3 escrituras que te ayudarán a fortalecer tu matrimonio y tu relación con Dios

Si entraste a este artículo es porque te importa mucho tu relación y deseas que progrese. Te felicito y espero que todo les vaya muy bien. Espero que lo que leas a continuación te ayude mucho. ¡Comencemos!

A veces, las respuestas que buscamos están frente a nuestros ojos. Pero, necesitamos prestar mayor atención o recordar las lecciones que ya hemos aprendido. Por ejemplo, si has asistido a tus clases en alguno de los institutos de religión, este triángulo te parecerá familiar:

También te puede interesar5 preguntas sobre amor que fueron respondidas en el Libro de Mormón

Este triángulo nos indica que si una pareja enfoca su relación en Dios, ésta se fortalecerá. Ambos se acercarán más a Dios y se unirán más.

Es un gráfico simple, pero significativo, que siempre debes recordar.

Una escritura clave

Mientras estudiaba el Libro de Mormón encontré este versículo que nos indica la clave para fortalecer nuestras relaciones no solo con nuestra pareja sino también con nuestros amigos y familia:

“Recordad, hijos míos, recordad que es sobre la roca de nuestro Redentor, el cual es Cristo, el Hijo de Dios, donde debéis establecer vuestro fundamento, para que cuando el diablo lance sus impetuosos vientos, sí, sus dardos en el torbellino, sí, cuando todo su granizo y furiosa tormenta os azoten, esto no tenga poder para arrastraros al abismo de miseria y angustia sin fin, a causa de la roca sobre la cual estáis edificados, que es un fundamento seguro, un fundamento sobre el cual, si los hombres edifican, no caerán”. (Helamán 5: 12)

Recordemos la parte en la que nos dice que “si los hombres construyen sobre un fundamento seguro, no caerán”.

JAS

En el contexto de las relaciones amorosas, ¿qué nos quiere decir? Si una pareja fundamenta su relación en Cristo y se compromete mutuamente, su relación se fortalecerá y será muy difícil de romper.

Incluso, el presidente Nelson extendió una promesa con respecto a este tema:

“Regocíjate en Cristo y predica de Cristo a tu familia y amigos. Tú y ellos se acercarán al Salvador a través de ese proceso y los cambios e incluso, los milagros, comenzarán a suceder”.

Así que la clave para que tu relación sea inquebrantable es Jesucristo. A medida que tú y tu pareja se acerquen a Él individualmente y juntos, podrán lograr la unión que tanto anhelan.

En la lectura de esta semana del manual “Ven, sígueme”, también encontramos 3 consejos que nos ayudarán en nuestras relaciones:

1. Preocuparte por cómo se siente la otra persona

pornografía

A lo largo de Helamán 1 – 6 encontramos diversas referencias a la palabra corazón. ¡Veamos!

En Helamán 2, leemos que el siervo de Helamán “se enteró de las intenciones de Kishkumen” y que éste quería asesinar a Helamán. Por esa razón, el siervo “apuñaló a Kishkumen en el corazón“.

Sabemos que los corazones de las personas que pertenecían a la Iglesia de Dios fueron purificados y santificados debido a “la entrega de sus corazones a Dios” (Helamán 3:35).

Sin embargo, en Helamán 3:36, comenzamos a ver que un “orgullo excesivo” se apoderó “del corazón del pueblo”. Más adelante, en Helamán 4:12, vemos que este orgullo condujo al pueblo a la transgresión.

En Helamán 5:24, cuando Nefi y Lehi estuvieron rodeados de fuego, leemos que “sus corazones se llenaron de valor”.

La palabra “corazón” se menciona muchas veces en Helamán. Precisamente esa es la primera parte del cuerpo que ataca Satanás. Pero, ¿por qué lo hace?

El presidente Nelson nos explicó, que como se profetiza en Lucas 21, en los últimos días el corazón de los hombres fallará.

“El corazón de los hombres falla y el de las mujeres también, porque olvidan su identidad y propósito”.

En estos capítulos de Helamán se nos recuerda que nos preocupemos por la situación de nuestro corazón como el de las personas que están a nuestro alrededor.

2. Tener experiencias espirituales

mórmons jejuam

En la lectura del manual “Ven, sígueme” de esta semana, encontramos una frase del élder Holland:

“Ustedes tienen más fe de la que se imaginan debido a lo que el Libro de Mormón llama ‘la grandeza de las evidencias’ [Helamán 5:50]… el fruto de vivir el Evangelio se manifiesta en la vida de los Santos de los Últimos Días en todas partes”. (“Creo”, Liahona, mayo de 2013, pág. 94)

A través de nuestras experiencias espirituales con un principio del Evangelio, nuestro testimonio sobre ese principio se fortalece.

Es por eso que en Malaquías 3, el Señor dijo: “Y pruébame en esto”. Si hay un principio del Evangelio del que desees tener un testimonio más sólido, trata de vivir el principio primero y espera ver las bendiciones en tu vida.

El presidente Henry B. Eyring habló con respecto a reconocer la ayuda de Dios en nuestras vidas cada día. Él se preguntaba a diario “¿Hoy he visto la mano de Dios bendecirnos a nosotros, a nuestros hijos o a nuestra familia?” y no solo comenzó a notar sus bendiciones, sino que su testimonio comenzó a crecer.

“Al repasar mentalmente el día, me percataba de lo que Dios había hecho por alguno de nosotros y no lo había reconocido en los momentos del día en los que estaba ocupado. Cuando eso ocurría, y pasaba a menudo, comprendí que el tratar de recordar había permitido que Dios me mostrara lo que Él había hecho”.

Como dice el élder Holland, “los frutos de vivir el evangelio son muy evidentes”, pero necesitamos buscarlos.

Al intentar reconocer la mano de Dios en tu día a día podrás acercarte más a Él y fortalecer tu testimonio. Tú y tu compañero(a) podrán tener una relación más fuerte con Dios y entre ustedes.

3. Tener firmeza y constancia en la fe

Esta semana, leí una historia de David Butler. David se casó con una atleta y ambos acordaron que después de que él corriera un maratón de 42 km, ya no correría más.

David entrenó mucho y el día del maratón, su abuelo le dio un consejo: “solo basta con poner un pie delante del otro”. El consejo le pareció un poco gracioso en un principio. Sin embargo, permaneció en su mente, no solo durante el maratón sino toda su vida.

La experiencia de David me hizo recordar la explicación de Mormón de por qué los lamanitas eran más justos que los nefitas. Su explicación se resume en dos palabras: firmeza y constancia.

Sería un cumplido ser descrito como alguien “firme en la fe”, explica David, relacionando su experiencia con el pasaje de las Escrituras que se encuentra en Helamán 6: 1.

Eso suena como ser alguien fuerte y comprometido, cuya devoción es inquebrantable. Pero, ¿por cuánto tiempo? y ¿si solo dura un año? La firmeza en la fe es algo maravilloso, pero solo es un atributo poderoso cuando se combina con la constancia.

Tener firmeza se puede definir como estar dispuesto a recorrer un largo camino. Alguien se ha comprometido a siempre poner un pie delante del otro. Para mí, esto es lo que caracteriza a los discípulos leales y constantes. Su perseverancia es la razón por la que son firmes.

Simplemente al poner un pie delante del otro mientras buscamos caminar hacia Cristo, para construir nuestro fundamento en Él, resultará en una “gran de evidencia” de Su ayuda divina.

Nuestros corazones cambiarán y con eso, nuestras vidas y nuestras relaciones mejorarán.

Si la confianza y la firmeza son el fundamento sobre el cual edificamos, descubriremos que somos mejores de lo que pensamos y que Dios está más presente de lo que imaginamos.

Entonces, no lo olvides, para fortalecer tus relaciones, primero busca fortalecer tu relación con Dios y Su Hijo, Jesucristo.

Fuente: LDS Living

| El Libro de Mormón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *