Madre trabajadoras también necesita descansar

Madres trabajadoras

Madres trabajadoras

Las madres trabajadoras también necesitan un poco de descanso, necesitan que entienden que la mayor parte de su trabajo requiere mucha paciencia.

La semana pasada estaba teniendo un día frustrante. ¡No creo que haya compartido esto, pero estamos esperando nuestro segundo bebé! Estamos muy emocionados y no podemos esperar para su llegada este verano. Junto con esta gran bendición viene un montón de otras cosas que no son tan grandiosas… noches de insomnio y cambios de humor. Oh, ¡los cambios de humor! En la primera parte de mi embarazo pensaba que estaba controlando muy bien mis hormonas. No estaba llorando por cada pequeña cosa, y no estaba molestándome demasiado, y luego entré en pleno cambio de humor. Ya tiendo a ser un poco “Dr. Jekyll and Mr. Hyde”, como me describe mi esposo. Me frustro fácilmente, soy impaciente, ¡puedo ser terca! Desde entonces, he dejado pasar algunas cosas, y aún lucho con otras, pero al estar embarazada, todo ha sido más difícil de controlar.

Niña haciendo burbujas

Mi hija, tiene 2 (casi 3), también tiende a sentirse frustrada, lo que hace que haya algunos momentos emocionantes en nuestra casa. Es difícil ser una niña de dos años de edad. Ella no está segura de cómo expresar sus sentimientos o usar sus palabras, pero tratamos y practicamos mucho en esto. En nuestra casa, cuando ella se frustra hemos adoptado el “método de relajarse” (similar al “tiempo fuera”) Ella tiene una pequeña silla donde va y se sienta hasta que se calme. A veces usamos música relajante y ella observa a su pez por un minuto. No tenemos un cronómetro, ¡así que se toma todo el tiempo que necesite hasta que esté lista para continuar jugando! Sorprendentemente, para mi hija (a quien hemos apodado cariñosamente conejita de Energizer porque no se calma!), ¡esto funciona! Cuando ella se frustra con un juguete, viene a mí y me dice “¡Mami estoy frustrada, tengo que relajarme!” y se sienta hasta que pase su frustración. ¡Me alegro de que ella haga esto ya que tengo dificultades para lidiar con mis emociones!

Ninguna mamá es perfecta

En este día en particular estaba molesta por cada pequeña cosa. Odio estos días, porque por desgracia, termino desquitándome con ella. Puedo volverme muy irritante y algunos días tengo que darme una patada a mí misma para recordarme que ella es sólo una niña. Honestamente, no puedo recordar por qué estaba molesta e incluso la forma en que reaccioné. Probablemente fue algo muy tonto como el que no me estaba ayudando a limpiar sus juguetes. ¡Todo lo que sé es que el dragón se desató! Conociéndome estoy segura que levanté la voz, le grité, tal vez la atasqué en su tiempo fuera, realmente no lo sé (cerebro de embarazada). Pero lo que sí recuerdo es lo que sucedió después. Después de dejar ir mi enojo, levanté la mirada y vi a esta niña inocente, tan grande, sin embargo, tan pequeña, sólo mirándome. Su rostro era tan inocente y tan amable, con una mirada de derrota. Mi corazón casi no podía soportarlo. Literalmente dolía más que lo que acababa de suceder. Pensé en el ejemplo que estaba dando y la forma en que estaba actuando en contra de lo que le enseñaba. ¡No estaba practicando lo que predicaba!

Una niña enseña el perdón

Me acerqué a ella, y la senté y le dije que tenía que hablarle. Me disculpé por ser mala y por estar frustrada. Lo que hizo a continuación aún me conmueve y me salen lágrimas. Me agarró del cuello y me dio un abrazo y dijo: “¡Te quiero mami!” Me puse a llorar. Ella es tan pequeña y aun así comprendió cuánto lo sentía, y con un abrazo y un “te quiero” todo fue perdonado. Sentí que en aquella sola frase, ella estaba diciendo: “Gracias por pedir perdón, te perdono”. También sentí que fue un punto de partida para ambas. Tuve la oportunidad de ser muy honesta con ella, a pesar de que yo soy la mamá, cometo errores y me siento frustrada y a veces tengo que decir que lo siento. Después nos abrazamos, ella me miró con sus grandes ojos marrones (yo los llamo ojos del gatito con botas) y dijo: “Mami, necesitas relajarte”. “Sí bebé, lo necesito”.

Es curioso cómo la vida es tan simple con los niños. ¡Lo único que necesitaba era disculparme y ella estaba bien y siguió adelante! Parece que en algún momento del proceso de crecimiento no perdonamos tan fácilmente. Tendemos a aferrarnos a rencores. Cuando yo era la “mamá mala” ella no lloró ni parece haber tenido sentimientos de dolor, ella se contuvo y me dejó enojarme. De hecho, si no hubiera pedido disculpas, ella probablemente hubiera estado bien, pero no habría tenido ese momento y ese lazo que sentí que fue fortalecido en ese momento.

Todas nos frustramos, y todas nos enojamos con nuestros hijos, nuestros esposos, y con los demás. ¡Somos humanos! Pero antes de reaccionar, tal vez todas podemos adoptar el “método de relajarse” y tomar un minuto para respirar profundamente antes de que gritemos, digamos o hagamos algo que vamos a lamentar. Nuestros hijos están viendo. Podemos enseñar y enseñar, pero lo que hacemos es lo que realmente sienta un precedente para el tipo de persona que se convertirán cuando crezcan.

oración-mormona4

Me di cuenta, porque es inevitable, que cuando pierdo la calma, lo mejor que puedo hacer es pedir disculpas y volver a intentarlo. Supongo que como mis padres me aguantan, y mi esposo me aguanta, esperé que mi hija hiciera lo mismo, pero nadie debería tener que hacerlo. Creo que tiendo a dar por sentado el hecho de que ellos son mi familia y me amarán no importa lo que pase, pero eso no significa que no se merezcan una disculpa. ¡Si hay algo que quiero decir es que ellos se merecen más! Incluso mi hija de 2 años de edad,… especialmente ella. Siento que a medida que la cuido y enseño en casa, tengo que estar todo el tiempo “compenetrada” con mi hija y de alguna manera lo hacemos. Ciertamente, no podemos simplemente sentarnos y no atender a sus necesidades diarias. No importa lo enfermas que estamos, tenemos que seguir, pero eso no significa que no podemos tener días malos. ¡Mamás, dejen de poner presión sobre ustedes mismas! ¡Nuestros hijos deben saber que no somos perfectas! ¡Tienen que aprender que todos tenemos días malos y eso nos incluye, mamás! Ellos también necesitan saber que cuando fallamos, podemos pedir perdón, porque los amamos mucho.

Estoy muy agradecida por esa oportunidad de enseñanza que tuvimos mi hija y yo. Creo que fue más para mí que para ella. Sin duda, me humilló y me recordó la sencillez de la vida. Los niños tienden a hacer eso por uno. Asimismo, no podía dejar de pensar cómo este pequeño intercambio entre nosotras era un buen punto de partida para enseñar a mi hija el principio básico del Evangelio que es el perdón. Es por eso que todos estamos todavía aquí porque Cristo perdona nuestros errores todos los días. ¡Ella es un buen pequeño ejemplo de esto y ni siquiera lo sabe todavía! Todos los días digo una oración para ser una mejor madre, para ser mejor de lo que era ayer, y en el momento que tuvimos nuestra pequeña conversación íntima, sentí el espíritu. No puedo creer lo mucho que me está cambiando, todo para mejor. Sigo siendo yo, pero poco a poco, después de 30 años, convirtiéndome en una versión mejor. Hay mucho que enseñar a nuestros hijos, pero si nos detenemos por un momento, respiramos profundamente, o “nos relajamos”, podemos aprender mucho de ellos.

 

Este artículo fue escrito por

Krystal Wilkerson

| Fortaleciendo a las Familias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *