Tenga paciencia en la conversión

estudio familiar de las escrituras

mormon-missionariesMientras investigaba la Iglesia, les hice a los misioneros algunas preguntas muy difíciles acerca de la Iglesia el primer día.  Esto fue antes que hubiera Internet, ya que no podía ver las respuestas por mi misma y necesitaba la información de los misioneros.  Para mi frustración, ellos dijeron, “Estaremos felices de contestar esas preguntas.  Son muy importantes.  Pero usted todavía no tiene la formación para entender las respuestas.  Espere hasta que haya recibido todas las lecciones, y entonces si estas preguntas todavía le preocupan, le daremos las respuestas, porque usted tendrá la formación y las destrezas que necesita para entenderlas.”

No quería esperar.  Quería todo en ese momento, el primer día.  Quería la plenitud del evangelio en un instante, a pesar que no tenía un testimonio, no sabía como orar para recibir la confirmación de una doctrina, y sabía suficiente sobre la Iglesia sólo para entender la información más sencilla. 

Sin embargo, cuando llegué al final de las charlas misionales, ya no necesitaba que me contestaran mis preguntas.  Había aprendido cómo obtener las respuestas por mi misma a través de la oración, y había aprendido qué era lo que importaba.  Sin embargo, aunque aquellas preguntas no me preocupaban más, todavía me sentía llena de impaciencia.  Ahora que sabía un poco más, yo quería saberlo todo.  Era como un estudiante tratando de empujar mi camino hacia las clases superiores antes de haber  tomado el curso inicial.  Todavía no tenía un testimonio completo.  Había recibido de mis oraciones sólo la información de que Dios quería que me uniera a la Iglesia.  Así que me uní, pero estaba desesperada por un testimonio completamente desarrollado, y lo quería inmediatamente.

“Lo que he visto concerniente a las personas que llegan a la Iglesia es que el Señor parece tocar a las personas con la misma verdad pero en diferentes maneras.  En cada caso está la confirmación del Espíritu, usualmente asociado con sentimientos de paz y seguridad.  Los sentimientos siempre edifican y le llevan a estar en armonía con la Iglesia del Señor.  Algunas personas, sin embargo, desean “traspasar lo señalado” (Jacob 4:14), y buscar aquellas cosas para las que no están preparados, no teniendo la intención de actuar de acuerdo con las verdades que ya recibieron. El Señor nos mueve de fe en fe y de gracia en gracia de acuerdo con nuestra fe, sinceridad, y habilidad de entender. El nos insta a recibir la leche del evangelio antes que la carne.” Loren C. Dunn, “The Spirit of Conversion,” Ensign, Liahona, Jul 2000, 7.

Dios quiere que aprendamos línea sobre línea, y esto es para un propósito bueno. Piense cuando aprendió algo difícil, como un idioma nuevo. No podía aprender todas las palabras existentes el primer día. Usted tenía que primero dominar las palabras sencillas y los nuevos sonidos, practicándolos hasta que estuvieran bien. Aprendió unas cuantas reglas gramaticales y aprendió a usarlas correctamente. Luego ya estaba listo para avanzar a las siguientes reglas y palabras. De la misma manera, Dios nos da un poco y quiere que practiquemos. Si usted aprendió acerca de la oración esta semana, no trate de empezar con la oración, la noche de hogar, la Palabra de Sabiduría, y con otra doctrina al mismo tiempo. En cambio, aprenda a orar. Cuando los misioneros le enseñen una nueva técnica la siguiente semana, practique esa y la anterior. Después del bautismo, viva todas las doctrinas que ha aprendido y luego agregue una que haya aprendido en la escuela dominical esa semana. Pídale a Dios que ayude a adquirir un testimonio cada paso que tome, y estudie para entenderlo bien.

Me llevó un año después del bautismo para adquirir un testimonio completo, pero no hay premios por rapidez. Sea paciente. La conversión completa llegará.

Por Terrie Lynn Bittner el 25 de Febrero del 2008.

| Fortaleciendo a las Familias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *