Si no fue el ángel quien convirtió a Alma, hijo, ¿qué lo llevó a la conversión?

vídeos del Libro de Mormón - Alma hijo

Aaron D. Franklin es un Santo de los Últimos Días, y profesor de ingeniería y química de la Universidad de Duke, que escribió un libro llamado “The Spiritual Physics of Light”.

En su libro, Franklin analiza el poder de la luz espiritual y su papel en la conversión.

Específicamente, explora el ejemplo de Alma, hijo, que vio un ángel, pero cuyo relato no parece atribuir su conversión a esa experiencia. En Alma 5: 45–46, se relata su conversión:

“Y esto no es todo. ¿No suponéis que sé de estas cosas yo mismo? He aquí, os testifico que yo sé que estas cosas de que he hablado son verdaderas. Y, ¿cómo suponéis que yo sé de su certeza?

He aquí, os digo que el Santo Espíritu de Dios me las hace saber. He aquí, he ayunado y orado muchos días para poder saber estas cosas por mí mismo.

Y ahora sé por mí mismo que son verdaderas; porque el Señor Dios me las ha manifestado por su Santo Espíritu; y este es el espíritu de revelación que está en mí”. 

pasión

También te puede interesar: Santo de los Últimos Días gay comparte su historia de conversión

Tal como Franklin describe en su libro:

“A pesar de la visita angelical que pudo ver y la voz de trueno que pudo escuchar, Alma cita el ayuno, la oración y las manifestaciones resultantes del Espíritu Santo como las confirmaciones más concretas de su conversión. 

Esto se debe a que el discernimiento de la luz espiritual, que siempre se alimenta por un testimonio del Espíritu Santo, afecta de forma más poderosa a toda el alma que cualquier sensación física, incluso si esa sensación viene en la forma de una visita del cielo”. 

Lee a continuación, un extracto de un podcast sobre la luz espiritual.

Morgan Jones: 

Otra cosa que me pareció fascinante fue el ejemplo que diste basándote en las Escrituras sobre Alma, hijo.

Hablas de cómo, a pesar de haber visto un ángel y escuchar la voz de trueno, que leímos que Alma experimentó, testifica que las manifestaciones del Espíritu Santo fueron la razón por la que él conoció la verdad.

Además, vemos otros ejemplos de esto en las Escrituras: Lamán y Lemuel, experimentaron estas manifestaciones del cielo, pero las olvidaron con rapidez.

Sin embargo, cuando la vida de alguien cambia debido a la influencia del Espíritu Santo, parece que la conversión es más profunda.

Así que, me preguntaba si podrías hablarme sobre la influencia del Espíritu Santo y el papel que juega la luz para iluminarnos.

Aaron Franklin: 

hinduismo

Qué gran ejemplo para comenzar.

Esto realmente abre el camino para una discusión profunda que tengo en el libro sobre la interacción entre el Espíritu Santo y la luz de Cristo.

Diría que difícilmente hay un aspecto más confuso en nuestra doctrina, ¿verdad?

Mientras intentamos entender el Espíritu Santo como miembro de la Trinidad y el papel que juega allí, tenemos esa relación con la luz de Cristo que es tan grande que comparten títulos. Incluso, se usan referencias semejantes para ambos.

Sin embargo, son completamente distintos, ya que el Espíritu Santo es un personaje de espíritu y miembro de la Trinidad, y la luz de Cristo es un poder, una fuerza separada.

hinduismo

Sin embargo, creo que queda claro que existe una conexión absoluta entre cómo funcionan estos poderes, el poder del Espíritu Santo y el poder de la luz de Cristo.

Una de las formas en que me gusta pensar con respecto a cómo funcionan estos poderes se relaciona con lo que Joseph Fielding Smith llamó “una impresión indeleble del Espíritu Santo”.

Que es más poderosa que ver un ángel, permanece más tiempo en nosotros.

Pienso en ello como si el Espíritu Santo estuviera alimentando la radiación que podemos tener de la luz de Cristo, una radiación que proviene de nosotros.

Entonces sí, todos estamos radiando, ¿verdad? Todos tenemos la luz de Cristo, funciona muy bien, ¿verdad?

Sin embargo, lo que irradiamos, la intensidad de esa radiación, tiene una válvula de compuerta.

Esa válvula representa nuestra conexión con la influencia del Espíritu Santo.

Cuanto más conectados estemos, más brillará esa luz.

En otras palabras, a medida que se nos enseñe la verdad, nos encontraremos en un punto de decisión.

Esa verdad podría ser una ordenanza fundamental del evangelio. Por ejemplo, “¿te bautizarás?” Ese es un punto de decisión.

Te encuentras en puntos de decisión cientos de veces al día, debes tomar una decisión.

Tienes la verdad y eliges qué camino deseas seguir con ese conocimiento.

Cada uno de esos puntos de decisión, en mi opinión, es una forma de afectar esa conexión con el Espíritu Santo y, por tanto, la radiación de luz.

Cuando esos son grandes puntos de inflexión en los que se decide aceptar y creer en la realidad de la expiación de Jesucristo y poner todo lo que se tiene en esa dirección. Esa radiación inicial de luz, la considero como una fotografía.

Quiero decir, piensa en lo que sucede cuando expones la luz al sustrato correcto. Da la impresión de que es perfecta en la captura e indestructible, ¿verdad? Quiero decir, está ahí.

Ese es el tipo de impresión a la que creo que tenemos acceso cuando buscamos genuina y fervientemente esa confirmación.

El discernimiento que se puede obtener al entregarnos a Dios y obtener acceso a través del Espíritu Santo a la verdad, que es luz, que expone y retiene.

Esta es una traducción del artículo que fue publicado originalmente por LDS Living con el título “It wasn’t the angel that converted Alma the Younger—but what did?

| El Libro de Mormón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *