5 argumentos para explicar que no adoramos a José Smith

“Porque no hará nada Jehová el señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas”. (Amos 3:7)

En todos los tiempos desde el comienzo, de la vida en la tierra, el señor ha llamado y escogido a un hombre para guiar a su pueblo, como por ejemplo los nombres de algunos conocidos. Adán, Abraham, Enoc , y muchos más. EN estos tiempos fue llamado José Smith.

Muy poco se conoce o se sabe, que las multitudes que escuchaban sus mensajes, llegaron a adorarlos, más bien hay más referencia de que cuando se mostraban como enviados de nuestro padre celestial y predicaban eran, escupidos, encarcelados hasta muertos.

Hoy en día creemos que el señor ha llamado y puesto nuevamente un profeta, sobre la tierra de nombre José Smith. Muchos afirman que como miembros de la “Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”, adoramos a José Smith, en los siguientes 5 argumentos  declaramos, enseñamos y testificamos que:

1) Nosotros creemos en Dios el Eterno Padre, y en su Hijo Jesucristo, y en el Espíritu Santo.

“Y ahora bien, amados hermanos míos, esta es la senda; y no hay otro camino ni nombre dado, debajo del cielo por el cual el hombre puede salvarse. Se nos da una senda y un nombre, un camino por el cual si seguimos llegaremos a ser salvos”. Un profeta enseñó:

Y hablamos de Cristo, nos regocijamos en Cristo, predicamos de Cristo, profetizamos de Cristo y escribimos según nuestras profecías, para que nuestros hijos sepan a qué fuente han de acudir para la remisión de sus pecados. (2 Nefi 25:26)

2) Cumplimos el mandamiento de no adorar otros dioses.

De las escrituras aprendemos, “Porque no te has de inclinar a ningún otro dios, pues el Señor, cuyo nombre es Jehová, Dios celoso es”. Desde los tiempos antiguos el señor, dio el mandamiento de no adorar a nadie más que solo él, dentro de la iglesia seguimos esa ley y por consiguiente no adoramos a nadie, que sea hecho a la imagen y semejanza de Dios en la tierra, solo respetamos y consideramos que cuando un hombre es llamado por Dios para guiar a su pueblo, es un profeta.

El profeta es una persona  como cualquiera, que sufre enfermedades, pesares, dolores, que padecerá todo tipo de aflicciones  y “Reclamamos el derecho de adorar a Dios Todopoderoso conforme a los dictados de nuestra propia conciencia, y concedemos a todos los hombres el mismo privilegio: que adoren cómo, dónde o lo que deseen”. (Artículo de fe 11) nuestras capillas sirven para rendir culto a nuestro Padre Celestial.

3) Creemos que por la expiación de Cristo, todo el género humano puede salvarse.

De tal manera nos ama Dios que creó esta tierra, nos da la oportunidad de crecer espiritualmente y en conocimiento, mediante la lectura de las escrituras, el ayuno, la oración, para poder aprender y volver a su presencia. Ya que  no podemos hacer todo por nosotros mismos, es por eso que necesitábamos un mediador entre Dios y los hijos de los hombres, que envió a su Hijo Jesucristo para que todos los que creamos, en Él podamos ser merecedores, de la vida eterna.

La otra parte por medio de su expiación, de nuestros pecados. La noble causa en la que servimos es la causa de Cristo; es la obra de salvación, para todo el género humano.

4) Oramos al Padre Celestial.

 De las palabras de nuestro señor Jesucristo, hemos aprendido como orar a nuestro Padre Celestial, cuando estaba con sus discípulos les mostró la forma y como debían dirigirse, a Él cuándo oraran. Dentro de la iglesia se nos da una forma o manera cómo podemos orar a nuestro Padre Celestial, siguiendo el modelo que dio Jesucristo mismo cuando estuvo con sus discípulos.

Los profetas han enseñado; que la mejor manera de poder comunicarnos con nuestro Padre es por medio de la oración, al igual que los profetas podemos recurrir a alas escrituras y la oración, para ser enseñado desde lo alto; es por eso que,  “Y si alguno tiene falta de sabiduría pídala a Dios, el cual da a todos  y en abundancia.” ( Santiago 1:5)

5) Es la iglesia de Jesucristo

Dios está la cabeza de Su Iglesia, que no quepa la menor duda, que Él dirige su obra y Su iglesia, en la tierra. Literalmente en la inscripción de nuestras placas en la capilla se lee, “La Iglesia De Jesucristo De Los santos De Los Últimos Días”, como podemos ver no se lee, que la iglesia lleve el nombre de algún hombre  que haya vivido aquí en la tierra. Por revelación la iglesia lleva el nombre de Jesucristo.

Porque  así se llamará mi iglesia en los postreros días, a saber, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Doctrina y Convenios 115:4
Antes bien creced en la gracia y en el conocimiento de nuestro señor y salvador Jesucristo. A él sea la gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén. 2 pedro 3:18.

 

 

 

 

 

| Profetas Modernos
Publicado por: Danys Palacios
Me describo como una persona, sonriente, alegre, dinámica, con deseos de aprender cada día.
La sorpresa que Élder Andersen le dio a una pareja de recién casados
Como un senador de Dakota del Sur se convirtió en Mormón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *