5 formas extraordinarias para enseñar el Evangelio a los niños

Enseñar a los niños

 

“Enseñar no debe parecerse a llenar una botella con agua, sino más bien a ayudar a crecer una flor a su manera.” Noam Chomsky

Si bien es cierto existen diferentes teorías  del aprendizaje. Enseñar a los niños     el  evangelio  es un factor  principal  como miembros de la  iglesia.  Sin embargo, es importante  reconocer en los niños su estilo de aprendizaje.  Pero, ¿qué  es estilo de Aprendizaje?

El término ‘estilo de aprendizaje’ se refiere al hecho de que cuando queremos aprender algo cada uno de nosotros utiliza su propio método o conjunto de estrategias. Aunque las estrategias concretas que utilizamos varían según lo que queramos aprender, cada uno de nosotros tiende a desarrollar unas preferencias. Chalvin, M. J., Los dos cerebros en el aula, Ed. TEA, Madrid, España, 1995.

Esas preferencias o tendencias a utilizar más unas determinadas maneras de aprender que otras constituyen nuestro estilo de aprendizaje. Que no todos aprendemos igual, ni a la misma velocidad no es ninguna novedad. En cualquier grupo en el que más de dos personas empiecen a estudiar una materia todos juntos y partiendo del mismo nivel, nos encontraremos al cabo de muy poco tiempo con grandes diferencias en los conocimientos de cada miembro del grupo y eso a pesar del hecho de que aparentemente todos han recibido las mismas explicaciones y hecho las mismas actividades y ejercicios.

 Cada miembro del grupo aprenderá de manera distinta, tendrá dudas distintas y avanzará más en unas áreas que en otras.Como padre, madre, o maestro es indispensable no perder de vista  el estilo que tiene nuestros alumnos  o enseñantes. A continuación se mencionarán estos estilos y la manera en que se pueden aplicar para enseñar el evangelio.

1.- Sistema de representación visual:

Cuando pensamos en imágenes (por ejemplo, cuando ‘vemos’ en nuestra mente la página del libro de texto con la información que necesitamos) podemos traer a la mente mucha información a la vez, por eso la gente que utiliza el sistema de representación visual tiene más facilidad para absorber grandes cantidades de información con rapidez.

¿Cómo aplicarlo? Al enseñar un pasaje de las escrituras se puede realizar por medio de una representación dramática, utilizar ayudas visuales, buscar algún video dentro de la liga www.lds.org que pueda ayudar a que los niños entiendan algún principio. Mapas mentales, etc.

2.- Sistema de representación auditivo:

El alumno auditivo necesita escuchar su grabación mental paso a paso. Los alumnos que memorizan de forma auditiva no pueden olvidarse ni una palabra, porque no saben seguir. Es como cortar la cinta de una cassette. Por el contrario, un alumno visual que se olvida de una palabra no tiene mayores problemas, porqué sigue viendo el resto del texto o de la información.

El sistema auditivo no permite relacionar conceptos o elaborar conceptos abstractos con la misma facilidad que el sistema visual y no es tan rápido. Es, sin embargo, fundamental en el aprendizaje de los idiomas, y naturalmente, de la música.Los alumnos auditivos aprenden mejor cuando reciben las explicaciones oralmente y cuando pueden hablar y explicar esa información a otra persona.

¿Cómo aplicarlo? La música es quizá uno de los mejores maestros en este estilo de aprendizaje. Existe una gran variedad de himnos de la primaria que incluso nos ayudan con temas de reverencia, principios del evangelio, etc. Narrar, describir, leer, exponer son sinónimos que nos ayudarán a tener: un mejor aprendizaje.

En el Manual “MANUAL DE LA GUARDERÍA MIRAD A NUESTROS PEQUEÑITOS 2008” nos indica que “Los niños en edad de guardería están listos y prestos para aprender sobre el Padre Celestial y Jesucristo, la música puede ayudar a hacerlo. La música invita al espíritu y puede crear un ambiente cálido y de amor”.

Cabe mencionar que no siempre debe ser “maestro” los padres, madres, si no se debe brindar la oportunidad de que los niños puedan enseñar.

3.- Sistema de representación Kinestésico:

¿Cansado de controlar la conducta de un estudiante sin éxito? ¿No deja de moverse? ¿Siempre está jugando? ¿No presta atención? ¿Has escuchado el término kinestésico? Quizá ese estudiante tiene desarrollado una habilidad diferente: Es voluntario, siempre termina primero, es muy expresivo.

No te preocupes a él le gusta aprender haciendo y aprender en movimiento.

¿Cómo aplicarlo? Ellos tienen la capacidad de aprender, pero no necesariamente en un escritorio. Promover el aprendizaje por medio del juego seguro será una herramienta exitosa. La Palabra clave: “Te reto a” Utilizar el aprendizaje cooperativo.

Albert Eistein decía: Pero si juzgas a un pez por su habilidad de trepar árboles, vivirá toda su vida pensando que es inútil.

Recibimos información a través de nuestros sentidos, seleccionamos parte de esa información y cuando la recuperamos utilizamos los tres grandes sistemas de representación, visual, auditivo y kinestésico.

La información que seleccionamos la tenemos que organizar. Aprender no consiste en almacenar datos aislados. El cerebro humano se caracteriza por su capacidad de relacionar y asociar la mucha información que recibe continuamente y buscar pautas y crear esquemas que nos permitan entender el mundo que nos rodea.

En el Manual “MANUAL DE LA GUARDERÍA MIRAD A NUESTROS PEQUEÑITOS 2008” nos menciona que: “Conforme enseñe lecciones, sea sensible a las situaciones del hogar y la familia de los niños”

“Sea sensible a los sentimientos de los niños  que  tengan discapacidades físicas. Concentrarse en las cosas que  los niños  sí pueden hacer y no en las que no pueden”. Para  mayor información en cuánto a ¿Cómo enseñar a las personas con discapacidades, véase: La Enseñanza: El Llamamiento más importante. Páginas 41-43.

Hemos visto algunas formas para enseñar el evangelio a  los niños:

1 Reconocer y conocer el estilo de aprendizaje de nuestros alumnos.

2 Brindar la oportunidad de que los niños puedan enseñar.

3 Utilizar la Música como herramienta de aprendizaje.

4.  En el Programa de Fe Dios

Nos invita a ocuparse con metas referentes  a Aprender y Vivir el Evangelio, a Prestar Servicio y a utilizar los Talentos. Se pueden programar actividades referentes a estos ejes que permitan a los niños estar en sintonía con el espíritu, que les ayude a comprender la importancia de trabajar sobre metas desde una edad temprana.

A pesar de que este es un programa dirigido a niños de 8 años de edad en adelante, también sirve  de herramienta para  poder darse una idea para programar actividades para niños más  pequeños, considerando la  edad  y adecuaciones  pertinentes.

5. En el Programa Actual de Mujeres Jóvenes Ven Sígueme

Nos insta a Enseñar el Evangelio a la manera del Salvador. ¿Cómo? Él Salvador  los amó, oró por ellos y les prestó servicio continuamente. Buscó oportunidades para estar a su lado y expresarles Su amor. Conocía sus aficiones, esperanzas, deseos y lo que sucedía en la vida de ellos.

Él sabía quiénes eran y lo que podían llegar a ser. Encontró maneras especiales para ayudarlos a aprender, maneras específicas para ellos. Cuando tropezaban, Él no los abandonaba, sino que seguía amándolos y ministrándolos. Él se preparó para enseñar, dedicando tiempo a solas a la oración y al ayuno. Diariamente, en momentos de privacidad, procuró la guía de Su Padre Celestial.

Él utilizó las Escrituras para enseñar y testificar acerca de Su misión, y enseñó a la gente a pensar acerca de las Escrituras por sí misma y a utilizarlas para encontrar respuestas a sus preguntas. El corazón de las personas ardía cuando Él les enseñaba la palabra de Dios con poder y autoridad, y supieron por ellas mismas que las Escrituras eran verdaderas.

Empleó relatos sencillos, parábolas y ejemplos de la vida real que tuviesen sentido para ellas y les ayudó a descubrir lecciones del Evangelio en sus propias experiencias y en su entorno. Les habló de pescar, de nacer y de trabajar la tierra. Para enseñar cómo velar el uno por el otro, les contó relatos de rescates de ovejas perdidas. Para enseñar a Sus discípulos a confiar en los tiernos cuidados del Padre Celestial les instó a “considerar los lirios del campo”.

Él formuló preguntas que los hacían pensar y sentir de manera profunda; se interesó sinceramente por escuchar sus respuestas y se regocijó con sus expresiones de fe. Les dio oportunidades para hacer sus propias preguntas y compartir sus conocimientos y, además, respondió a sus interrogantes y escuchó sus experiencias. Gracias a Su amor, ellos se sentían seguros de compartir sus pensamientos y sentimientos personales.

Él los invitó a testificar y, cuando lo hacían, el Espíritu tocaba su corazón. “¿Quién decís que soy yo?”, preguntó Él. Al responder Pedro, su testimonio se fortaleció: “¡Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente!”. Éste es, entonces, su llamamiento sagrado: enseñar como el Salvador enseñó. Al hacerlo, los niños abrirán su corazón para que las semillas del Evangelio se puedan plantar, henchir y crecer; lo cual los llevará a la conversión, la meta final de su enseñanza.

Para  mayor información sobre este Programa Ven sígueme. Te invitamos a  seguir el  linck https://www.lds.org/youth/bc/youth/content/spanish/learn/guidebook/pdf/10454_002_YCGuidebook.pdf?lang=spa

 

| Fortaleciendo a las Familias
Publicado por: Nadia Anaya
Nadia es Mexicana y tiene 28 años. Licenciada en educación preescolar con una Maestría en docencia basada en Competencias. Junto con su familia acaban de cumplir 15 años como miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.
Presidente Uchtdorf visita a refugiados
Presidente Uchtdorf visita a refugiados y dona $3 millones de parte de...
mormones
Mormones realizan importante aporte para la sociedad en El Salvador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *