Cuando un profeta enfrentó una amenaza de bomba

defensores de la rectitud

El 7 de febrero de 1993, Howard W. Hunter, en ese entonces Presidente del Cuórum de los Doce Apóstoles, fue el orador principal de una charla sobre el SEI que se emitía desde el Marriott Center en BYU. La velada comenzó de la manera esperada, con un himno de apertura y una multitud entusiasta, muchos de los cuales probablemente estaban listos con pluma en mano para tomar notas y aprender de un apóstol del Señor.

Después de ser presentado formalmente, Howard W. Hunter se acercó al púlpito y, en menos de una frase de compartir su discurso (sobre el tema de la adversidad), se escucharon gritos de la audiencia. Un hombre de 27 años saltó la barrera de seguridad y corrió al escenario, llevando un maletín y blandiendo lo que parecía ser un detonador. Gritó a la audiencia que tenía una bomba y que tenían que hacer lo que decía.

La transmisión en vivo de la charla fogonera se interrumpió inmediatamente, por lo que la grabación es limitada, pero es realmente un momento impactante incluso para un testigo parcial.

El joven se acercó al presidente Hunter y le dijo a todos que despejaran la tribuna, cosa que hicieron, a excepción de dos oficiales de seguridad de la iglesia que se negaron a abandonar el lado del presidente Hunter. Luego, el agresor presentó una carta y exigió que el presidente Hunter la leyera a la audiencia de 17,000 personas que miraban impotentes, con la respiración contenida.

El presidente Hunter permaneció perfectamente calmado durante todo el tiempo. No quiso leer la carta, que supuestamente pedía el relevo del profeta y los apóstoles actuales y declaraba a este joven amenazante como el nuevo profeta para dirigir la Iglesia.

Este hombre y su dinamita siguieron exigiendo, pero este siervo ordenado del Señor se negó rotundamente.

Entonces la congregación comenzó a cantar.

La bulliciosa melodía de “Te damos Señor nuestras gracias” probablemente comenzó silenciosamente al principio, pero probablemente pronto llenó el auditorio. El himno distrajo al asaltante el tiempo suficiente para que dos miembros de la audiencia intenten ayudar a someterlo, uno de los cuales tenía spray de pimienta.

Momentos después, los oficiales de seguridad de la Iglesia pudieron sacar al hombre del escenario donde 40-50 estudiantes se reunieron sobre él. Fue arrestado y removido del área.

La bomba que parecía llevar, resultó ser un maletín lleno de libros en su mayoría; el detonador es un teléfono de juguete envuelto en cinta negra.

Entonces, ¿qué podemos aprender de Howard W. Hunter y cómo se manejó en este momento de gran alarma?

Al final, el peligro resultó ser exagerado, incluso inofensivo, pero, al igual que muchos de nuestros héroes favoritos de las Escrituras, no lo supo en el momento en que lo sería. Miró la cara de terror y muerte potencial y no negaría su fe ni demostraría ningún temor. Él confió en el Señor. ¿Confiamos en el Señor así?

defensores de la rectitud

Nuestro mundo está lleno de desastres naturales, polarización política, terrorismo, amenazas de guerra y muchos otros tipos de calamidades. A veces estamos directamente en el camino de hacerlo y otras veces no. De cualquier manera, podemos, como lo hizo Howard W. Hunter en ese momento, mirar al terror, a la inundación o al fuego y decirnos: “¿Sé en quién he confiado”?

Es tentador, cuando las dificultades serias entran en nuestras vidas, especialmente cuando sentimos que estamos haciendo todo lo posible por guardar los mandamientos y vivir dignamente de las bendiciones del Señor, sentir que tal vez nuestro Padre Celestial no es todo lo que pensamos que era . Estoy orando para que las cosas sean más fáciles y parecen estar empeorando, entonces ¿qué tan probable es que alguien escuche mis oraciones?

El Señor necesita que seamos más que amigos del buen tiempo. No podemos tener fe solo cuando las cosas van bien y como se espera. Tenemos que ser valientes defensores de la rectitud, especialmente cuando los desafíos más difíciles se encuentran en nuestro propio campo.

En Doctrina y Convenios 6:34, el Señor nos dice:

Así que, no temáis, rebañito; haced lo bueno; aunque se combinen en contra de vosotros la tierra y el infierno, pues si estáis edificados sobre mi roca, no pueden prevalecer“.

defensores de la rectitud

Él no promete que si estás edificado sobre su fundamento, la tierra y el infierno nunca se combinarán contra ti. Mantener los mandamientos no te mantendrán libre de la adversidad o la tristeza. Pero sí promete que cuando esos obstáculos entren en tu vida y parezcan derrotarte con más poder del que puedes igualar, no tendrán éxito; incluso si se siente a veces como si ya lo hubieran hecho.

Cuando se resolvió lo de la amenaza de bomba, esa noche de febrero de 1993, se reinició la transmisión. Volvieron a presentar al presidente Hunter y él comenzó de nuevo, agregando esta vez: “Quiero decirles lo bien que suenan sus voces”.

A continuación, procedió con el discurso que había preparado, que resultó ser perfectamente adecuado para lo que todos los que estaban presentes acababan de presenciar.

La vida tiene un buen número de desafíos“, comenzó, y luego sonrió mientras el público se permitía una risa que aliviaba la tensión y, a través de una sonrisa, añadió: “como se ha demostrado ...” Continuó destacando algunos de los serios desafíos globales a los que se enfrentaban las personas a principios de los años 90. Mencionó la hambruna en Somalia y la guerra en la ex Yugoslavia y en el Oriente Medio, India e Irlanda.

Nos abre los ojos a recordar que, aunque las cosas en estos días a veces pueden parecer tan malas como lo han sido alguna vez, cada época tiene sus calamidades.

Sus palabras de aliento dirigidas a los estudiantes esa noche todavía son importantes y verdaderas para que podamos recordarlas hoy.

“En mi vida he visto dos guerras mundiales, además de la de Corea, la de Vietnam y [algunas más]. He atravesado la Depresión y he conseguido estudiar derecho en la universidad mientras formaba una joven familia. He visto cómo se desbarataban los mercados de valores y la economía mundial, y también cómo enloquecían unos cuantos déspotas y tiranos, todo lo cual ocasionó bastantes problemas por todo el mundo mientras sucedió.

Por lo tanto, espero que no piensen que todas las dificultades del mundo se han acumulado en su década, ni que las cosas nunca han estado peor que como están para ustedes en lo personal, ni que nunca mejorarán. Les aseguro que las cosas han estado peor y que siempre mejorarán. Siempre lo hacen, especialmente cuando vivimos y amamos el evangelio de Jesucristo y permitimos que florezca en nuestra vida… Contrariamente a lo que algunos podrían decir, tienen todos los motivos del mundo para ser felices y optimistas y confiar. Toda generación desde el inicio de los tiempos ha tenido cosas que superar y problemas que resolver“.

Recientemente comencé a pensar cada vez más en lo decepcionada que estaría finalmente si Dios siempre despejara mi camino de cosas difíciles. Vinimos a esta tierra para crecer fuertes y valientes y ser probados de manera que no pudiéramos estar donde estábamos antes.

defensores de la rectitud

Imagina llegar al final de todo y darte cuenta de que apenas has crecido; pasando por toda la mortalidad y saliendo del otro lado donde todo comenzó. Qué decepcionante sería. Él no nos quitará nuestras oportunidades de crecimiento, sino que nos llevará directamente a las cosas que nos moldearán en nuestros mejores y más felices seres.

Sabiendo eso significa que cuando nuestras pruebas más amenazantes salten la barrera de seguridad y asalten el escenario para decirnos que abandonemos nuestro testimonio o dejemos de confiar en el Señor, podemos seguir el ejemplo del presidente Hunter y negarnos a hacerlo.

En ese momento no estaremos viendo peligro, estamos viendo a los iniciadores de nuestro mejor yo. Tiempos tensos como los nuestros son los que hacen a los siervos tan audaces y verdaderos como seremos. Citando al profeta José Smith, el presidente Hunter concluyó sus comentarios esa noche diciendo:

Acerca de nuestra época —la de ustedes y la mía— dijo que es el momento “que los profetas, reyes y sacerdotes [de épocas pasadas] han tratado con gozo particular. Han mirado adelante [todos estos antiguos testigos de Dios] con gloriosa expectativa hacia el día en que ahora vivimos; e inspirados por celestiales y gozosas expectativas, han cantado, escrito y profetizado acerca de ésta, nuestra época… Nosotros somos el pueblo favorecido que Dios ha elegido para llevar a cabo la gloria de los últimos días [Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: José Smith, pág. 195]. ¡Qué privilegio! ¡Qué honor! ¡Qué responsabilidad y qué gozo! Tenemos todos los motivos que existen en esta vida y la eternidad para regocijarnos y dar gracias por la calidad de nuestra vida y las promesas que se nos han concedido”.

Este artículo fue escrito originalmente por Mariah Proctor y fue publicado en ldsmag.com, con el título “When a Prophet Faced a Bomb Threat” Español © 2017

| Profetas Modernos
Publicado por: Patricia Ortiz R. de Verano
Miembro de la Iglesia, sirvió en la misión Colombia Bogotá Sur. Es esposa, mamá y educadora en idiomas extranjeros (Inglés, Francés, Italiano), con Certificaciones Internacionales en Inglés, Diplomado en Traducción . Con experiencia en Marketing. Aficionada a la escritura, música, pintura, y a todo lo relacionado con el arte y el aprendizaje.
9 Historietas Divertidas De Halloween Para Mormones
cómo lidiar con el divorcio
Lidiando Con El Divorcio Como Familia: Para Niños Pequeños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *