La valiente respuesta de un niño mormón en su escuela

la valiente respuesta de un niño mormón

Sergio es un niño muy valiente cuando se trata de defender la forma en la que vive sus principios religiosos, pero también disfruta mucho de las actividades deportivas y más aún cuando las desarrolla con su familia. Tendrían que ver su rostro cuando él está pasando tiempo con su familia.

Hace algunos meses, se despertó muy temprano, se puso su traje deportivo y sus zapatillas, bajó a la sala y le dijo a su mamá, con mucho emoción, que estaba listo para ir a las olimpiadas de su escuela y se preguntó por qué el resto de su familia no lo estaba.

La mamá de Sergio, con mucha ternura, le explicó que no sería posible asistir ya que era domingo, día de reposo, e irían a la iglesia y dedicarían el día hacer actividades espirituales. Un tanto triste pero muy obediente, Sergio fue a cambiarse y se vistió de camisa y corbata. Al poco rato, disfrutó de cada hora de ese domingo en la iglesia y con su familia.

El lunes por la mañana, la profesora de Sergio, en toda la clase, le preguntó por qué no había asistido con su familia a las olimpiadas y si  acaso habían olvidado que su inasistencia representaría una mala calificación en su libreta de notas.

Con mucho respeto, el niño mormón se puso de pie y explicó: “Profesora, mi familia y yo somos mormones así que los domingos se los dedicamos a Dios y vamos a la iglesia”. La profesora se quedó muy sorprendida por la respuesta de este pequeño de 7 años. Ella le explicó que su ausencia a las olimpiadas estaba disculpada y justificada porque finalmente hicieron algo más importante como familia.

Hace algunas semanas, mi pequeño amigo, se preparaba para entrar en las aguas bautismales para ser miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, pero un día antes, enfermó hasta el punto de internarlo en una clínica. Sin embargo, gracias a las oraciones de todos los que le queremos y a los tratamientos a tiempo, el mismo día que cumplía 8 años de edad, Sergio estaba ofreciendo su testimonio después de ser bautizado por su papá.

Con lágrimas en los ojos y mirando a su mamita, él expresó: “Estoy muy contento porque Dios me protegió y permitió que fuera bautizado y yo me esforzaré por hacer todo bien para ir a una misión”.

un niño mormón

Sé que al igual que este tierno hijo de Dios en Trujillo, Perú, existen otros valientes niños en el mundo defendiendo la verdad y sus principios, haciendo convenios con el Señor, cumpliendo con su “Fe en Dios”, aprendiendo los artículos de Fe, recitando de memoria el lema de la primaria: “Y todos tus hijos serán instruidos por el Señor; y grande será la paz de tus hijos” (3 Nefi 22:13).

| Fortaleciendo a las Familias
Publicado por: Melody Mejia
Con estudios en Comunicaciones y leyes. Apasionada por el teatro, el cine, y la fotografía. Es directora de los escritores en español para More Good Foundation en Latinoamérica.
nuevos Presidentes del Templo
Se llaman a nuevos Presidentes del Templo para El Salvador, Colombia y...
inspiración y felicidad
¿Por qué la religión es una fuente de inspiración y felicidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *