo.”

Este artículo fue escrito originalmente por Morgan Jones y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “How Cancer Led a Latter-day Saint Mother and Son to Start a (Healthy) Chocolate Company