5 veces que un profeta moderno hizo la invitación a un ayuno mundial

ayuno mundial

Además de la invitación a ayunar para frenar el coronavirus el pasado Viernes Santo, los profetas de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días han extendido una invitación a un ayuno mundial en otras cuatro ocasiones.

Los líderes de la Iglesia describen el ayuno como un periodo donde nos abstenemos de ingerir alimentos o bebidas durante dos comidas consecutivas o 24 horas. 

Los líderes también invitan a las personas que se encuentran en situaciones que les impiden ayunar a buscar otro tipo de “ayuno” del que puedan participar.

También te puede interesar: El mensaje de la hermana Wendy Nelson en medio de la pandemia de COVID-19

1. Enero de 1985: presidente Spencer W. Kimball

ayuno mundial

“Personalmente considero que todas las casas del Señor son obra de Jehová, iniciadas por Él, construidas por Él, diseñadas por Él y dedicadas a Él y a Su programa”. – Spencer W. Kimball

La primera invitación a un ayuno mundial oficial por parte de un profeta fue hace 35 años. De 1983 a 1985, Etiopía sufrió una hambruna generalizada, que cobró la vida de más de un millón de personas y dejó a miles como refugiados.

En enero de 1985, Spencer W. Kimball, presidente de la Iglesia en ese momento, invitó a todos los miembros de la Iglesia a ayunar por las víctimas de la hambruna. Según la Iglesia, el ayuno recaudó 6 millones de dólares. 

El ayuno marcó el comienzo de lo que se convertiría en LDS Charities.

2. Noviembre de 1985: presidente Spencer W. Kimball

profeta

El presidente Kimball nuevamente invitó a los Santos de los Últimos Días a participar de un ayuno mundial en noviembre de 1985 a favor de las personas en Etiopía.

Este segundo ayuno recaudó otros 5 millones de dólares para el alivio de la hambruna en Etiopía, totalizando el dinero recaudado por el ayuno para el alivio de la hambruna en este país africano en 11 millones de dólares.

3. Enero de 2005: presidente Gordon B. Hinkley

La Iglesia haría una tercera invitación a un ayuno mundial 20 años después.

El 26 de diciembre de 2004, un tsunami provocado por un terremoto 9.0 grados de magnitud golpeó el sudeste asiático. Según la Iglesia, el desastre mató a más de 220,000 personas entre doce naciones, incluyendo a Sri Lanka, Indonesia, Tailandia y la India.

En enero de 2005, Gordon B. Hinckley, presidente de la Iglesia en ese momento, invitó a los miembros a un ayuno mundial a favor de las víctimas del tsunami.

Según la Iglesia, los fondos recaudados por el ayuno ayudaron al auxilio y asistencia a largo plazo en la zona del desastre.

4. Marzo de 2020: presidente Russell M. Nelson

Todos estamos familiarizados con los efectos de la pandemia de COVID-19 en todo el mundo, que van desde enfermedades y muertes hasta empleos perdidos y problemas de salud mental.

Para ayudar en los esfuerzos para combatir el virus, el presidente Nelson invitó a los miembros y no miembros de todo el mundo a participar del ayuno del domingo 29 de marzo. En un video en sus redes sociales el 26 de marzo, dijo:

“Como médico y cirujano, tengo una gran admiración por los profesionales de la salud, los científicos y todas las personas que trabajan día y noche para mitigar la propagación de COVID-19”.

5. Abril de 2020: presidente Russell M. Nelson

padre celestial

La Conferencia General Anual Nº 190 de la Iglesia se centró fuertemente en la conmemoración de la Primera Visión de José Smith. Pero otro tema importante también destacó fue el coronavirus.

Durante uno de sus discursos en la conferencia, el presidente Nelson anunció que nuevamente invitaba a la membresía de la Iglesia a participar en un ayuno mundial para el alivio del COVID-19 en el mundo.

En esa ocasión, se pidió a las personas que ayunaran el Viernes Santo, 10 de abril, en lugar del típico día de ayuno de la Iglesia que por lo general ocurre el primer domingo de cada mes.

El presidente Nelson enfatizó que su invitación a ayunar y orar “para que la pandemia actual sea controlada, los profesionales de la salud sean protegidos, la economía se fortalezca y la vida se normalice” no se dirigió solo a los miembros de la Iglesia, sino a todas las personas del mundo.

Aunque estamos en medio de una pandemia, tenemos la oportunidad de fortalecernos escuchando las invitaciones de nuestro profeta en estos últimos días y de haber participado juntos, unidos en todo el mundo, por un ayuno a favor de la humanidad.

Fuente: Daily Herald

 

| Profetas Modernos
Publicado por: Sabina Mujica Estrada
Graduada de Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
Nuevas pautas durante la pandemia
La Primera Presidencia publica pautas para matrimonios, funerales, y...
presidente Nelson - Jesucristo
Presidente Nelson comparte su gratitud por todos los que se unieron al...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *