¿El evangelio puede salvar mi matrimonio?

Al emular el amor del Salvador, Él sin duda bendecirá y hará prosperar nuestros justos esfuerzos por salvar nuestro matrimonio y fortalecer nuestra familia[1].

Tener un deseo sincero por mantener el  matrimonio y la familia a salvo, es solo el principio. El Elder  Dallin H. Oaks enseñó que “Los deseos dictan nuestras prioridades, las prioridades afectan nuestras decisiones y las decisiones determinan nuestras acciones. Los deseos sobre los que actuamos determinan las cosas que cambiamos, lo que logramos y lo que llegamos a ser.”[2]

Al experimentar dificultades en el matrimonio la pregunta clave podría ser  ¿como estoy contribuyendo a tener estos resultados? o ¿ hasta que punto estoy cumpliendo con mi rol de esposa o esposo?  Se nos ha dicho que “Los cónyuges que frecuentemente  llevan a  cabo un  honrado autoanálisis  y rápidamente dan los pasos necesarios para arrepentirse y mejorar  gozan de un bálsamo sanador en su matrimonio[3]

El Elder Richard G. Scott  sugirió hacernos algunas preguntas que posiblemente estén causando que el matrimonio este en peligro y podríamos aplicarlas tanto al esposo como a la esposa. El dijo: ¿Eres fiel a tu esposa tanto mental como físicamente? ¿Eres leal a los convenios matrimoniales al no participar nunca en conversaciones con otra persona  que no querrías que tu esposa oyera?  ¿Tratas con bondad y apoyas a tu esposa e hijos? [4]

Al reconocer las cosas  en las que necesitan arrepentirse individualmente y fortalecer su deseo de darle prioridad a su matrimonio, es oportuno entonces hacer las cosas que caracterizan a un matrimonio feliz y exitoso. El Elder Clayton enseñó que “Los matrimonios de éxito, oran y estudian las escrituras juntos e individualmente y pagan un diezmo integro. Su búsqueda común es la de ser obedientes y buenos. A medida que guardan los mandamientos la fe crece y también crece la armonía y el gozo en el matrimonio.[5]

En la convivencia diaria los principios de la humildad, la bondad, la paciencia, el perdón, y el amor tienen mayor significado cuando se trata de salvar un matrimonio. El Elder Scott  compartió su experiencia cuando dijo “En nuestro hogar no hubo discusiones ni palabras hirientes entre nosotros. Ahora me doy cuenta de que esa bendición se debió  a la disposición  que ella tenía de dar, compartir y nunca pensar en ella misma. Sugiero que como esposo y esposa hagan lo mismo en su hogar.”[6]

En un matrimonio que está a salvo,  la humildad aporta la blanda respuesta y escucha amablemente para comprender, no para justificarse. La humildad reconoce que nadie puede cambiar a otra persona, pero que con fe, esfuerzo y la ayuda de Dios nosotros podremos experimentar nuestro gran cambio en el corazón.  La fe es la base de toda virtud que fortalece el matrimonio.[7]

El matrimonio es una de las experiencias  más  gratificantes, porque nos brinda las oportunidades para perfeccionarnos y alcanzar nuestro potencial divino. El Elder Oaks dijo: “Todos debemos  desear y trabajar seriamente para asegurarnos un matrimonio por la eternidad. Aquellos que ya han logrado un matrimonio en el templo, deben hacer todo lo posible por conservarlo.”[8]

 

 

[1]Dieter F. Uchtdorf  “Un elogio a los que salvan”

[2] Dallin H. Oaks “ El deseo”

[3] L. Whitney Clayton “El matrimonio, observen y aprendan”

[4] Richard G. Scott “Las bendiciones eternas del matrimonio”

[5] L. Whitney Clayton “El matrimonio, observen y aprendan”

[6] Richard G. Scott “Las bendiciones eternas del matrimonio”

[7] L. Whitney Clayton “El matrimonio, observen y aprendan”

[8] Dallin H. Oaks “ El deseo”

| Fortaleciendo a las Familias
Publicado por: Sandy Ornelas Hermosillo
Yo soy Sandy Ornelas, naci en Leon Guanajuato Mexico, mi familia conocio la iglesia cuando yo tenia 7años, me bautice a la edad de 8 años. . Servi en la Mision Mexico Merida de 1992 a 1994. Me case en el Templo de la Ciudad de Mexico en 1996 con Hugo Hermosillo, tenemos 8 hijos. Estamos viviendo desde 1998 en Las Vegas Nevada. Actualmente mi hijo mayor esta sirviendo la Mision Oakland San Francisco California. He servido en la primaria y las mujeres jovenes, tambien soy voluntaria activa en los Boy Scouts en la iglesia y actualmente sirvo como Presidenta de la Sociedad de Socorro de mi barrio. Soy instructora de mi propio taller "El Arte de Ser la Mujer Encantadora"enfocado al matrimonio, dirigido a mujeres en la comunidad. Actualmente estoy escribiendo mi propio libro. Amo la iglesia y tengo un gran testimonio del evangelio restaurado. Jesucristo es mi Salvador y se que estamos preparando todo para la segunda venida, en la cual El vendra en su gloria a dar cumplimiento a todo lo que esta escrito.
Mormones muertos en el terremoto de Ecuador
Mormones comienzan ayudas humanitaras por el terremoto en Ecuador
Jesucristo
“Seréis llamados progenie de Cristo” Lección 16 del Libro de...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *