Cuando la “maldición” se convierte en la bendición

Cuando algo malo, frustrante o doloroso pase en tu vida, piensa que quizás eso es EXACTAMENTE lo que necesitas para progresar y seguir adelante.

Hace varias semanas atrás, estábamos arreando el ganado en nuestro rancho en México. Debido a que teníamos que mover tanto ganado ese día, cada caballo que podíamos usar estaba ensillado. Justo cuando todos iban a comenzar a cabalgar, uno de nuestros vaqueros se enojó por algo y renunció, lo cual fue muy frustrante para mi esposo Elbert. ¡Por qué tenía que renunciar HOY! Él necesitaba a cada caballo y a cada jinete experto para llevar a cabo la tarea del día.

maldicion bendicion

Elbert no había planeado montar a caballo ese día, pero debido a esa vacante repentina, tuvo que cabalgar durante las siguientes 5 horas. Al final del largo y agitado paseo a caballo, Elbert empezó a sentir unos síntomas desconcertantes que lo hicieron ir al hospital.  Se descubrió que tenía un tumor canceroso en su vejiga y que requería cirugía. Así que, aquí está la conclusión. SI el vaquero no hubiera renunciado en ese momento tan crítico, ENTONCES Elbert no se hubiera dado cuenta que tenía cáncer sino que quizás se habría enterado después de que el tumor fuera mucho más grave. Y así como sucedió, la cirugía reveló que el tumor sólo estaba en la primera fase de cáncer y que era muy fácil de tratar. ¡Lo que pareció un evento frustrante y negativo fue realmente una bendición!

Resulta que ésta es una FÓRMULA común en nuestras vidas; una fórmula que el Señor usa para hacernos progresar. SI algunas cosas dolorosas o desafiantes nos suceden, y aprendemos de lo que ellas están tratando de enseñarnos, ENTONCES el propósito y la recompensa serán manifiestos.

De la tragedia al destino

En 1985, mis amigos Rex Lowe y su esposa Pat, estaban conduciendo cerca de un barrio sudafricano. Cuando empezaron a frenar al llegar al semáforo, vieron decenas de niños pequeños con piedras en sus manos que empezaron a lanzarlas al carro de Rex. Una niña cogió una piedra tan grande como la cabeza de Pat y la lanzó a través de la ventana del pasajero, rompiendo el vidrio en miles de pedazos, dejando a Pat inconsciente y haciéndola sangrar abundantemente. Rex manejó lo más rápido que pudo para salir de ese barrio tan peligroso y llevar a su esposa al hospital. Los doctores pudieron reanimar a Pat, pero tuvieron que pasar muchas horas sacando los fragmentos de cristal de su cráneo. 

Unos meses más adelante, Rex, quien era un contratista, fue a una reunión en el Club Lion, donde discutieron la petición del consejo de la ciudad para construir un orfanato. Ellos le preguntaron a la compañía si los podían ayudar. Rex estuvo de acuerdo, pero cuando visitó el sitio seleccionado para el orfanato, vio que era EL MISMO LUGAR donde él y Pat habían sido salvajemente atacados por unos niños en los meses anteriores. El trauma de esa memoria era doloroso, pero poco a poco se le ocurrió que quizás el Señor estaba dándole una oportunidad  para poder continuar adelante.

Él y Pat decidieron que una forma significativa de perdonar a esos niños era contribuir con el tiempo y el trabajo de Rex sin ningún costo, con el deseo y la oración de que algo bueno podría venir de eso. El orfanato todavía sigue allí y el trabajo que él donó ha atendido las necesidades de cientos de huérfanos durante todos estos años. Fue una “maldición” que se convirtió en una gran bendición para ellos y para los huérfanos.

Un nivel más alto

maldicion bendicion

C.S. Lewis hizo esta profunda observación: “Cuando llegan los desafíos, la enfermedad, los problemas financieros y nuevas tentaciones, el ser humano se decepciona. Estas cosas, quizás, son necesarias para hacerlo despertar y arrepentirse de sus iniquidades; pero ¿por qué ahora? Porque Dios lo está obligando a subir a un nivel más alto: poniéndolo en situaciones donde él tendrá que ser más valiente, más paciente y más amoroso de lo que jamás imaginó. Esto nos parece innecesario, pero es porque todavía no tenemos la más mínima noción del maravilloso ser en el que Él nos quiere convertir”. (Tomado del Libro “Mere Christianity).

¿En qué te está convirtiendo el Señor?

De la disfunción a la empatía y el servicio  

maldicion bendicion

Tengo una amiga que vino de una familia muy disfuncional y fue abusada repetidamente durante su niñez y adolescencia. Debido a eso, su vida estaba llena de auto-desprecio y autodestrucción.  Con el pasar del tiempo se casó y tuvo hijos, pero continuó con su auto-desprecio y otras adicciones. Finalmente, al llegar a sus 50 años, sintió un profundo deseo de cambiar. Ella se arrepintió de todo lo que tenía que arrepentirse y comenzó el largo proceso de recuperación de la adicción. Debido a lo que aprendió durante ese extenso proceso, ahora es un faro de esperanza para miles de personas, alentándolos en conversaciones individuales, utilizando un sitio web para ayudarlos y sostenerlos. Su “maldición” se convirtió en una bendición para muchos.

Ángulos y oportunidades

Cuando Dalai Lama, el líder espiritual y político del Tíbet tenía 16 años, el ejército chino invadió y tomó el lugar. Después de unos años, se vio obligado a huir de su amado país al ver como cientos de monasterios y libros tibetanos fueron quemados. Era insoportable para él, saber que la intención de los chinos era borrar su cultura y sentirse impotente para detenerlo. Fue forzado  al exilio en 1959 y así continúa hasta el día de hoy, pero sin reparos admite que esa desgracia resultó ser una gran oportunidad para su crecimiento personal.

El dijo: 

angulo

“Para cada evento de la vida hay diferentes ángulos. Cuando miras el mismo evento desde una perspectiva más amplia, tu sentido de preocupación y ansiedad se reduce y tienes mayor gozo… por lo tanto, si tu miras desde un ángulo, puedes decir, qué mal, qué triste. Pero si miras desde otro ángulo a esa misma tragedia, a ese mismo evento, vez que eso te brinda nuevas oportunidades”. (Tomado del libro “The Book of Joy”).  Si hubiera permanecido en su palacio en el Tíbet, nunca hubiera ganado la compasión y la sabiduría que lo ha convertido en un mentor mundial.

¿En quién te convertirás?

Piensa en un momento de sufrimiento que hayas tenido en tu vida. Reflexiona en todo lo bueno que vino después de ello. ¿Quién serías ahora SIN esa experiencia? ¿De verdad quieres borrar todo el crecimiento y claridad que has logrado gracias a esa prueba?

¿Por qué?

¿Qué pruebas estás pasando en este momento? ¿En qué te está convirtiendo el Señor? ¿Qué atributos estás ganando? ¿Más paciencia? ¿Más espiritualidad? ¿Te estás preparando para algo? Si estás pasando por un momento difícil considera que quizás hay algo maravilloso que te está esperando y que se te está preparando para ello.

molde

Usualmente nos preguntamos POR QUÉ pasan cosas malas. Desde una perspectiva más grande, ésta es exactamente la desgracia, prueba o catástrofe que necesitamos para tener experiencia y sabiduría para hacer aquello para lo cual hemos nacido. O desde una perspectiva más pequeña, puede ser simplemente una tierna misericordia para descubrir el siguiente paso que debemos tomar. Sea como sea, la “maldición” puede ser la bendición. SI miramos la vida de esta manera, ENTONCES seremos bendecidos.

 

 

Este artículo fue escrito originalmente por Anne Hinton Pratt y publicado en ldsmag.com con el título: “When the “Curse” Becomes the Blessing”

| Fortaleciendo a las Familias
Publicado por: Harin Scott
Esposa, madre y maestra. Con experiencia en la enseñanza del idioma inglés a adultos refugiados e inmigrantes. Trabaja como especialista de traducción para More Good Foundation. Disfruta de pasar tiempo en familia y escribir poesía.
Cómo mejorar la intimidad en el matrimonio de los mormones
cuando ya estas cansada
Cuando ya estás cansado y sientes que no puedes hacer ni una cosa...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *