NPR comparte como un judío se convirtió en un misionero Santo de los Últimos Días

santos de los últimos días

Cuando  Daniel Ortner tenía 18 años, su fe en dios se destruyó. “Cuando estaba en la escuela secundaria, diagnosticaron a mi mamá con cáncer de ovario y falleció poco después de que cumplió 18 años”, Ortner contó en un podcast reciente de NPR, medio de comunicación público de EE.UU.

Daniele Ortner creció en un hogar donde su madre “creía fervientemente en Dios” y su padre estaba “arraigado a su herencia judía”, Ortner recuerda haber celebrado Hanukkah, haber comido latkes caseros y haber asistido a escuelas judías.

misionero retornado

Pero, luego, de repente, Ortner no sabía en qué creer. “Después de que [mi madre] murió, mi fe en Dios se destruyó y no podía aceptar cómo Él podía hacerle eso. Así que durante varios años, me convertí en un ateo acérrimo. Estaba muy convencido de que Dios no existía”, compartió Ortner con NPR.

De hecho, Ortner comenzó a participar en debates teológicos para probar que Dios no existía. Pero, entonces, se dio cuenta de que algo faltaba en su vida.

Mientras Ortner estaba en la Universidad de Brandeis, se hizo amigo de un miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y sintió curiosidad. “Fui a la tienda Barnes & Noble y leí algunos libros sobre la religión de los Santos de los Últimos Días. Lo que leí me sorprendió rápidamente”, contó Ortner.

A Ortner le conmovieron particularmente las creencias de los Santos de los Últimos Días en la vida después de la muerte y sabía que era verdad. Pero, cuando Ortner le dijo a su padre que quería unirse a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, su padre dijo que lo desconocería si se bautizaba.

santos de los últimos días

También te puede interesar5 discursos que me ayudaron en la misión (y que también podrían ayudar a los misioneros que conoces)

Durante un año, Ortner le pidió permiso a su padre para unirse a la Iglesia, le explicó por qué quería unirse hasta que finalmente su padre le dio su permiso.

Después de convertirse en un miembro de la Iglesia, Ortner volvió a experimentar un conflicto con su padre cuando fue llamado a servir como misionero de la Iglesia.

“Mi padre consideraba que la obra misional como la cosa más mala que se podía imaginar, particularmente porque muchos de sus familiares fueron asesinados en el Holocausto debido a sus creencias”, dijo Otner. “Sus padres vivían en un pueblo de Polonia, no lejos de Auschwitz, un campo de concentración. Afortunadamente, escaparon de Polonia y se fueron a Rusia durante la Segunda Guerra Mundial. Fueron refugiados en un campo de trabajos forzados en Siberia”.

Cuando Ortner fue llamado a servir en la Misión Novosibirsk Rusia en Siberia, esto le dio la oportunidad a su padre de contarle a Ortner sobre sus familiares y herencia judía. Al enterarse de cuántos de sus antepasados se sacrificaron y murieron por sus creencias, Ortner adquirió un aprecio más profundo por su fe.

“Fue solo después de que salí como misionero y dediqué dos años de mi vida, cada día, al levantarme y servir a Dios y a los demás, que realmente entendí cómo las creencias y la fe pueden motivar y cambiar tu vida”, dice Ortner. “Realmente llegué a apreciar a los fieles de todas las religiones, cómo viven sus vidas según los principios divinos que adoptan y cómo los impulsan a ser mejores personas cada día”.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Danielle B. Wagner y fue publicado en ldsliving.com con el título “NPR Shares How a Jewish Man Became a Latter-day Saint Missionary”.

| Vida S.U.D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *