Las profecías sobre la tecnología en estos últimos tiempos

En nuestra era digital actual, aproximadamente 60 % de la población mundial son usuarios activos de Internet y más de la mitad están activos en las redes sociales, esto no debería ser una sorpresa para los Santos de los Últimos Días.

¿Por qué? Porque durante décadas los profetas nos han hablado sobre los nuevos descubrimientos que sucederían.

Los avances tecnológicos de la actualidad son evidencia convincente de la restauración continua en la “dispensación de la plenitud de los tiempos”, para ayudar a los propósitos del Señor.

El élder David A. Bednar, miembro del Quórum de los Doce Apóstoles de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, compartió algunas de estas profecías durante su discurso “Inundar la tierra como con un diluvio“, durante la Semana de la Educación de BYU en 2014:

Brigham Young

Centro de Conferências

En 1862, Brigham Young dijo:

Todo descubrimiento de la ciencia y de las artes que es realmente útil para la humanidad se ha dado por revelación directa de Dios, aunque son pocos los que lo reconocen. Se ha dado con las miras de preparar el camino para el triunfo final de la verdad, y la redención de la tierra del poder del pecado y de Satanás.

Debemos aprovechar todos estos descubrimientos grandiosos, la sabiduría acumulada de las edades, y dar a nuestros hijos el beneficio de todo ramo de conocimiento útil, para prepararlos para avanzar y de modo eficaz hacer su parte en la gran obra. (Discourses of Brigham Young, Journal, sel. Johan A. Widtsoe, 1958, págs. 18-19)

David O. McKay

En 1966, el presidente David O. McKay profetizó sobre descubrimientos científicos “inimaginables” que harían posible la predicación del evangelio a toda tribu, lengua y nación:

Descubrimientos latentes con tal poder, ya sea para la bendición o la destrucción de los seres humanos, que harán que la responsabilidad del hombre para controlarlos sea la más grande que jamás se haya depositado en manos humanas… Esta era está llena de peligros ilimitados, al igual que de posibilidades incalculables. (Conference Report, octubre de 1966, pág. 4)

Spencer W. Kimball

En 1974, el presidente Spencer W. Kimball, describió el futuro de la obra misional:

Creo que el Señor está ansioso de poner en nuestras manos inventos que los hombres jamás han vislumbrado […]

Al proporcionar el Señor estos milagros de la comunicación, y con el aumento de los esfuerzos y la devoción de nuestros misioneros y de todos nosotros, y de todos los que sean “enviados”, ciertamente se llevará a cabo el divino mandato: ‘Porque en verdad, el pregón tiene que salir desde este lugar a todo el mundo y a los lejanos extremos de la tierra; el evangelio ha de ser predicado a toda criatura. (DyC 58:64) (“When the World Will Be Converted”, Ensign, octubre de 1974, pág. 10)

Gordon B. Hinckley

En 1981, el presidente Gordon B. Hinckley enseñó:

Tenemos confianza de que a medida que la obra del Señor crezca, Él inspirará a los hombres a crear los medios mediante los cuales los miembros de la Iglesia, dondequiera que se encuentren, reciban consejo de Su profeta escogido de forma personal y privada.

La comunicación es el nervio motor que une a la Iglesia como a una gran familia. Entre los adelantos de que disponemos y aquellos que el futuro nos depara, podremos comunicarnos según las necesidades y las circunstancias del momento. (Véase “La certeza… ¿enemiga de la religión?”, Liahona, febrero de 1982, págs. 4-5)

L. Tom Perry

En junio de 2013, el élder L. Tom Perry describió el impacto que la tecnología digital tiene en la obra misional, dijo:

Cuando yo era misionero, podíamos comunicarnos con las personas en la calle y tocar puertas a fin de compartir el Evangelio.

El mundo ha cambiado desde entonces. Ahora, muchas personas están atareadas en la vida cotidiana; se apresuran de aquí para allá, y muchas veces no están dispuestas a permitir que personas extrañas entren en sus hogares, sin que se las invite, para compartir un mensaje del Evangelio restaurado.

El punto principal de contacto con los demás, incluso con amigos íntimos, muchas veces es por medio de internet. Por tanto, la naturaleza misma de la obra misional debe cambiar si el Señor ha de lograr Su obra de congregar a Israel “de los cuatro cabos de la tierra” (2 Nefi 21:12). A los misioneros ahora se les permite usar internet en sus labores misionales.

David A. Bednar

Foto: Church News.

Hace 6 años, en su discurso “Inundar la tierra como un diluvio”, el élder Bednar dijo:

Mensajes y fotografías que solían requerir días, semanas y meses para enviarse y recibirse, ahora se pueden transmitir al mundo en segundos.

Te damos gracias, oh Dios, por los profetas que nos han enseñado y preparado para la época en la que vivimos, y que nos han instado a usar los adelantos tecnológicos para apoyar la misión continua de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Henry B. Eyring

En la última Conferencia General de abril de 2020, el Presidente Henry B. Eyring habló sobre los milagros y la tecnología en su discurso, “Oraciones de fe”:

Todavía no se han revelado muchos de los detalles de lo que haremos, y cuándo lo haremos, en la Restauración que está llevándose a cabo.

Pese a ello, la Primera Presidencia, aun en aquellos primeros días, conocía algo de la amplitud y la profundidad de la obra que el Señor nos ha presentado. Estos son algunos ejemplos de lo que sí sabemos que tendrá lugar:

Por medio de Sus Santos, el Señor ofrecerá el don de Su evangelio “a toda nación, tribu, lengua y pueblo”. La tecnología y los milagros seguirán desempeñando una función, al igual que lo harán los “pescadores de hombres” individuales que ministran con poder y una fe cada vez mayor […]

Hasta un mundo incrédulo reconocerá a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y descubrirá el poder de Dios que reside en ella.

Quizás la próxima vez que hagamos una compra, una búsqueda en Internet o respondamos un mensaje, estemos entre los “pocos” que realmente saben que este descubrimiento específico, tal como dijo el presidente Brigham Young en 1862, “se dio por revelación directa de Dios” a través de un canal diferente pero preparado.

Fuente: Meridian Magazine

| Profetas Modernos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *