Cómo convertirte en la persona que te gustaría tener al lado

Siempre escuchamos la frase del élder David A. Bednar:

“Conviértete en la persona que quieres tener a tu lado”.

Pero, ¿cómo podemos hacer eso?

A continuación, mencionaremos 4 cosas que puedes hacer para “cultivar tu jardín interior a fin de que las mariposas vengan a él”. Es decir, el compañero o compañera que tanto esperas.

Cabe señalar que lo que mencionaremos se centra en la belleza eterna que debes reconocer en ti para que los demás también la puedan notar y la persona indicada se acerque a ti.

1. Recuerda quién eres

alcanzar tus objetivos

También te puede interesar5 Consejos para Adultos Solteros: Cómo encontrar un amor que dure

Sí, ya sabes que eres un hijo de Dios. Pero, ¿en verdad te lo crees?

Eres hijo de un Dios Todopoderoso, que creó todo lo que puedes ver y está por venir.

Te creó a ti con tus defectos y virtudes para que puedas aprender a amarte y compartir ese amor con los demás.

A veces, dudas de ti, lo sé, yo también. Pero, en Génesis, aprendes que fuiste creado a imagen de Dios

El conocimiento de esa verdad absoluta te da confianza en tu belleza, independientemente de la forma en que fuiste creado físicamente.

Independientemente de la piel, el color de cabello, la raza, la altura, el estatus social y otros atributos que puedan estar relacionados con la belleza, no hay duda de que “[nosotros] somos dioses, hijos del Altísimo” (Salmo 82: 6).

Este conocimiento divino de que somos descendientes de un Dios Eterno, un Dios perfecto y más poderoso de lo que podemos comprender, debe darnos un fundamento fuerte para sentirnos hermosos.

Padre Celestial

Todos en esta Tierra nacieron con una belleza innata, que proviene del Creador de belleza tanto en el cielo como en la Tierra.

Todo lo que creó Dios desde el principio tiene una belleza indescriptible y tú eres una de esas obras maestras.

Esta verdad se debe plantar firmemente en nuestros corazones para que podamos estar seguros de nuestra belleza, incluso cuando el mundo diga lo contrario.

2. Recibe Su imagen en tu rostro

En el capítulo 5 de Alma se plantea la pregunta:

“¿Habéis recibido su imagen en vuestros rostros?” (Alma 5:14)

Recibir la imagen de Dios probablemente sea uno de los aspectos más hermosos de la belleza que una persona puede recibir. Una belleza que no se puede pintar ni manipular quirúrgicamente.

Esta bendición es el resultado de la rectitud, la fe y la obediencia a las leyes del cielo.

Esta profunda belleza brilla de adentro hacia afuera, que irradia un brillo y una luz mucho más allá de lo que el mundo considera hermoso.

3. Mírate en el espejo de eternidad

Padre Celestial

Si permanecemos fieles hasta el fin y demostramos ser dignos de regresar a la presencia de nuestro Padre Celestial, en Moroni 10, se nos promete que seremos perfeccionados por la gracia de nuestro Salvador Jesucristo (Moroni 10:32).

Esta es una verdad absoluta sobre la belleza porque ¿qué puede ser más hermoso que ser perfecto como nuestro Padre Celestial y Jesucristo?

Ésta es una belleza eterna que nos ha sido prometida por nuestro amoroso Padre Celestial.

4. Busca, desarrolla y comparte los mejores dones

Como hijos de un Padre Eterno recibimos dones para bendecir nuestras vidas y la de nuestros compañeros en este viaje terrenal. En DyC 46: 11 – 12 leemos:

“A todo hombre le es dado un don por el Espíritu de Dios. A algunos les es dado uno y a otros otro, para que así todos se beneficien”.

En la misma sección puedes leer una lista de algunos de esos dones. (DyC 46: 13 – 25)

Estos dones deben buscarse con diligencia, desarrollarse con valentía y usarse de acuerdo con la voluntad del Gran Dador de todos estos dones.

Buscar y desarrollar estos dones significa buscar y desarrollar la belleza eterna que no se puede comprar ni desvanecer.

Después de buscar y desarrollar estos dones, compártelos con otras personas. De ese modo, se podrá reflejar tu belleza eterna y las personas indicadas se acercarán a ti.

Un cantante puede cantar para resaltar la belleza del lenguaje limpio de sus canciones.

Un pintor puede hacer una obra maestra para una galería de arte a fin de recordarle a la gente que debe apreciar la belleza de la naturaleza.

Una modista puede hacer ropa para expresar la belleza de la modestia.

Estos ejemplos, entre muchos otros, retratan la belleza.

Enfócate en desarrollar la belleza que supere lo que se ve, que cale en el alma, se quede en el corazón e invite a tener una perspectiva eterna.

Con este conocimiento acerca de ti, tu linaje divino, la promesa que tienes de llegar a ser tan perfecto como Él y los dones que puedes desarrollar y compartir, podrás alcanzar la belleza que vale la pena tener y desarrollar las cualidades que te gustaría encontrar en la persona que deseas tener a tu lado.

Recuerda que la belleza que no se desgasta, que no se puede comprar, que no puede ser corrompida ni por la polilla ni las tendencias del mundo está en tu atractivo divino.

Fuente: faith.ph

| Vida S.U.D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *