Estos son los cinco convenios que hacemos en la investidura del templo

Investidura en el Templo

En los templos de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, los miembros hacen promesas sagradas a Dios mediante ordenanzas simbólicas.

Una de las ordenanzas del templo se llama “investidura”.

La Iglesia ha descrito la investidura del templo como “un don de Dios mediante el cual Él te otorga bendiciones sagradas”.

Templo de Monticello, Utah

Así como Dios promete otorgarnos estas bendiciones sagradas en esta vida y en la eternidad, nosotros también le hacemos promesas.

Hay cinco convenios en la investidura del templo específicamente para los que debemos prepararnos, aceptarlos y guardarlos. Estos son:

  • Ley de la obediencia
  • Ley de sacrificio
  • Ley del Evangelio
  • Ley de castidad
  • Ley de consagración

Echemos un vistazo más de cerca a cada una de esas leyes:

Ley de la obediencia

iglesia de Jesucristo

También te puede interesarNuevo Manual General: “La decisión de recibir la investidura es personal”

La ley de la obediencia significa que nos esforzaremos por guardar los mandamientos de nuestro Padre Celestial.

La obediencia es la primera ley del cielo y todas las bendiciones se basan en la obediencia.

Cuando obedecemos los mandamientos de Dios, expresamos nuestro amor por Él.

En lugar de restringirnos, los mandamientos tienen el objetivo de mantenernos a salvo y enseñarnos cómo llegar a ser más como Dios.

Ley de sacrificio

bondad

Guardamos este convenio cuando nos sacrificamos para apoyar la obra del Señor y nos arrepentimos con un corazón quebrantado y un espíritu contrito. José Smith enseñó en una oportunidad:

“Una religión que no requiere el sacrificio de todas las cosas, nunca tiene el poder suficiente con el cual producir la fe necesaria para llevarnos a vida y salvación”.

La ley de sacrificio se practicaba en el Antiguo Testamento mediante holocaustos. Sin embargo, en la actualidad, en cambio, Jesús nos ha pedido que llevemos nuestros corazones quebrantados al altar como sacrificio.

Asimismo, se nos ha invitado a sacrificar nuestra voluntad por la voluntad de Dios. Ponemos a Dios primero en nuestras vidas.

Ley del Evangelio

Cuando Jesucristo vino a la Tierra, cumplió la ley de sacrificio y enseñó la ley del evangelio. Es la ley superior. Ezra Taft Benson explicó la ley del evangelio de esta manera:

“Hacemos convenio de vivir la ley del Evangelio, la cual abarca todas las leyes, principios y ordenanzas necesarios para nuestra exaltación.

Acordamos ejercer la fe en Jesucristo y el arrepentimiento sincero nacido de un corazón quebrantado y un espíritu contrito.

Cuando cumplimos con las ordenanzas del bautismo y la confirmación, y continuamos con fe y oración, el poder del sacrificio expiatorio del Salvador cubre nuestros pecados y quedamos limpios de toda maldad”.

Ley de castidad

La ley de castidad establece que las personas no tienen actividad sexual excepto con aquellos con quienes están casadas legalmente y según la ley de Dios. La Iglesia enseña:

“Quienes se mantengan sexualmente puros serán más perceptivos a la guía, la fortaleza, el consuelo y la protección del Espíritu Santo, y cumplirán un requisito importante a fin de recibir una recomendación para el templo y participar en las ordenanzas que allí se efectúan”.

Ley de consagración

En el tiempo de José Smith, los Santos vivían la ley de consagración de una manera particular (véase DyC 42:30–42), dedicaban su tiempo, talentos y todo aquello con lo que el Señor les había bendecido al establecimiento y la edificación de la Iglesia de Jesucristo en la Tierra.

En la actualidad, vivimos esta ley de diferentes maneras. Por ejemplo, prestamos servicio a otras personas, aceptamos llamamientos y asignaciones en la Iglesia y hacemos lo mejor que podemos en ellos, y pagamos un diezmo íntegro y una ofrenda de ayuno generosa.

Cuando hacemos lo que los profetas y el Espíritu Santo nos indican que hagamos para edificar el reino de Dios y para ayudar a los necesitados, estamos viviendo la ley de consagración.

Más información sobre el templo

Al entender mejor qué es el templo sagrado, nos acercamos a Jesucristo.

Puedes obtener más información sobre los templos Santos de los Últimos Días, los convenios del templo y cómo hacer que la adoración en el templo sea más significativa aquí.

En el siguiente video verás a dos apóstoles de Jesucristo haciendo un recorrido por un templo y explicando lo que sucede en su interior.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Aleah Ingram y fue publicado en LDS Daily con el título “What Are the 5 Covenants We Make in the Temple Endowment?

| Templos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *