Cuando los padres toman decisiones contrarias a lo que alguna vez enseñaron

Es difícil crecer y darte cuenta de que tus padres no son los héroes perfectos que idealizabas cuando eras niño. Ellos también cometen errores y, en ocasiones, toman decisiones diferentes a lo que alguna vez enseñaron.

Éxodo 20: 12 dice:

“Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da”.

Pero, ¿Cómo poder honrar a tus padres en esa situación?

También te puede interesar: Presidente Ballard: No dejen de estudiar, los hará mejores hijos, cónyuges, padres

Río Grange, es una Santo de los Últimos Días, que experimentó lo mencionado. Su padre tomó decisiones que causaron la desintegración de su familia.

En este artículo, ella comparte lo que aprendió acerca de honrar a los padres, incluso cuando toman decisiones equivocadas.

Construir tu propio fundamento

Grange, compartió en su Instagram una reflexión sobre su experiencia:

“Desafortunadamente, a medida que pasaron los años, mi padre siguió tomando decisiones que hicieron cada vez más difícil confiar en los materiales que había tomado prestados de su fundamento para construir el mío.

Me preocupaba que las lecciones que enseñó, los valores que arraigó y las creencias que compartió se convirtieran en polvo y perdieran su validez con cada decisión que tomaba.

Sin embargo, debido a que ya había comenzado a construir mi propio fundamento y mi propia comprensión, supe que podían permanecer intactos mientras dejaba ir lo demás: las decisiones que no comprendía, las preguntas sin respuesta, el dolor que aún persistía y las partes de él que no podía cambiar.

Lo dejé todo a los pies del Salvador porque eso era lo único que sabía hacer”.

¿Cómo honro a mis padres a pesar de sus malas decisiones?

Quizás como yo, después de ver a tus padres tomar decisiones que te hieren, te preguntes, ¿Cómo honro a mis padres a pesar de eso?

En mi caso, yo tomé la decisión de honrar el viaje de mi papá. Honré su historia, que yo no podía cambiar.

Por más que tuviera la esperanza y orara para ser quien pudiera cambiar su historia, nunca sería suficiente. Esa era una batalla que él tenía que enfrentar y el único que se podía involucrar en ella además de mi padre, era el Señor.

Yo necesitaba honrar ese proceso, que era su proceso. Tuve que comprender que, si intervenía, dañaría la relación que teníamos. No tienes idea de cómo valoré eso.

Aprendí de la manera más difícil. Hubo temporadas en las que me enfrentaba a él.

Mi padre era intimidante. A pesar de su amor por sus hijos, era intimidante. Él era un hombre que podía articular muy bien sus pensamientos, por lo que era aterrador enfrentarse a él.

Cuando me enfrentaba a él, simplemente tenía una especie de realización divina, que me decía: “Esta batalla no es tuya, es él quien la tiene que pelear”.

Puedes separar las cosas y descubrir al padre que necesitas por el tiempo que él esté contigo.

Yo hice eso, una y otra vez. Al principio, no sabía que significaba eso. Sin embargo, después, simplemente elegí la relación con mi padre sobre cualquier otra cosa.

carta de la Primera Presidencia sobre la pornografía infantil

Así que, para honrar a mi padre, tomé lo bueno que aprendí de él, de las noches de hogar, las conversaciones cuando subíamos en ascensor, las conversaciones después de que regresaba de mis citas con los chicos que me invitaban a salir.

Tomé todas las cosas buenas y construí mi propio fundamento, independientemente de sus decisiones y las de los demás.

De ese modo pude honrarlo, tomando las mejores partes, que sabía que eran verdaderas y construí sobre ellas el fundamento en el que me apoyo hoy. De lo contrario, mi fundamento, se habría derrumbado con la pérdida de él. Yo no permitiría eso.

Debido a que aprendí a separar las cosas y construí mi propio testimonio, con fragmentos de mi padre, pude soportar el golpe de perderlo en esta vida y el dolor que sus decisiones causaron.

Espero que esto te haya ayudado y que puedas elegir salvar la relación con tus padres. Comprendo que cada situación es única, pero no estaría mal que lo consideraras.

“Hay una sola manera de juzgar con justo juicio, como lo hace Jesucristo, y es ser como Él es”. – Lynn G. Robbins

Fuente: LDS Living

| Fortaleciendo a las Familias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *