Cómo su deseo de ver el templo hizo que esta mujer con cáncer terminal se recuperara

Cuando Ida Gigger, de 97 años, le dijo a su nefrólogo, el Dr. Fahim Rahim, que deseaba vivir para ver la apertura del nuevo Templo de Pocatello, Idaho, él sintió que se necesitaría un milagro.

A Gigger le diagnosticaron cáncer de riñón y era probable que falleciera como resultado de la enfermedad.

Sin embargo, esta Santo de los Últimos Días, a diferencia de las personas que están próximas a cumplir 100 años, se encuentra llena de vitalidad. Su corazón y oraciones están enfocados en el Templo de Pocatello.

“Quiero vivir lo suficiente como para hacer una sesión ahí. Quiero vivir ese tiempo”, dijo Gigger con una sonrisa.

También te puede interesar: Tras perder ambas piernas, esta joven nos inspira a ser agradecidos en los momentos más oscuros

Entonces, Rahim se propuso hacer realidad el sueño de Gigger.

Él mismo se comunicó con el director de comunicaciones local de la Iglesia para ver si podían hacer los arreglos para que Gigger visitara el sitio de construcción.

Después de dos años de construcción, la jornada de puertas abiertas del Templo de Pocatello, Idaho, comenzará el 18 de septiembre.

Y, ¿qué sucederá con Ida Gigger? Ella planea estar allí.

“Para ella, poder vivir tanto tiempo, casi un año, con insuficiencia renal avanzada es realmente un milagro.

Cuando vino a mí, se estaba muriendo y su mayor objetivo en la vida era llegar al templo. 

Hice lo que pude con mi conocimiento y experiencia. Controlé su presión arterial, medicamentos y otros elementos de cuidado y nutrición. 

Sin embargo, el resto fue el destino: su fe actuó y se aseguró de que esto sucediera para ella”, dijo Rahim.

Rahim agregó:

“Todavía falta un mes y nadie sabe lo que sucederá.

Sin embargo, esto lo digo como médico y científico, creo que realmente es un milagro lo que sucedió aquí.

Algo quería que ella estuviera aquí y yo solo fui un instrumento”.

Rahim dijo que hizo todo lo que pudo en términos de tratamiento. Sin embargo, cree que un poder superior también estaba trabajando para hacer realidad el sueño de Gigger.

Fuente: LDS Living y Idaho State Journal

| Templos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *