Lo que la experiencia del hermano de Jared enseña sobre la investidura del templo

velos

Como sabes, nos comprometimos a no hablar de algunas cosas fuera del templo. Pero, de manera contraria a lo que algunos puedan creer, esa lista es muy corta y específica.

En este artículo, por supuesto, no mencionaré nada de esa lista corta. En cuanto al resto, he tratado de usar mi mejor juicio para discernir qué detalles son apropiados para escribir.

Siéntete tranquilo, casi todo lo que mencionaré se encuentra en el Libro de Mormón.

Un vistazo a la ceremonia de investidura

También te puede interesar: 5 dones que se nos da cuando recibimos nuestra investidura del templo

En la ceremonia de investidura pasamos por los tres “pilares de la eternidad”, como los describió Bruce R. McConkie: La Creación, la Caída y la expiación de Jesucristo.

Toda la ceremonia se centra en cómo Jesucristo nos redime de la Caída y nos conduce a la presencia de Dios.

Con tu experiencia del templo en mente, ¡echemos un vistazo a lo que le sucedió al hermano de Jared en Éter 3!

Versículo 1

temores

“Y sucedió que el hermano de Jared… subió al monte que llamaban el monte de Shelem, a causa de su extremada altura, y de una roca fundió dieciséis piedras pequeñas; y eran blancas y diáfanas, como cristal transparente; y las llevó en sus manos a la cima del monte, y nuevamente clamó al Señor.”

¡Hagamos una pausa aquí! Siempre que un profeta visita una montaña, de “extremada altura”, debemos prestar atención. La hermana Linda K. Burton enseñó:

“Con frecuencia, el Señor ha utilizado las montañas como lugares sagrados para enseñar a Sus siervos cosas sagradas y darles a conocer Sus obras y Su voluntad para Sus hijos amados.

“Las Escrituras contienen relatos de Nefi, Moisés, el hermano de Jared y el mismo Salvador subiendo a un monte para estar en comunión con nuestro Padre Celestial. Los templos son el monte de la casa de Jehová en nuestros días”.

Cuando el hermano de Jared comienza a clamar “al Señor”, prácticamente se encuentra en un templo.

Presta atención a las piedras blancas que lleva consigo, las volveremos a mencionar al final de este artículo.

Versículo 2

“¡Oh Señor, has dicho que hemos de estar rodeados por las olas! Y ahora, he aquí, oh Señor, no te enojes con tu siervo a causa de su debilidad delante de ti; porque sabemos que tú eres santo y habitas en los cielos, y que somos indignos delante de ti; por causa de la caída nuestra naturaleza se ha tornado mala continuamente; no obstante, oh Señor, tú nos has dado el mandamiento de invocarte, para que recibamos de ti según nuestros deseos”.

PAUSA. ¿Entendiste? El hermano de Jared toca un tema importante del templo.

Le demuestra al Señor que comprende uno de esos “pilares de la eternidad”, la Caída. “…por causa de la caída nuestra naturaleza se ha tornado mala continuamente”.

Versículo 6

velos

“Y sucedió que cuando el hermano de Jared hubo dicho estas palabras, he aquí, el Señor extendió su mano y tocó las piedras, una por una, con su dedo.

“Y fue quitado el velo de ante los ojos del hermano de Jared, y vio el dedo del Señor; y era como el dedo de un hombre, a semejanza de carne y sangre; y el hermano de Jared cayó delante del Señor, porque fue herido de temor”.

PAUSA. Aquí sucedieron algunas cosas que debemos destacar. Jared está de pie ante Dios, el Cristo premortal en este escenario. Sin embargo, al principio, no lo puede ver. El velo cubre a Dios hasta que extiende Su mano a través de él y el hermano de Jared puede ver Su dedo.

Versículos 9-13

“Y el Señor le dijo: A causa de tu fe has visto que tomaré sobre mí carne y sangre; y jamás ha venido a mí hombre alguno con tan grande fe como la que tú tienes; porque de no haber sido así, no hubieras podido ver mi dedo. ¿Viste más que esto?

“Y él contestó: No; Señor, muéstrate a mí. Y le dijo el Señor: ¿Creerás las palabras que hablaré? Y él le respondió: Sí, Señor, sé que hablas la verdad, porque eres un Dios de verdad, y no puedes mentir.

“Y cuando hubo dicho estas palabras, he aquí, el Señor se le mostró, y dijo: Porque sabes estas cosas, eres redimido de la caída; por tanto, eres traído de nuevo a mi presencia; por consiguiente yo me manifiesto a ti”.

bondad

PAUSA. Después de que la fe del hermano de Jared es probada y se comprueba que es verdadera, él es “traído de nuevo a la presencia [de Dios]”.

Dios habla de la Caída y le explica al hermano de Jared que ha sido redimido. Aquí se hace referencia al pilar número dos: la expiación de Jesucristo.

Versículo 14

ser personados

“He aquí, yo soy el que fue preparado desde la fundación del mundo para redimir a mi pueblo. He aquí, soy Jesucristo. Soy el Padre y el Hijo. En mí todo el género humano tendrá vida, y la tendrá eternamente, sí, aun cuantos crean en mi nombre; y llegarán a ser mis hijos y mis hijas”.

PAUSA. Se da más instrucción acerca de la expiación. Ese es el único poder por el cual podemos regresar a la presencia de Dios. Solo queda un pilar que aún no hemos abordado.

Versículo 15

Jesús expiación

“Y nunca me he mostrado al hombre a quien he creado, porque jamás ha creído en mí el hombre como tú lo has hecho. ¿Ves que eres creado a mi propia imagen? Sí, en el principio todos los hombres fueron creados a mi propia imagen”.

PAUSA. ¡Ah! Ahí está, la Creación.

Versículo 19-21

“Y debido al conocimiento de este hombre, no se le pudo impedir que viera dentro del velo; y vio el dedo de Jesús, y cuando vio, cayó de temor, porque sabía que era el dedo del Señor; y para él dejó de ser fe, porque supo sin ninguna duda.

“Por lo que, teniendo este conocimiento perfecto de Dios, fue imposible impedirle ver dentro del velo; por tanto, vio a Jesús, y él le ministró.

“Y sucedió que el Señor dijo al hermano de Jared: He aquí, no permitirás que vayan al mundo estas cosas que has visto y oído, sino hasta que llegue el tiempo en que he de glorificar mi nombre en la carne; de modo que guardarás las cosas que has visto y oído, y no las manifestarás a ningún hombre”.

PAUSA. Acercarse a Dios (cubierto por el velo) con cierto conocimiento, interactuar con Dios y salir con  más  conocimiento (o perfeccionado) debería sonar familiar.

Eso no quiere decir que lo que pasa en nuestros templos esté sucediendo aquí. Sin embargo, se presenta un escenario conocido, especialmente cuando el Señor dice: “guardarás las cosas que has visto y oído, y no las manifestarás a ningún hombre”.

Versículos 22-24

“Y he aquí, cuando vengas a mí, las escribirás y las sellarás a fin de que nadie pueda interpretarlas; porque las escribirás en un lenguaje que no se podrá leer.

“Y he aquí, te daré estas dos piedras, y también las sellarás junto con las cosas que escribas.

“Porque he aquí, he confundido el idioma que escribirás; por tanto, haré que en mi propio y debido tiempo estas piedras clarifiquen a los ojos de los hombres las cosas que tú escribirás”.

Urim y Tumim

Urim y Tumim.

PAUSA. Aquí, el Señor está describiendo el Urim y Tumim, o las piedras de vidente.

El hermano de Jared llevó 16 piedras blancas al monte Shelem y las presentó ante el Señor. El Señor las tocó y dieron luz.

No está claro si las dos piedras que recibió el hermano de Jared en estos versículos formaban parte de sus 16 piedras, o si eran diferentes. Sin embargo, se hace referencia a estas piedras en Apocalipsis, y Doctrina y Convenios.

piedra vidente

Piedra de vidente.

Apocalipsis 2: 17:

“El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita un nombre nuevo escrito, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe”.

Doctrina y Convenios 130:10-11:

“Entonces la piedrecita blanca mencionada en el Apocalipsis, capítulo 2, versículo 17, se convertirá en un Urim y Tumim para toda persona que reciba una, y por ese medio se darán a conocer cosas pertenecientes a un orden superior de reinos; y a cada uno de los que entran en el reino celestial se da una piedrecita blanca, en la cual está escrito un nombre nuevo que ningún hombre conoce, sino el que lo recibe. El nombre nuevo es la palabra clave”.

Versículos 25-27

“Y cuando el Señor hubo hablado estas palabras, mostró al hermano de Jared todos los habitantes de la tierra que había habido, y también todos los que había de haber; y no los ocultó de su vista, aun hasta los cabos de la tierra.

“Porque le había dicho anteriormente que si creía en él y en que podía mostrarle todas las cosas, estas le serían manifestadas; por tanto, el Señor no podía ocultarle nada, porque sabía que el Señor podía mostrarle todas las cosas.

“Y el Señor le dijo: Escribe estas cosas y séllalas; y en mi propio y debido tiempo las mostraré a los hijos de los hombres”.

traslación

PAUSA. ¡Vaya, este capítulo concluye con una gran visión! “… Todos los habitantes de la tierra que había habido, y también todos los que había de haber…” Me recuerda una visión similar que tuvo Moisés, también sobre una “montaña sumamente alta”.

“Y aconteció que Moisés miró, y vio el mundo sobre el cual fue creado; y vio Moisés el mundo y sus confines, y todos los hijos de los hombres que son y que fueron creados, de lo cual grandemente se maravilló y se asombró”.

Estas visiones también pueden recordarnos ese pilar de la eternidad que abordamos primero en nuestros templos: la Creación.

Las ordenanzas del templo en el Libro de Mormón

EL LIBRO DE MORMÓN

José Smith nunca hizo referencia a Éter 3 para enseñar sobre el templo. Sin embargo, este libro contiene simbolismos del templo.

El Libro de Mormón es un eterno regalo. Hay muchas cosas a lo largo del texto, esperando ser descubiertas.

Si crees que ya lo sabes todo, si ya has leído el Libro de Mormón un millón de veces, vuelve a leerlo una y otra vez. Mientras lo haces, permite que los principios que enseña alcancen su propósito:

“Hablamos de Cristo, nos regocijamos en Cristo, predicamos de Cristo, profetizamos de Cristo y escribimos según nuestras profecías, para que nuestros hijos sepan a qué fuente han de acudir para la remisión de sus pecados”. (2 Nefi 25:26)

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por David Snell y fue publicado en Third Hour con el título “Mind Blown: Ether 3 is the Brother of Jared’s Temple Endowment”.

| El Libro de Mormón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *