Cómo el cáncer de su esposa, ayudó a este Santo de los Últimos Días a mejorar su matrimonio

Samuel Brown es un médico de UCI Santo de los Últimos Días graduado de la Universidad de Harvard. Además, es un académico y autor de varios libros. Su esposa, Kate Holbrook, también se graduó de Harvard y es historiadora de la Iglesia de Jesucristo.

Este matrimonio atravesaba desafíos hasta que a Kate le diagnosticaron cáncer en el ojo y Samuel contempló la posibilidad muy real de perder a su esposa.

Esta nueva prueba hizo que Samuel abriera los ojos a los cambios que necesitaba hacer en sí mismo y en su matrimonio.

También te puede interesarÉlder Christofferson: El matrimonio no consiste en un 50% cada uno, sino que ambos den el 100%

En su libro, “Where the Soul Hungers”, Brown escribe:

“Amo a mi esposa con toda mi alma. La dolorosa traición de su cuerpo por las células cancerosas de su ojo es una historia que ella debe contar, no yo. Aun así, la realidad sigue en pie: la luz y la gracia han logrado acceder fácilmente a mi corazón roto que a mi cómodo orgullo. Mi corazón y mi mente se han restaurado en la tragedia”.  

A continuación, leerás un extracto del podcast sobre los cambios que Sam y su esposa, Kate, hicieron en su hogar para fortalecer su matrimonio tras el diagnóstico de cáncer de Kate.

Morgan Jones: Me gustaría hablar un poco sobre los cambios que han experimentado con el paso de los años como matrimonio y padres.

Sam, una de las cosas que escribiste en tu libro y me llamó la atención fue: “Sé que ahora parezco sentimental”, algo diferente a lo que escribiste al principio cuando dijiste:

“Me he convertido en un tema que encaja mejor con las tarjetas de felicitación que con la ardua realidad de nuestros despiadados sistemas económicos. 

Aun siento el dolor ocasional de la timidez cuando me doy cuenta de lo sensible que me he vuelto. A veces, echo de menos la fuerza que percibí en la indiferencia protectora. 

Entonces, me di cuenta de que el escepticismo distante durante todos esos años me robó la cercanía a otras personas. 

Sé que mi versión joven no admiraría tanto este cambio a la debilidad. Sin embargo, es a este nuevo mundo a donde me ha conducido el amor divino y en esta vulnerabilidad se encuentra la posibilidad de una vida más allá de mi antigua autenticidad”. 

Entonces, Sam, ¿qué fue lo que te impulsó a cambiar y extender esta idea de autenticidad?

Kim White

Samuel Brown: Esa es una pregunta buena y difícil de responder. Sin embargo, intentaré ser un poco más rápido de lo que suelo ser.

Fui bastante egoísta al principio de nuestro matrimonio y, por mucho tiempo, lamenté haberme comportado de esa manera durante ese primer año.

Me centraba mucho en mí. Trabajaba de 70 a 80 horas a la semana. Hacía todo lo posible para tener éxito a nivel profesional. No dedicaba mucho tiempo a mi hogar.

Confiaba en Kate y dejé que dirigiera a nuestra familia mientras yo me dedicaba a mis cosas de Harvard.

Nuestra vida continuó de esa manera hasta que hace nueve años, a Kate le diagnosticaron cáncer al ojo. Entonces, tuve que detenerme y hacer lo correcto, dejar de estar ausente.

Tuve que enfrentarme a la realidad de que no había sido el esposo y la pareja que podría haber sido y debería haber sido. Eso me puso muy triste.

Me di cuenta de lo mucho que había lastimado a Kate a lo largo de los años. Siempre quise hacer lo correcto. Sin embargo, con frecuencia, no veía en qué me estaba equivocando. Eso creó esta crisis.

Enfrentar la posibilidad de que tu ser amado muera, es difícil. Eso te cambia la perspectiva. Me di cuenta de las muchas cosas que estaba haciendo mal.

Kate Holbrook: Después de algunas cirugías exitosas, comencé a mejorar y recuperar mi fuerza. Eso creó un gran cambio en mí. Me di cuenta de que estaba muy enojada. Si bien esperaba estar feliz debido a mi mejoría, sentía mucho resentimiento por la ausencia de Sam en nuestro hogar.

Morgan Jones: Desde tu perspectiva, ¿cómo fue el comienzo de tu matrimonio?

Kate Holbrook:  Lo que Sam dijo es cierto y espero que yo también haya llegado a ser más solidaria y menos egoísta.

Sin embargo, definitivamente, ahora, Sam ayuda mucho más en el hogar.

Incluso si yo no tuviera una profesión, sería sumamente importante que él ayudara en casa, porque de lo contrario me sentiría invisible, no valorada.

Para nosotros, hablar de esos temas, fue un poco difícil. No podía abrir mi corazón y aceptar lo que me incomodaba. Hacía todo sola. Sin embargo, luego, pude darme cuenta de que podía confiar en él. Me di cuenta de que su cambio era real e iba a seguir trabajando en ello.

Así que, fue complicado y difícil.

tiempo de calidad con tu cónyuge

Morgan Jones: Comprendo lo que acabas de compartir. Para concluir, ¿cómo pudieron trabajar en sus dificultades y lidiar con los sentimientos que tenían?

Samuel Brown: Tomamos terapia de pareja, aunque yo no confiaba mucho en esas cosas. En los consejeros que investigan tus puntos débiles como cónyuge.

Sin embargo, dejé todo en las manos de Dios y, realmente, la terapia nos ayudó.

Kate Holbrook: Ahora, tenemos citas por la noche. Antes, había escuchado sobre la importancia de tener esas citas, pero se nos hacía difícil por nuestros hijos. Ya que, debíamos contratar a una niñera y planificar esas salidas. Todo era muy complicado.

Sin embargo, lo intentamos. Así que, comenzamos yendo al cine los viernes por la noche. Eso marcó una gran diferencia.

Comencé a sentir como si otra vez estuviera en la universidad y esperaba con ansias los fines de semana para divertirme un poco. Este cambio no solo fue bueno para nuestro matrimonio, también fue bueno para nosotros, como seres humanos.

Fuente: LDS Living

| Fortaleciendo a las Familias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *