5 cosas que probablemente no sabías sobre la aparición del Libro de Mormón

Libro de Mormón

Un reciente trabajo de estudiosos sobre la aparición del Libro de Mormón ha llevado a varios cambios importantes en la forma en la que estos eventos son vistos por los miembros de la iglesia. Recientemente, la iglesia publicó un ensayo de Evangelios sobre el proceso de traducción para aclarar algunas preguntas históricas que rodean a la aparición de este libro sagrado.

Con una gran cantidad de becas nuevas en esta área, también hay una gran cantidad de nuevas perspectivas a ganar.

Aquí hay 5 cosas que tal vez no sabías acerca del Libro de Mormón:

1. José Smith usó múltiples instrumentos para la traducción:

José Smith traduciendo las planchas de oro

José Smith traduciendo las planchas de oro que contenían lo que hoy se conoce como el Libro de Mormón.

Si bien es de notar que los dos individuos que más se involucraron en el proceso de traducción del Libro de Mormón – José Smith y Oliver Cowdery – dijeron lo menos posible, otros testigos de la época aclararon que varios instrumentos diferentes fueron utilizados por el Profeta y sus escribas durante el proceso de traducción.

Primero José utilizó a los intérpretes nefitas mencionados en el Libro de Mormón (Mosíah 8:13, 28:20, Alma 37:21, Éter 3:23). En la carta de Wentworth de 1842, José los describió como “un curioso instrumento que los antiguos llamaron Urim y Tumim, que consistía en dos piedras transparentes colocadas en el borde de un arco sujetado a un pectoral”.

Según Emma Smith, José también usó una piedra vidente marrón durante el proceso de traducción. Según David Whitmer, uno de los tres testigos del Libro de Mormón, José le dio la piedra marrón a Oliver Cowdery después de que el proceso de traducción fue terminado. La viuda de Oliver, Elizabeth Ann Whitmer Cowdery, entregó la piedra a Phineas Young, hermano de Brigham Young, quien luego entregó la piedra a la Iglesia. En el año 2015, como parte del proyecto Joseph Smith Papers, la Iglesia publicó las primeras fotografías de la piedra vidente marrón.

Algunas fuentes sugieren que José Smith pudo haber poseído también otras piedras videntes. Un residente de Palmira, Pomeroy Tucker, recordó que José poseía una piedra vidente que tenía un aspecto “blanquecino y vidrioso, aunque opaco, semejante al cuarzo”. Aunque algunos han sugerido que José sólo usó las piedras videntes durante su trabajo temprano, los usó a lo largo de todo su ministerio profético. Wilford Woodruff registró que en 1841 José Smith le mostró una piedra vidente. Él escribió: “Tuve el privilegio de ver por primera vez en mis días el Urim & Tumim”.

José parece haber utilizado el término “Urim y Tumim” como una descripción de los instrumentos utilizados para obtener revelación divina.

2. Las mujeres desempeñaron un papel importante en el proceso de traducción:

José y Emma Smith

José y Emma Smith

Según Joseph Knight, padre, un antiguo colaborador del Profeta, durante una reunión entre José y el ángel Moroni en septiembre de 1826, el ángel le dijo a José que podría tener el libro al año siguiente “si trajera a la persona correcta con él. “Según José, miró en su vaso (piedra del vidente) y vio que sería Emma Hale, hija del viejo Sr. Hale de Pensilvania”. “Cuando José llegó al cerro Cumora al año siguiente, Emma lo acompañó y esperó en la carreta abajo mientras él se encontraba con el ángel.

Emma fue también escriba durante parte del proceso de traducción. Ella recordó más tarde: “Cuando mi esposo tradujo el Libro de Mormón, escribí parte de él, mientras él me dictaba cada oración, palabra por palabra.” Emma también instó a José a viajar a

Palmira para buscar el manuscrito perdido, aunque ella acababa de perder a su primer hijo y casi perdió su vida durante el parto.

A pesar de que los tres y ocho testigos elegidos para el Libro de Mormón eran varones, una tradición dentro de la familia Whitmer también agrega a Mary Musselman Whitmer, la matriarca de la familia, como testigo no oficial del Libro de Mormón. Según varios miembros de la familia Whitmer, aunque no aparece como testigo oficial del Libro de Mormón, Mary Whitmer (1778-1856), la matriarca de la familia Whitmer, también le fueron mostradas las planchas. Este recuento provino de una entrevista de 1878 que David Whitmer dio a Orson Pratt y a Joseph F. Smith. Al parecer, mientras las etapas finales de la traducción se llevaban a cabo en su casa, Mary Whitmer se sintió abrumada por la cantidad de trabajo necesario para cuidar de su familia e invitados.

En una excursión para ordeñar a las vacas de la familia, se encontró con un “anciano” que le dijo en un tono tranquilo y amistoso: “Has sido muy fiel y diligente en tus labores, pero estás cansada por el aumento de tu trabajo, es apropiado por lo tanto que usted  reciba un testigo para que su fe puede sea fortalecida”. Según otro relato proporcionado por John C. Whitmer, el extraño entonces” desató su mochila y le mostró un paquete de planchas, que en tamaño y apariencia correspondía con la descripción que luego dieron los testigos del Libro de Mormón. . . Él le dijo que fuera paciente y fiel

en llevar su carga un poco más de tiempo. Según John C. Whitmer, Mary era “una firme creyente en el libro de Mormón hasta el día de su muerte. “

3. Algunos creen que la esposa de Martin Harris quemó las 116 páginas perdidas del Libro de Lehi:

Uno de los episodios más dramáticos de la historia de la aparición del Libro de Mormón es la historia del manuscrito perdido. Cuando el Libro de Mormón fue impreso por primera vez en 1830, incluyó un prefacio escrito por José Smith, donde habló de “ciento dieciséis páginas, las cuales tomé del Libro de Lehi” que “alguna persona o personas han robado y guardado a pesar de mis esfuerzos para recuperarlo nuevamente”. Si bien los detalles que rodean a la participación de Martin Harris y su esposa, Lucy, son relativamente bien conocidos por los miembros de la Iglesia, queda la pregunta: ¿qué pasó con el manuscrito perdido?

Martin Harris y las 116 páginas perdidas.

Incluso hoy en día la respuesta es desconocida. Según Lucy Mack Smith, cuando Martin Harris llegó a la casa en Palmira, su esposa, Lucy, “parecía muy complacida  con lo que oía y entró en el espíritu de ello, tanto que le dio a su esposo el privilegio de guardarlo en un cajón de la cómoda, la cual nunca le había permitido ver.” Pocos días después, Martin rompió la cerradura para mostrar el manuscrito a un amigo. Lucy Mack Smith, la madre de José Smith, creyó que esta acción enfureció tanto a Lucy Harris que tomó secretamente el manuscrito y lo ocultó de Martin. Si Lucy Harris tomó el manuscrito, lo que hizo con él sigue siendo desconocido. Años después del incidente, los rumores circularon por Palmira que Lucy pudo haber destruido el manuscrito.

Un residente local contó rumores de que escuchó a Lucy Harris “decir que quemó los papeles. Ella era altamente combativa. “Él continuó,” Ella dice que los quemó. Y no hubo ningún error, pero lo hizo. Nunca fueron encontrados; nunca salieron a la luz”. Otro ex residente afirmó que Lucy Harris robó el manuscrito y lo pasó a “un cierto Dr. Seymour” para un propósito desconocido. El destino final del manuscrito perdido sigue siendo un misterio.

4. De alguna manera, la publicación del Libro de Mormón fue tan milagrosa como su traducción:

Primera edición del Libro de Mormón

Primera edición del Libro de Mormón

José Smith negoció con Egbert B. Grandin – un impresor de Palmira, vendedor de libros  y editor del Wayne Sentinel, para imprimir el manuscrito del Libro de Mormón. Inicialmente, Grandin se negó, “creyendo todo el asunto como un perverso fraude y una conspiración para estafar al señor [Martin] Harris”. La respuesta fue la misma cuando José Smith se reunió con Thurlow Weed, ex editor del Rochester Daily Telegraph y luego Editor del Rochester Anti-Masonic Enquirer. José y Martin Harris llamaron a Elihu F. Marshall, un editor de libros en Rochester, Nueva York. Aunque Marshall accedió a publicar el manuscrito, su precio era exorbitante.

Grandin finalmente cedió después de tomar “el consejo de varios vecinos imparciales”, quienes le aseguraron que su relación con el libro no sería nada más que un asunto de negocios. Convencido de que Martin Harris haría bien en su acuerdo contractual, un aliviado Grandin volvió a imprimir el Libro de Mormón. El 19 de marzo de 1830, a través de la Wayne Sentinel, Grandin anunció, “El Libro de Mormón ‘estará listo para su venta en el transcurso de la próxima semana.” El 26 de marzo de 1830, se anuncia, la “primera venta pública del Libro de Mormón: el trabajo anterior, que contiene alrededor de 600 páginas, gran Duodécimo, está a la venta, al por mayor y al por menor, en la Librería de Palmira, por EB Grandin “el precio del libro de Mormón fue equivalente a un salario de dos días de un trabajador adulto. El precio varió de $ 1.25 a $ 1.75 por libro.

José Smith no estaba en Palmira cuando Martín Harris le dio la primera copia impresa del Libro de Mormón a su hermano Emer Harris el 26 de Marzo de 1830. Él llegó a la ciudad unos días más tarde y se sorprendió al ver a Martín Harris cruzar con un “montón de libros mormones” Martin lo saludó diciéndole: Los libros no se venderán porque nadie los quiere, pero José le respondió: “Creo que los libros se venderán bien”.

5. Le tomó algún tiempo a los miembros de la Iglesia para aceptar completamente el Libro de Mormón como una fuente de doctrina:

Casi inmediatamente después de su publicación, el Libro de Mormón comenzó a hacer milagros en los corazones de aquellos que lo leían. Las primeras figuras vitales de la iglesia en el futuro mormón como Parley P. Pratt y Brigham Young, encontraron la verdad en el libro y fueron convertidos al nuevo movimiento. Como pieza fundamental de doctrina sin embargo tomó cierto tiempo para que el Libro de Mormón recibiera la aceptación como fuente de doctrina en la Iglesia. Una reseña de la literatura en los inicios de la Iglesia moderna comprobó que  existen 1489 citaciones de la Biblia comparadas con 77 del Libro de Mormón, o una proporción de 19 a 1. Un análisis de los discursos dados por José Smith en Nauvoo reveló 451 diferentes alusiones a los pasajes bíblicos dados por el Profeta comparados con solo 22 referencias al Libro de Mormón, o una proporción de 21 a 1.

Aún en el siglo XX, el Libro de Mormón fue citado muy pocas veces en las conferencia generales y no fue parte del currículo educativo de la Iglesia sino hasta los años 60. Si el éxito de la aparición del Libro de Mormón no se mide solo por la traducción del Libro de Mormón sino por la aceptación de este entre los miembros de la Iglesia. Probablemente ninguna persona deba recibir más crédito que Ezra Taft Benson, Presidente de la Iglesia de 1985 a 1993.

Antes de que Ezra Taft Benson llegará a la presidencia muchos Santos de los últimos Días no sabían que eran culpables por no usar el Libro de Mormón lo suficiente en sus estudios. El historiador Grant Underwood analizó la literatura temprana de los Santos de los Últimos Días y encontró que el Libro de Mormón era citado con poca frecuencia en comparación con la Biblia. Richard Galbraith estudió las referencias de las escrituras citadas en la conferencia general y encontró que sólo el doce por ciento eran de citas del Libro de Mormón.

Presidente Ezra Taft Benson

El Presidente Ezra Taft Benson dio mucho hincapié a la importancia de “inundar el mundo” con Libro de Mormón

Durante la icónica conferencia de Abril de 1986, el presidente Benson citó un versículo de Doctrina y Convenios: “Y en ocasiones pasadas vuestras mentes se han ofuscado a causa de la incredulidad, y por haber tratado ligeramente las cosas que habéis recibido, — Y esta incredulidad y vanidad han traído la condenación sobre toda la iglesia” (DyC 84:54-55). Luego habló de que esta creencia que había permanecido por mucho tiempo en la iglesia por haber tomado al Libro de Mormón de una forma tan liviana. Luego con poder, declaró: “El Señor inspiró a su siervo Lorenzo Snow para enfatizar el principio del diezmo para redimir a la iglesia del yugo financiero… Ahora, en nuestros días el Señor ha revelado la necesidad de hacer énfasis en el Libro de Mormón para sacar a la iglesia y a los hijos de Sión de la condenación — el azote y juicio”. Él más adelante declaró: “El Libro de Mormón no ha sido y no es aún el centro de nuestro estudio personal, enseñanza familiar, predicación y obra misional. De esto debemos arrepentirnos”.

En el funeral del Presidente Ezra Taft Benson, el Elder Howard W. Hunter declaró: “No hubo Presidente de la Iglesia desde el mismo Profeta José Smith que haya hecho más por enseñar las verdades del Libro de Mormón, para hacerlo parte de nuestro estudio diario para toda la membresía de la Iglesia y para ‘inundar la tierra’ con su distribución.” La característica principal de los nueve años de la presidencia del Profeta Benson (1985-1994) fue su elevada visión de la importancia del Libro de Mormón en la vida de los Santos de los Últimos Días. Seis años después de su muerte el Libro de Mormón claramente asumió su “lugar principal en el estudio y aprecio entre las escrituras Santos de los Últimos Días. Las congregaciones, el Sistema Educativo de la Iglesia, individuos y familias se enfocaron en el Libro de Mormón con un entusiasmo sin precedentes.”

La visión del Presidente Benson de inundar la tierra con las escrituras pronto se dio. En el 2003 Book Magazine nombró al Libro de Mormón como uno de los “Los 20 Libros que Cambiaron América.” El editor Jerome Kramer de Book Magazine, “El Libro provee la base teológica para una de las religiones más vibrantes del mundo.”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este artículo fue escrito originalmente por Casey Paul Griffiths y fue publicado en ldsliving.com, con el título “5 Things You Might Not Know About the Coming Forth of the Book of Mormon”

5-Things-You-Might-Not-Have-Known-About-the-Coming-Forth-of-the-Book-of-Mormon/s/84830

Español ©2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English ©2016

LDS Living, A Division of Deseret Book Company

| El Libro de Mormón
Publicado por: Patricia Ortiz R. de Verano
Miembro de la Iglesia, sirvió en la misión Colombia Bogotá Sur. Es esposa, mamá y educadora en idiomas extranjeros (Inglés, Francés, Italiano), con Certificaciones Internacionales en Inglés, Diplomado en Traducción . Con experiencia en Marketing. Aficionada a la escritura, música, pintura, y a todo lo relacionado con el arte y el aprendizaje.
Tú y yo creemos, sin ningún tipo de arrogancia, que Dios está de nuestro lado”.
Apóstol mormón y otros líderes religiosos defienden el matrimonio...
¿Estuvo casado Jesús?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *