La sanación cuando la confianza en la iglesia se rompe

perder la confianza en la iglesia

Descubrimientos inquietantes

Hace unos días recibí un correo electrónico de un amigo (lo llamaremos Juan) explicando que su hermano (lo llamaremos Bill) estaba dejando la Iglesia. ¿Por qué? Bill siente que le han mentido por los profetas presentes y pasados. Al parecer, Bill descubrió lo que él pensaba que era información perturbadora sobre la manera en que José Smith tradujo el Libro de Mormón.

La información cambió la forma en que Bill veía al profeta: hacía que José Smith pareciera un pueblerino crédulo en la magia o un ingenioso estafador. De cualquier manera, la información no era muy halagadora para un hombre que es venerado como un profeta de Dios.

Para empeorar las cosas, Bill descubrió que los defensores de la Iglesia no negaron que José usó herramientas “mágicas” de su entorno para traducir el Libro de Mormón. Bill se preguntó si nunca había aprendido -en más de 40 años de asistir a la iglesia- que ¿José usó una piedra vidente para traducir el Libro de Mormón?

En todos sus años de Primaria, Escuela Dominical, Seminario, Instituto y reuniones del Sacerdocio, nunca había oído hablar de tal cosa. Siempre le habían enseñado que las planchas eran traducidas por el Urim y Tummin, incluso vio ilustraciones que representaban el proceso de traducción en la Liahona. Pero eso no es lo que pasó. Y hasta la Iglesia lo admite ahora. ¡Le habían mentido!

perder la confianza en la iglesia

Una cuestión de confianza

Cuando escuchamos la palabra “infidelidad“, la mayoría de nosotros probablemente piensa en adulterio. La palabra infidelidad, sin embargo, tiene un significado más amplio. Proviene de una palabra latina que significa deslealtad, así como infidelidad y es la fuente de la palabra “infieles”, que en tiempos pasados ​​se refería a los incrédulos, así como a alguien en quien no se podía confiar. En los tiempos modernos la palabra infidelidad a menudo se refiere a los convenios de matrimonio rotos, pero también se refiere a otros actos de deslealtad cuando la confianza se rompe.

La infidelidad, en cualquier relación, provoca sentimientos de dolor y traición, y cuanto más comprometidos estamos con la relación, más dolorosos serán los sentimientos. Los Santos de los Últimos Días comprometidos no sólo están en una relación con Cristo, sino que también están en una relación con la Iglesia por medio de líderes locales y Autoridades Generales, tanto en el pasado como en el presente.

Si nos sentimos traicionados por los profetas -si nos han mentido-, naturalmente nos sentiremos heridos y enojados. Lamentablemente, esos sentimientos crean barreras a la reconciliación. Si descubrió lo que parecía ser una evidencia abrumadora de que su cónyuge le ha engañado, se hace difícil considerar cualquier negación, explicaciones u otras evidencias que puedan aliviar su dolor. Cada solución ofrecida por su cónyuge será vista con escepticismo y sospecha.

La infidelidad conyugal no necesita ni siquiera ser el resultado de una aventura. La infidelidad en un matrimonio puede ser causada por cualquier cosa que te hace desconfiar de tu cónyuge. Si piensa que su cónyuge le ha estado mintiendo, especialmente en asuntos importantes (dinero, logros, cuidado de niños, educación, etc.), su matrimonio tendrá un impacto, tal vez un golpe fatal. ¿Quién quiere permanecer en una relación donde no hay confianza?

La historia de Bill se repite con frecuencia en el mormonismo del siglo XXI. A veces es el descubrimiento del uso de José de una piedra vidente, otras veces es el descubrimiento de que José practicó el matrimonio plural, y otras veces es el descubrimiento que los primeros líderes -incluyendo a José Smith y Brigham Young- tenían debilidades, opiniones e ideas muy humanas. Si descubrimos que un profeta no actuó de una manera que creemos que un profeta debe actuar, podemos perder la confianza en ese profeta y podemos sentir que la Iglesia nos ha mentido ocultando esos hechos.

perder la confianza en la iglesia

El engaño del dolor

Como se señaló anteriormente, los sentimientos de traición son poderosamente dolorosos y pueden hacer la reconciliación imposible o, al menos, difícil. Es difícil recuperar la confianza.

En mis casi dos décadas de ayudar a las personas que han tenido su testimonio desafiado por obstáculos “intelectuales” (en otras palabras, no perdieron su testimonio porque consideraban que el estilo de vida SUD era demasiado difícil de vivir, o dejaban de creer en Dios porque su hijo tiene cáncer). He descubierto que el sentimiento de traición de la Iglesia se convierte en la razón motivadora para abandonar la iglesia en lugar del obstáculo que inicialmente sacudió su fe.

Por ejemplo, en el ejemplo de Bill, es probable que Bill no esté dispuesto a examinar seriamente los argumentos que demuestran que José Smith podría ser reverenciado como profeta a la luz del hecho de que usó una piedra vidente para traducir el Libro de Mormón . Para el miembro que siente que le han mentido cuando se da cuenta de que José practicó el matrimonio plural, es menos probable que escuchen los argumentos que demuestran que un número de matrimonios de José eran (no implicaban la intimidad) y que el Señor tenía algunas razones muy buenas para reinstituir el matrimonio plural como en los días antiguos.

Las respuestas están disponibles

El hecho es que, hay argumentos lógicamente apoyados en evidencia que responden virtualmente a cada argumento antimormón que abordan el centro del asunto, pero también muestran que los problemas difíciles pueden ser razonablemente entendidos en una cosmovisión que acepta el llamado profético de José Smith y la Iglesia en la que él fue instrumento para su restauración. FairMormon.org, por ejemplo, una organización de voluntarios de la que soy parte, produce artículos, un wiki, podcasts, una conferencia y videos que responden a cuestiones difíciles. FairMormon incluso ha publicado mi libro sobre estos temas: Shaken Faith Syndrome: Strengthening One’s Testimony in the Face of Criticism and Doubt. No solo hay argumentos sólidos que responden a las afirmaciones de los críticos, sino que hay una multitud de evidencias que apoyan la creencia de que José Smith fue un profeta y que el texto del Libro de Mormón se basa en un auténtico documento americano antiguo (algunas de estas evidencias son brevemente discutidas en mi libro).

El problema, sin embargo, es que estos argumentos y evidencias pro-SUD a menudo son tratados como absurdo por parte de aquellos que están adoloridos por sentimientos de infidelidad. Da un argumento y simplemente encontrarán otro para ponerlo en su lugar.

Una vez que el dolor de “ser mentido” cambia la visión de mundo de un miembro creyente a un lastimado no creyente, la capacidad de apartar los sentimientos dolorosos y escuchar los argumentos se ve seriamente disminuida.

perder la confianza en la iglesia

Inoculación

Este es uno de esos ejemplos perfectos donde una onza de prevención vale una libra de cura. Si podemos aprender más acerca de la iglesia primitiva y sus líderes dentro de un marco fiel, es menos probable que cause daño al testimonio. En los últimos meses hemos visto a la Iglesia-a través de LDS.org- adoptar un enfoque proactivo para discutir temas como el matrimonio plural, la piedra vidente de José, la Primera Visión y la traducción del Libro de Abraham.

Estas medidas preventivas no son a diferentes de las vacunas médicas. Al enseñar a los miembros acerca de temas potencialmente difíciles dentro de un contexto fiel, la mayoría de los miembros fortalecerá sus testimonios, permitiéndoles resistir las interpretaciones presentadas por fuentes hostiles.

Algunos pueden preguntar, sin embargo, “¿Por qué la inoculación es necesaria casi doscientos años después de que la Iglesia fue restaurada ¿Por qué ahora nos enfrentamos a estos obstáculos? ¿Por qué no sabíamos acerca de los desafíos antes?

La respuesta: “No, no nos han mentido”. La razón por la que muchos miembros no han sido conscientes de algunos de estos temas es complicado, pero uno sobre el cual espero arrojar algo de luz.

Veo por lo menos tres factores que contribuyen al problema: 1) De-énfasis, 2) Enfoque alternativo, y 3) Ignorancia general.

perder la confianza en la iglesia

En nuestra debilidad

En mi opinión, la escritura más profunda que nos ayuda a entender cómo Dios se comunica con sus hijos se encuentra en DyC 1: 24

“He aquí, soy Dios, y lo he declarado; estos mandamientos son míos, y se dieron a mis siervos en su debilidad, según su manera de hablar, para que alcanzasen entendimiento;”

Nosotros los mortales somos incapaces de comprender completamente las cosas de Dios. Parte de nuestra condición humana es el hecho inevitable de que nosotros, todos nosotros, somos débiles físicamente, espiritualmente, emocionalmente e incluso mentalmente.

Nuestras visiones del mundo son débiles y formadas por nuestras circunstancias y ambiente. Tenemos sesgos, malentendidos y suposiciones falsas. Ningún lenguaje humano es capaz de comunicar plenamente nuestras ideas con total claridad.

Recuerda las muchas veces que no puede pensar en las palabras correctas para expresar sus ideas, o con qué frecuencia alguien le ha entendido mal, especialmente en un correo electrónico o un texto.

A pesar de nuestras muchas debilidades, el Señor sabe cómo comunicarse con nosotros – usando nuestro lenguaje, nuestras palabras, nuestras visiones del mundo, para que Él pueda trabajar en nosotros y a través de nosotros y nos lleve a ser más como Él.

Como un padre que se comunica con un niño pequeño, el Señor nos habla en nuestro idioma usando terminología y metáforas que podemos entender.

A medida que maduramos (individual y colectivamente), nuestro lenguaje madura también y dejamos a un lado nuestro lenguaje infantil.

Dejar de enfatizar lo menos importante

No planeo enfocar este post en el proceso de traducción del Libro de Mormón, es necesario señalar que el Señor utilizó el entendimiento de José sobre las piedras videntes (su “lenguaje”) para ayudar a José a traducir las planchas de oro.

Cuando José maduró en el entendimiento del Evangelio, dejó de lado la piedra vidente y mientras reconocía cómo recibir revelación sin la infantil herramienta inicial.

El uso inicial de una piedra vidente fue desacentuado. No fue negado, sólo se desestimó porque era una reliquia del pasado que, en retrospectiva, simplemente jugó un papel como una herramienta para ayudar al enfoque de José durante sus comunicaciones reveladoras.

Con este des-énfasis, las generaciones futuras (que ya no tenían visiones del mundo que incluyeron piedras videntes) comenzaron a mezclar el uso del término “Urim y Tumim” (que en los días de José se aplicaba tanto a la piedra vidente como a los intérpretes nefitas)

Los intérpretes que se incluyeron en la caja de piedra que alguna vez estuvo con las planchas de oro.

Los líderes de la iglesia no mintieron acerca de sus métodos de traducción, sino simplemente dejó atrás los detalles reales mientras a historia de la traducción se transformó en el lenguaje subsecuente de las generaciones posteriores de los últimos días Santos. Los detalles todavía estaban disponibles para aquellos que tenían interés en la historia y encontramos mención ocasional de la piedra vidente de José en una variedad de publicaciones oficiales y casi oficiales de la Iglesia (incluyendo un artículo del Children´s Friend de 1974).

La mayoría de la gente en el mundo, no son historiadores profesionales. Antes de la era digital de internet y escaneos digitales de los primeros documentos, incluso los historiadores profesionales tuvieron dificultades para encontrar algunos de los detalles oscuros del pasado.

El miembro promedio de los SUD (como el miembro promedio de cualquier comunidad) es típicamente ignorante de rarezas históricas a menos que se mencionan en las noticias o en algún otro lugar.

Los estudios muestran que la mayoría de los estadounidenses son bastante ignorantes en una cantidad de asuntos históricos y peritajes – asuntos que deberían saber en el ámbito del “conocimiento común”.

La mayoría de los adultos son ignorantes lamentablemente, acerca de cosas importantes en la historia pasada de su país, es comprensible por qué muchos mormones han permanecido ignorantes en algunos de los aspectos menos importantes (pero extraño por los estándares de hoy) de la historia de su religión.

Junto con la falta de énfasis, una de las cosas que ha llevado a una ignorancia general de la historia mormona es el hecho de que el enfoque de la Iglesia se concentra en lo espiritual, en lugar de temas históricos.

Cuando un miembro se queja de que nunca se le enseñó sobre los matrimonios plurales de José Smith en la Escuela Dominical, necesitamos retroceder y examinar el propósito de la Escuela Dominical.

Cualquier persona que ha enseñado en una clase de la Escuela Dominical sabe que el enfoque de cada lección es traer el espíritu a la lección para que los miembros de la clase puedan aumentar su devoción a Dios y ser mejores esposos, esposas, hijos, vecinos, hermanos, etc. Deben centrarse en temas que ayuden a un instructor a llevar ese espíritu a la clase.

El material de estudio debe ser presentado de una manera que pueda ser comprendida por el no académico, el miembro promedio, un miembro que no tenga interés o entendimiento de historia o ciencia, o que pueda leer en un nivel de escuela secundaria.

Son voluntarios, al igual que los obispos, los colaboradores de las guarderías y los maestros de orientación familiar.

Mientras que algunos pueden ser muy educados o eruditos, la Iglesia no puede asumir que todos los que están llamados a enseñar tengan un fondo histórico firme o las habilidades de pensamiento crítico para involucrarse y discutir cuestiones desafiantes.

perder la confianza en la iglesia

Escondido a plena vista

Debo detenerme para resaltar el punto importante de que, aunque muchos temas históricos han sido de-enfatizados, no han estado totalmente ausentes de las publicaciones SUD, incluyendo publicaciones de estudio de clase. La Liahona y su precursor, The improvement Era, así como algunos de los manuales de la Escuela Dominical, o publicaciones de la universidad de la Iglesia, han tocado en la mayoría de todas las cuestiones supuestamente desafiante que han causado ansiedad entre los mormones modernos.

En mi libro Shaken Faith Syndrome cito a un mormón de internet que hace la afirmación común de que la Iglesia “desesperadamente” trata de esconder de los miembros el hecho de que José practicó el matrimonio plural. La verdad es, sin embargo, que los matrimonios plurales de José fueron mencionados en numerosos artículos de Ensign e incluso en las Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia de 2007.

Bill afirma que nunca le habían enseñado que José usó una piedra vidente durante la traducción del Libro de Mormón (una afirmación que he escuchado de varios otros que han batallado con su fe), pero Dallin H. Oaks lo mencionó en un artículo de 1987 en el Ensign. En un post titulado “Hiding the Facts of Church History in Plain Sight Using Church Publications” FairMormon ha reunido una lista impresionante de los problemas más comunes desafiantes y donde se han mencionado en varias publicaciones de la Iglesia.

perder la confianza en la iglesia

Venir a Cristo

¿Por qué estas cosas no se discuten más expresamente en la Iglesia? ¿Qué bien proviene de una lección de la Escuela Dominical que involucra la historia (que está fragmentada) del matrimonio plural? ¿Cuáles son las probabilidades de que el instructor común de clase sea capaz de entender y discutir el tema de una manera que responda a las preguntas y preocupaciones de cada miembro de la clase y aún traiga el espíritu del sacrificio expiatorio de Cristo? La Iglesia mantiene su misión central de llevar a la gente a Cristo.

Las Autoridades Generales de los Santos de los Últimos Días fueron una vez enseñadas por estos mismos tipos de instructores voluntarios o clases enseñadas del mismo material de lección que se da a los más débiles de los Santos.

No hay Escuela de Profetas para los Santos de los Últimos Días modernos que planean algún día convertirse en un Presidente de Estaca o Autoridad General. Aquellos llamados a las más altas posiciones de liderazgo son escogidos por revelación basada a menudo en la dignidad y voluntad del individuo.

Los llamamientos no se basan en sus logros académicos o conocimientos o qué fragmentos de conocimiento oscuro pueden tener sobre la historia Mormona pasada. Los líderes no están necesariamente mejor informados sobre cuestiones históricas que cualquier otro miembro.

Desafortunadamente, la falta de educación calificada sobre estos temas históricos pasados ​​garantiza que pocos miembros lo conozcan. Internet, con todo su bien y mal, ha abierto las bóvedas y las ventanas y ha iluminado cosas que una vez fueron perdidas.

Por supuesto, la divulgación por Internet no da automáticamente contexto a la información que se comparte.

El contexto a menudo deja abierta la puerta a la interpretación y, como muchas cosas de controversia, las interpretaciones pueden variar ampliamente (un tema para otro post futuro). Desafortunadamente, algunos miembros -que están descubriendo esta información por primera vez- salen con la falsa suposición que han sido “engañados” y que esta nueva información desenmascara un mormonismo con el cual no sólo son desconocidos, sino que socava las afirmaciones espirituales de la Iglesia. Es triste ver estas reacciones.

Este tipo de respuesta se basa fundamentalmente en los sentimientos más que en el pensamiento crítico, la suposición incorrecta de que la información fue engañosamente retenida, y la falsa conclusión de que estas nuevas ideas refutan automáticamente los argumentos contrarios a los SUD, desacreditan las evidencias pro-SUD y,por último invalidan el  testimonio espiritual. ¿Cómo podemos juzgar lo que es verdad?

Por el estudio y por la fe

Los académicos SUD y estudiantes celebran la exposición de documentos que una vez fueron difíciles de encontrar por los mejores eruditos. Como suelen encontrar estos creyentes estudiosos e historiadores de los Santos de los Últimos Días, no hay nada en la historia de la Iglesia que sirva de bala de plata al crítico.

Cuando se comprende dentro de un contexto de creencia, todas las conclusiones históricas de la Iglesia sirven simplemente para ayudarnos a comprender mejor las figuras fundadoras de nuestra religión restaurada y cómo nuestro Padre Celestial hizo milagros a través de hombres y mujeres humanos, al igual que el resto de nosotros.

La cura para la apostasía intelectual es una mejor educación.

La Iglesia está respondiendo a la aparente falta de conocimiento histórico entre los miembros discutiendo temas potencialmente desafiantes y exhibiendo decenas de documentos mormones de los primeros años – el Proyecto Joseph Smith´s Papers Project ha reproducido con esmero cientos de documentos mormones de los primeros años, de modo que puedan ser disfrutados por académicos y para aquellos que se encuentran en los zapatos de John y tienen un amigo o un ser querido que se siente que se le mintió, es importante reconocer que su dolor y la ansiedad son reales.

No ayuda a menospreciar su angustia y su preocupación. Podemos simpatizar con sus sentimientos sin simpatizar con lo que ven como la fuente de su incomodidad -la creencia de que la Iglesia mintió.

Aunque no es culpa de la Iglesia que ellos no supieran acerca de los desafíos, tampoco es culpa de su ser querido.

Desde su perspectiva puede parecer que la Iglesia mintió. Argumentar ciertamente no ayudará, ya que el espíritu de contención es del diablo (3 Nefi 11:29).

El mejor acercamiento es mostrar, con amor genuino y confiando en el Espíritu, que la Iglesia no ha mentido porque A) estas cosas han sido mencionadas en las publicaciones de la Iglesia, B) el enfoque primario del currículo de la Iglesia (Escuela Dominical, Sociedad de Socorro , Las clases del sacerdocio) es llevarnos a Cristo, no para discutir temas históricos que significaron algo diferente a las generaciones pasadas de lo que significan para nosotros hoy, y C) que hay respuestas lógicas (algunas fuentes anotadas arriba) que explican todas estas cuestiones desde dentro de un marco que todavía acepta las afirmaciones de verdad de la Iglesia.

Una vez que nosotros y la lucha “Bill” reconozcamos que la falta de énfasis no significa una falta de honestidad, podemos dejar de lado sentimientos de dolor, ansiedad e infidelidad sospechada, y abrir nuestras mentes a las ideas preciosas que han venido con un interés renovado en la historia temprana del mormonismo. Facilitar esta incomodidad puede permitir que nuestros corazones perciban los susurros confirmatorios del Espíritu que Cristo está a la cabeza de esta Iglesia.

Este artículo fue escrito originalmente por Michael R. Ash y fue publicado en MormonHub.com, con el título Healing When Trust is Broken with The Church Español © 2017

| Fortaleciendo a las Familias
Publicado por: Patricia Ortiz R. de Verano
Miembro de la Iglesia, sirvió en la misión Colombia Bogotá Sur. Es esposa, mamá y educadora en idiomas extranjeros (Inglés, Francés, Italiano), con Certificaciones Internacionales en Inglés, Diplomado en Traducción . Con experiencia en Marketing. Aficionada a la escritura, música, pintura, y a todo lo relacionado con el arte y el aprendizaje.
como evitar ofender
Cosas dañinas que los mormones dicen sin querer
ARTICULOS FE
Artículos de fe. Primera parte: La naturaleza de Dios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *